Menú

Liga

Cristiano y Jesé castigan a un buen Celta

Dos tantos del portugués y otro de Benzema -el que abrió la cuenta- han dado al Madrid un excesivo premio ante un rival que siempre plantó cara.

0
Dos tantos del portugués y otro de Benzema -el que abrió la cuenta- han dado al Madrid un excesivo premio ante un rival que siempre plantó cara.
Cristiano Ronaldo celebra con Jesé y Marcelo uno de sus dos goles al Celta de Vigo. | Cordon Press

Jesé Rodríguez sigue pidiendo minutos a gritos. La entrada del canario al campo, cuando más atascado estaba el Real Madrid ante su valiente rival, que compareció sobre el césped del Bernabéu sin complejo alguno y siempre dio la talla, supuso un auténtico soplo de aire fresco para los suyos. Suya fue la asistencia a Benzema que permitió abrir la lata, superada la hora de partido. Y, cómo no, Cristiano Ronaldo acabó por dictar sentencia con dos goles en apenas diez minutos, infligiendo así un castigo excesivo (3-0) a un Celta que se hunde en la clasificación. Una tabla que tal vez no refleje la realidad futbolística de los vigueses, al menos por lo ofrecido esta noche en el coliseo madridista.

Y es que el conjunto gallego se presentó dispuesto a dar guerra en el Bernabéu. Luis Enrique, recibido con pitos por abandonar en su día para jugar en el Barça, apostó por savia joven con la entrada en el once de Jonny y David Costas. Enfrente, Cristiano volvía a jugar ante su público, dispuesto a dar un paso al frente en su lucha con Messi y Ribéry por el Balón de Oro y, de paso, dar el mejor homenaje posible al fallecido Eusebio. Quien no fue de la partida, al menos de inicio, fue Gareth Bale, aunque luego acabaría teniendo minutos en la segunda mitad.

La primera ocasión de la noche fue para el Celta. Charles avisó pronto (m.5) con un mano a mano ante el que se lució Diego López con un paradón. Primer susto para el Bernabéu, donde se estrenaba la Grada Joven tras la expulsión de los Ultras Sur. El Madrid no carburaba: Isco y Cristiano no aparecían, Benzema no bajaba a recibir balones y Di María era un 'quiero y no puedo'. Xabi Alonso y Modric se empleaban más atrás que en la creación del juego y el centro de la zaga blanca -Sergio Ramos sigue a un nivel muy preocupante- era un coladero.

Jugando a un ritmo lento, tal vez aún de vacaciones, el Madrid no conseguía hacerse con el partido y fue el Celta, movido al ritmo de un excelso Rafinha, el que aceptó de buen grado el pulso, dispuesto a asaltar el Bernabéu.

Además del susto inicial a cargo de Charles, los vigueses gozaron de otras dos buenas ocasiones para haber estrenado el marcador, como un remate de cabeza de Borja Oubiña en boca de gol que se perdió por encima del larguero (m.32) y un disparo lejano de Rafinha desviado en última instancia por Pepe (m.36). Poca chicha por parte del Madrid: tan sólo un remate de Benzema y un chut desde larga distancia de Modric.

Bien es cierto, eso sí, que los blancos tuvieron motivos para quejarse del arbitraje de Álvarez Izquierdo al tragarse dos claros penaltis, uno por mano de David Costas al desviar un remate de Pepe con la cabeza y otro por agarrón de Hugo Mallo a Cristiano dentro del área.

Jesé pide paso

Ancelotti no estaba contento con lo que veía en el campo y en el descanso decidió quitar a Xabi Alonso para dar entrada a Illarramendi. Isco, missing, y Di María, con un monumental cabreo, llevándose las manos a los genitales y en medio de una sonora pitada, fueron los otros dos sacrifricados minutos después. En su lugar entraron Jesé y Gareth Bale. Lo agradeció el ataque blanco porque los dos futbolistas -especialmente el canario- ofrecieron más recursos. Acertó de pleno Ancelotti.

Y el primer gol de la noche llegó cuando peor lo pasaba el Madrid. Charles tuvo en sus botas el 0-1 ante la salida de Diego López, pero lo que acabaría llegando fue el 1-0. Jesé se internó por la izquierda y la puso al corazón del área, donde apareció Benzema para batir a Yoel con calidad. Otra gran acción del joven talento de Las Palmas, que ya fue el encargado de salvar los muebles en el cierre del año en Mestalla ante el Valencia (2-3).

No se amilanó el Celta, que buscó el empate ya con Santi Mina, Krohn-Dehli y Nolito en el campo. El gaditano, ex del Barça, probó fortuna a balón parado con el lanzamiento de una falta, pero lo que acabó llegando fue la sentencia a cargo de Cristiano. Cómo no. Con dos goles en diez minutos. El primero (m.82) llegó tras fusilar al meta celtiña tras un buen centro raso de Dani Carvajal -notable partido del jugador de Leganés, que ha relegado a todo un internacional como Arbeloa al banquillo de los suplentes- y el segundo, al rematar en boca de gol un pase desde la derecha de Bale.

Al final, 3-0. Severo correctivo a un Celta que no mereció tamaño castigo. El Madrid sigue sin encontrar su juego, pero al menos ha sacado adelante los tres puntos, volviendo a ponerse a cinco de dos equipos, Barça y Atlético de Madrid, que el próximo fin de semana disputarán un duelo de alturas en el Vicente Calderón.


Ficha técnica

Real Madrid, 3: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso (Illarramendi, m.46), Modric, Isco (Jesé, m.61); Di María (Bale, m.64), Cristiano Ronaldo; y Benzema
Celta, 0: Yoel; Hugo Mallo, Cabral, David Costas, Jonny; Augusto (Nolito, m.69), Oubiña, Álex López (Krohn Dehli, m.59); Rafinha, Orellana; y Charles (Santi Mina, m.77)

Goles: 1-0, m.66: Benzema; 2-0, m.82: Cristiano; 3-0, m.92: Cristiano
Árbitro: Álvarez Izquierdo (Comité catalán). Mostró tarjeta amarilla a Álex López (m.33) y Augusto (m.42), del Celta
Incidencias: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante unos 75.000 espectadores. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria del exfutbolista portugués Eusebio

0
comentarios

Servicios