Menú

Liga

La conexión Messi-Mathieu salva al Barcelona en Balaídos

El líder, superado por el Celta en la primera parte, logra un triunfo que le permite recuperar la ventaja de cuatro puntos sobre el Real Madrid.

0
El líder, superado por el Celta en la primera parte, logra un triunfo que le permite recuperar la ventaja de cuatro puntos sobre el Real Madrid.
Jeremy Mathieu celebra su gol al Celta en Balaídos. | EFE

Deja vu en Vigo. Hace quince días, en el clásico del Camp Nou, Messi sacó una falta lateral desde la banda izquierda y Mathieu batió a Iker Casillas de cabeza. Ahora, en la siguiente jornada de Liga, otra falta botada por el argentino, esta vez hacia el segundo palo, y de nuevo aparece la cabeza del central francés, en esta ocasión para superar a Sergio y marcar el único gol de la noche en Balaídos, dando así la victoria a un Barcelona que recupera la ventaja de cuatro puntos sobre los blancos.

Lo cierto es que el equipo de Luis Enrique, en su vuelta a Vigo, sufrió más de la cuenta ante un buen Celta, especialmente en la primera mitad. Los celestes gozaron de buenas ocasiones en los primeros 45 minutos y podrían haberse marchado al descanso con ventaja en el marcador. Pero el líder de la Liga mejoró a la vuelta de vestuario, especialmente con la entrada de Xavi al campo, y al final acabó logrando la victoria en la primera de sus diez finales. Los gallegos no renunciaron al empate, aunque al final sí terminaron arrojando la toalla cuando Fabián Orellana se autoexpulsó en los últimos minutos por un calentón, lanzándole un trozo de césped a Busquets.

El Barça salió enchufado a Balaídos. Messi, picado por el repóquer de goles que Cristiano Ronaldo venía de hacerle al Granada, quiso comerse al Celta en los primeros minutos y fue el jugador que más peligro generó en el área de Sergio. Pero se apagó el argentino y, con él, el Barça. Neymar estuvo desaparecido en la primera parte y Luis Suárez, ni chicha ni limoná.

Enfrente, el buen Celta del Toto Berizzo. Con un esquema 4-3-3 y con la novedad de Pablo Hernández por Radoja, los celestes no se amedrentaron y Larrivey tuvo dos buenas ocasiones para haber adelantado a los gallegos, aunque en la primera se encontró con la mano providencial de Claudio Bravo y en la segunda, ya al borde del descanso, se precipitó al rematar de primeras un centro de Orellana cuando lo tenía todo de cara para haber controlado la pelota.

Entre medias apareció Nolito, el mejor jugador del Celta. El gaditano, desequilibrante, fue un dolor de muelas para Dani Alves en la primera parte y, además, protagonizó un posible penalti a la media hora, aunque el colegiado Vicandi Garrido no pitó nada al entender que Bravo tocó antes la pelota que el pie del delantero. Sin goles se llegaba al descanso.

Xavi mejora la cara al Barça

Mejoró el Barça a la vuelta de vestuarios, aunque tampoco era difícil. La segunda parte comenzó con un gol anulado a Neymar por un fuera de juego bastante dudoso. El líder presentaba otra cara, y más aún cuando Xavi entró en el campo en sustitución de un Rafinha que fue despedido con aplausos por la afición por su reciente pasado celeste. Así, el equipo de Luis Enrique empezaba a acumular ocasiones, entre ellas un remate de Dani Alves desde la frontal que salió desviado.

El Barça ya tenía la pelota y controlaba la situación prácticamente a su antojo -sin descuidar las peligrosas contras del Celta-. Era, en definitiva, otro equipo bien distinto al de la primera mitad. El gol se hizo esperar, pero acabaría llegando. Falta botada por Messi y Mathieu, de nuevo sorprendiendo con su llegada desde atrás para conectar un certero testarazo. Lo dicho, como el 1-0 del clásico.

Pese a todo, el Celta no arrojó la toalla y volvió a encomendarse a Nolito para tratar de rascar algo ante los azulgranas. Y, cuando parecía que los celestes, llegó la absurda autoexpulsión de Orellana por un calentón. Es más, pudo llegar tranquilamente el 0-2 en el descuento, aunque Messi perdonó en su vaselina dentro del área con Sergio ya superado.

Costó, pero al final el Barça se apuntó una victoria que le permite conservar la ventaja antes de recibir al Almería y viajar a Sevilla. Los gallegos, por su parte, tienen la salvación a tiro, aunque el sueño de Europa se aleja cada vez más. Granada, en Los Cármenes, y Rayo, en Balaídos, serán los siguientes rivales de este Celta que soñó con volver a hacer algo grande contra el Barcelona, como hace cinco meses en el Camp Nou.



Ficha técnica

Celta de Vigo, 0: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny; Krohn-Dehli (Radoja, m.67), Augusto, Pablo Hernández (Santi Mina, m.82); Orellana, Nolito y Larrivey (Charles, m.70)
FC Barcelona, 1: Bravo; Dani Alves, Piqué, Mathieu, Adriano; Busquets, Rafinha (Xavi, m.57), Iniesta (Pedro, m.74); Messi, Neymar y Luis Suárez (Rakitic, m.86)

Gol: 0-1, m.73: Mathieu
Árbitro: Vicandi Garrido (Comité vasco). Expulsó al local Orellana con roja directa (m.88). Además, amonestó a Krohn-Dehli, del Celta de Vigo; y a Luis Suárez y Busquets, del Barcelona.
Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 23.749 espectadores, según datos facilitados por el Celta. El piragüista gallego David Cal, quíntuple medallista olímpico, realizó el saque de honor en los prolegómenos del partido

0
comentarios

Servicios