Menú

Liga

Cristiano Ronaldo sentencia a un Athletic que plantó cara hasta el final (4-2)

Un zurdazo de James deshace el empate cuando un gran Athletic dominaba al Madrid. Doblete de Ronaldo. Injusta expulsión de Varane.

15
Cristiano Ronaldo sentencia a un Athletic que plantó cara hasta el final (4-2)
Los jugadores del Real Madrid celebran el primero de los dos goles de Cristiano Ronaldo. | EFE

Lluvia intensa y dos equipos entregados al máximo en el terreno de juego. Partido divertido, de ida y vuelta, con muchas ocasiones y, por lo tanto, con goles. Uno de estos equipos es el Athletic de Bilbao. El Santiago Bernabéu parecía albergar el clásico encuentro de San Mamés, estadio donde se ven partidos ante todo, intensos.

El Real Madrid no tuvo su mejor día, sobre todo en defensa, pero entendió lo que le tocaba hacer para ganar los tres puntos. Ponerse las botas de lluvia, remangarse la camiseta y entregarse al máximo. No había otra fórmula para ganar a un Athletic que tuvo mucho mérito en su paso por el Bernabéu. No es fácil plantar cara al Real Madrid en su feudo con chavales como Lekue, Eraso o Sabin Merino, jugadores que ni rascarían minutos en la mayoría de equipos de Primera División.

Partido trepidante en el Bernabéu

El partido fue muy interesante. Tanto como para hacer un análisis amplio, profundo y sacar varias conclusiones importantes. A diferencia de Deportivo de La Coruña, Sporting de Gijón y Espanyol, el Athletic sí demostró entidad e identidad. Los anteriores rivales del Madrid de la era Zidane habían encajado el primer gol en los minutos 15, 7 y 7, respectivamente. El Athletic ya iba por debajo en el marcador a los dos minutos con el golazo de Cristiano Ronaldo. Aún así, los leones no mostraron la debilidad mental de sus antecesores en el Bernabéu.

A los diez minutos, Eraso empataba el partido tras un error importante de Varane al ceder la pelota a Keylor Navas. Y antes Aduriz ya había avisado con un gran cabezazo que desvió el portero costarricense del Real Madrid. ¿Primeras conclusiones? Hay intención clara de Zidane para arrasar desde el primer minuto pero también hay una conclusión negativa en el Madrid. En los primeros minutos se vislumbró algo que sería tónica hasta el descanso: los blancos no controlaban el partido. El Madrid no debería plantear encuentros tan abiertos si quiere ganar a los equipos de la parte alta de la clasificación o si pretende ganar la Champions League.

Con este panorama, el espectador no tenía muchos motivos para quejarse. El trepidante ritmo del encuentro haría que alguno hasta se atragantara comiendo pipas. Ronaldo, sin dolor en el estómago y en el Bernabéu donde sí está rindiendo, estuvo más participativo e incisivo, que es lo que se le pide. A los dos minutos, tras un gesto técnico de Benzema al orientar el control con el pecho y zafarse de un defensa, Cristiano recibió una pelota que en un segundo, convirtió en un golazo con dos movimientos eléctricos. Amago y derechazo a la escuadra. El portugués forzó amarillas por la banda -alguna no señalada como un agarrón de Óscar de Marcos- y rozó el hat-trick. Nadie le criticará el domingo en los periódicos. Quien sí recibirá alguna que otra crítica es Varane, que sufrió su primera expulsión desde que es jugador del Real Madrid.

Arbitraje lamentable

El francés estuvo fatal en el 1-1. Esa manía de intentar jugar siempre con el portero en lugar de mandarla fuera por un lateral, le costó el empate al Madrid. Pero no menos cierto es que su expulsión fue injusta. Es otra de las conclusiones que puede anotar Zidane; "ganamos pese al árbitro". Horrible partido del colegiado Álvarez Izquierdo, que se equivocó en casi todo. En las dos amarillas de Varane que gana a Aduriz en los saltos limpiamente. En tres fueras de juego en contra del Real Madrid y en acciones de principiante como no dejar la ley de la ventaja para, además, no mostrar una tarjeta amarilla por un agarrón delante de su cara. Incoherente en las faltas, una mala apreciación al no señalar falta sobre Danilo, casi supuso el 1-2 para el Athletic cuando Aduriz remataba al larguero con un toque sutil tras un pase de Balenziaga desde la izquierda.

Soberbio el partido del delantero guipuzcoano. Inteligente en los movimientos y en los pases al primer toque para dar oxigeno a su equipo en el repliegue. No fue sobresaliente su partido porque falló o acertó Keylor Navas en un mano a mano tras un fallo de Kroos. Mal, o muy mal, Danilo. Carvajal jugó en la izquierda pero los problemas seguían llegando desde la banda del brasileño. Eran constantes los huecos que dejaba en defensa. El roto que le hace Balenziaga ejemplifica el mucho trabajo que tiene por delante. Si es que es cuestión de trabajo.

El partido era trepidante. De Marcos y James tuvieron ocasiones para desequilibrar el marcador pero sus disparos no vieron puerta. Y fue justo el colombiano quien anotaría el 2-1 en el minuto 37 con uno de sus mejores recursos: el disparo lejano. El guante que tiene en la zurda no sólo sirve para asistir desde la derecha, que es donde está jugando. Un tiro fuerte y colocado, imposible para Iraizoz, fue el preludio de una celebración con mucho significado. James corría hacía el banderín con un gesto de rabia. Necesitaba ese gol. Aún así, su partido no fue especialmente bueno. Como tampoco lo fue el de Modirc. No estuvo mal. Simplemente no participó tanto y, esta vez, sí lo hicieron Kovacic y Kroos.

Mateo, la novedad en el once titular, va camino de ser un jugador que merezca más minutos. Estuvo bien en Granada y también esta tarde ante el Athletic. Acertado en el pase, sin esconderse y con gran despliegue físico. Nadie se acuerda de Casemiro. Ni Zidane por lo que parece. Tampoco pidió el publico la entrada de Isco. El ex del Inter de Milan estaba agradando a todos. Kroos fue más protagonista pero porque anotó el 3-1, no por realizar un excelente partido. Tras realizar tres paredes con Ronaldo, James y Carvajal, el alemán se plantó en el punto de penalti para volver a marcar en su estadio 18 meses después. Una gran jugada que noqueaba al Athletic de Bilbao. Era el minuto 45 y, pese a su gran partido, perdían por dos goles.

El Athletic siguió dando guerra

La segunda parte fue totalmente distinta. Por mérito del Real Madrid o por bajón físico del Athletic, el partido ya no fue un correcalles. Los blancos mejoraron, sobre todo en la presión, para robar la pelota rápidamente. El Madrid se dedicó más a controlar que a buscar el cuarto que no llegaría hasta el minuto 86. Lucas Vázquez, que había entrado en lugar de James, dio un balón precioso a Ronaldo, que fusiló a Iraizoz tras el resbalón de De Marcos. El Madrid ya estaba con diez jugadores tras la expulsión de Varane en el 82 y había hecho los tres cambios. Además de Lucas, entraron Nacho por Danilo con molestias físicas e Isco por un Kovacic que se marchó ovacionado. Al borde del pitido final, y con el Madrid descolocado, Elustondo puso el 4-2 con un gran remate de cabeza.

Las ausencias de Williams, Raúl García y Susaeta restaron variables ofensivas, pero el Athletic se repuso a todas. Fue un equipo aguerrido, bien conducido por Beñat y que no se hundió hasta el descanso con dos goles que no hacían justicia a lo visto en la primera parte. Gran trabajo del Athletic. Gran trabajo del Real Madrid. Gran partido y primer test serio que supera Zidane. El miércoles toca la Roma en la ida de los octavos de la Champions.


Ficha técnica

Real Madrid, 4: Keylor Navas; Danilo (Nacho, m.68), Varane, Sergio Ramos, Carvajal; Kroos, Modric, Kovacic (Isco, m.71); James (Lucas Vázquez, m.80), Cristiano Ronaldo y Benzema
Athletic Club, 2: Iraizoz; De Marcos, Laporte, Etxeita, Balenziaga; Beñat, Iturraspe (Elustondo, m.61); Sabin Merino (Borja Viguera, m.80), Eraso, Lekue (Muniain, m.68); y Aduriz

Goles: 1-0, m.2: Cristiano Ronaldo; 1-1, m.10: Eraso; 2-1, m.37: James; 3-1, m. 45: Kroos; 4-1, m.86: Cristiano Ronaldo; 4-2, m.90: Elustondo.
Árbitro: Álvarez Izquierdo (Colegio catalán). Mostró tarjeta amarilla a Etxeita (m.14) y Balenziaga (m.43), del Athletic de Bilbao; y a Modric (m.71), del Real Madrid. Expulsó a Varane por doble amonestación (ms.16 y 82)
Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 77.364 espectadores. La segunda mejor entrada de la temporada en el recinto madridista

Lo más popular

0
comentarios

Servicios