Menú

Liga

Caneda explica por qué Gil intentó pegarle

Jesús Gil y José María Caneda protagonizaron ante las cámaras de televisión uno de los espectáculos más bochornosos de la historia del fútbol español

Libertad Digital
0

El próximo 8 de marzo se cumplen 21 años desde la trifulca que protagonizaron Jesús Gil —mítico presidente del Atlético de Madrid— y José María Caneda. El expresidente del Compostela contó en Onda Cero los pormenores de una de los enganchones más famosos de la historia de la Liga.

"El enfado vino porque le pareció muy mal una frase que yo dije que 'cómo iba a tener un animal como ese de alcalde de Marbella'. Pero lo que más le molestó fue un día en una reunión en Toledo con algo de las quinielas, intervine entre él y Lendoiro, y me llamó 'pelota'. Seguidamente yo le contesté. A Gil le molestó que le dijera que 'era un bulto de carne con ojos'. Luego continuaron los insultos. Y me amenazó: 'Si vienes a Madrid te mato'. Yo decidí ir a la reunión en Madrid y allí pasó todo. Lo único que recuerdo es que Gil y yo éramos muy amigos antes de esa pelea. Y después a los ocho días volvimos a ser amigos. Tengo relación con parte de su familia todavía. Luego fui al estadio a fichar a Penev. Hizo un gesto, como si fuera un entrenamiento, pero no nos dio. Era bruto pero no era malo. Atacaba cuando tenía miedo".

El 8 de marzo de 1996, Gil acudió al encuentro de Caneda en La Liga escoltado por dos guardaespaldas y, ante la atenta mirada de los medios de comunicación, se produjo el altercado. Un altercado que terminó con el gerente del Compos, José González Fidalgo, recibiendo un puñetazo de Jesús Gil.

[Gil, hacia Caneda] -Eres un hijo de puta
[Caneda] -Igualmente. Digo lo mismo.
[Gil] -¡Como vuelvas a mencionar el nombre de Marbella te arranco la cabeza!
[Caneda] -Digo exactamente lo mismo
[Gil] -¿Quieres que empecemos ya mismo?
[Caneda] -Cuando quieras
[Gil] -Eres un chorizo
[José Fidalgo] -Y tú un hijo de puta

Después de aquellas palabras, el presidente del Atlético de Madrid sacó su brazo a pasear. Todo se apretó. Las cámaras empujaban. Los guardaespaldas de Gil también. Caneda hacía el amago de irse a por el voluminoso cuerpo de su contrincante. Pero entonces sí que medió su gerente, José Fidalgo. "¡Presi! ¡Presi!...", decía, mientras lo sujetaba por el traje. Y, de repente, José Fidalgo y Caneda accedieron al edificio de la Liga y los matones de Gil cerraron la puerta a su paso. Pero a su jefe no le gustó quedarse en la calle. "¡Abre ahí! ¡Abre ahí! Que he venido a romperle la cara a este hijo de puta".

El verdadero desenlace de la historia ocurrió meses más tarde, cuando el presidente de la Liga, Antonio Baró, el portavoz de la patronal, Toni Fidalgo, Jesús Gil y Caneda se citaron para cenar en Madrid. "Creo que fue en el Club 31 [un famoso restaurante junto a la puerta de Alcalá] y la velada fue distendida. Y pienso que después las relaciones entre ambos quedaron arregladas. Entonces eran normales aquellos calentones. Viví muchos de puertas para adentro, pero ese salió por televisión".

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco