Menú

Liga

El Real Madrid disipa dudas en Anoeta (1-3)

Goles de Mayoral, Kevin Rodrigues en propia meta y un Bale que se reivindica. Los blancos igualan el récord del Santos.

0
Goles de Mayoral, Kevin Rodrigues en propia meta y un Bale que se reivindica. Los blancos igualan el récord del Santos.
Theo celebra con Mayoral el triunfo blanco. | EFE

Muchas bajas –hasta seis– para visitar a una Real Sociedad que, hasta ahora, había ganado todo lo que había jugado. Sin cuatro titularísimos como Cristiano Ronaldo, Marcelo, Benzema y Kroos —además de Kovacic y Vallejo—, se desplazaba el Real Madrid a Anoeta para medirse al vistoso equipo de Eusebio, que tan buen juego ha desplegado en este inicio de curso. Cierto es que a los blancos se les ha dado bien jugar en San Sebastián en las últimas temporadas —allí ha ganado en siete de sus últimas once visitas—, pero esta vez las condiciones no eran las mejores. Además de las numerosas ausencias, el Madrid venía de pinchar en casa ante el Valencia y el Levante, además de ofrecer una discreta imagen en el estreno en Champions ante el Apoel Nicosia.

Pero todo eso da igual porque el Madrid siempre se crece ante la adversidad. Cuanto mayor sea el envite, mejor para el actual campeón de Europa, al que le pone jugar este tipo de partidos. Primera salida exigente del curso tras las Supercopas, y el equipo de Zidane ha salido airoso. Gracias a la calidad que impuso esta noche en el centro del campo y también a Borja Mayoral. Muy pocos apostaban por la titularidad del canterano, con Bale favorito en todas las quinielas para ocupar el puesto de nueve, pero el joven delantero de Parla cumplió. Y con creces, respondiendo así a la confianza de Zizou.

Mayoral, que la pasada campaña tuvo que buscarse las habichuelas en Alemania, marcó el primer gol de la noche y participó activamente en la jugada del 1-2, obra de Kevin Rodrigues en propia meta al tratar de desviar el centro raso que había puesto el 21 blanco dentro del área. Entre medias, fue el propio Rodrigues quien había firmado el empate provisional, con una volea en la que Keylor Navas pudo haber hecho más. El definitivo 1-3 lo firmó a la contra, con media hora por delante, un Gareth Bale que se reivindica y que vuelve a marcar en Anoeta.

Borja Mayoral responde a la confianza

La presencia de Mayoral fue la gran novedad en el once de Zidane, que apostó por dotar de calidad el centro del campo con los Isco, Asensio, Modric… Por su parte, Eusebio Sacristán volvió a confiar en Januzaj, que ya había sido titular en el último encuentro liguero frente al Deportivo (2-4), mientras que Juanmi —el máximo goleador de la Real con tres tantos— se quedó de inicio en el banquillo junto a Carlos Vela. Hasta cuatro exmadridistas había en el once del cuadro txuri-urdin: Canales, Diego Llorente, Willian José e Illarramendi.

Una vez más, las miradas estaban puestas en Bale. El galés lo hizo casi todo bien y puso la guinda a su gran partido con un golazo que acabaría rubricando los tres puntos. Empezó el británico jugando por la derecha, por delante del recién renovado Carvajal, mientras que en el otro costado, Theo Hernández subía como una auténtica flecha siempre que podía y no tardó en empezar a exigir a la defensa blanquiazul. De las botas del exjugador del Atlético nació la primera ocasión del partido, con Marco Asensio como protagonista, aunque el remate del 20 blanco fue interceptado por Illarramendi.

Y el 0-1 no tardó en llegar. A los 19 minutos, Sergio Ramos, en su primera incorporación de la noche al ataque, quiso controlar dentro del área para tratar de rematar de chilena. La pelota quedó muerta y Borja Mayoral, llegando desde atrás, fue el más listo de la clase, rematando de primeras con la derecha para fusilar a Rulli. El Madrid dominaba el partido, manteniendo la posesión en el centro del campo, pero antes de la media hora encajó el empate tras una jugada que nació de las botas de Álvaro Odriozola. El internacional sub-21, un puñal, puso un centro largo desde la derecha que Kevin Rodrigues recogió en el segundo palo para conectar un zurdazo de volea y batir a un Keylor Navas pudo hacer bastante más.

El partido se animó entonces de lo lindo y, después de un incidente con un cámara de televisión que, afortunadamente, quedó en un susto, Casemiro la tuvo con un testarazo que Rulli salvó a bocajarro, mientras que Kevin puso la réplica con un remate que se estrelló en el larguero y que Varane acabaría salvando en la misma raya de gol. Y de lo que pudo ser el 2-1 se pasó el 1-2. Un gol nacido de las botas de Borja Mayoral. El canterano se la llevó en carrera para presentarse dentro del área y poner un centro raso que Kevin Rodrigues, llegando desde atrás, acabaría desviando a su propia portería. El joven lateral portugués hizo de héroe y de villano esta noche.

Siguió intentándolo el Madrid en los últimos minutos de la primera mitad con disparos lejos de Asensio y Modric, aunque la falta de puntería y Rulli evitaron que el tercero subiera al marcador.

El Madrid sentencia a la contra

El paso por vestuarios ofreció un guión distinto: fue la Real la que se hizo con la posesión del esférico, mientras que el Madrid se mostró más conservador. Con ventaja en el luminoso, los blancos optaron por nadar y guardar la ropa, tratando de dar la puntilla al contragolpe, y no les importó dar la pelota a su rival. El equipo de Eusebio, que encontró más espacios que en la primera parte, arrancó el segundo acto tratando de asediar el área rival, aunque no terminaba de inquietar realmente a Keylor Navas. El Madrid, por su parte, volvió a intentarlo por medio de Borja Mayoral. El 21 blanco tuvo en sus botas el segundo, tras un buen pase al hueco de Asensio, pero acabaría mandando el balón al lateral de la red.

Y a la hora de partido llegó la sentencia. Balón en largo de Isco para la carrera de Bale, que le ganó la espalda a Kevin Rodrigues para plantarse ante Rulli y batirle con un sutil remate con la zurda. Un golazo que permite al galés reivindicarse y cargarse de moral ante un discretísimo inicio de temporada. Theo, en otra contra, trató de emular a Bale, pero acabaría resbalándose cuando encaraba el área rival.

La Real Sociedad quiso volver a meterse en el partido, pero sus llegadas al área de Navas presentaban poco peligro y no suponían ningún problema para la defensa visitante. Eusebio tiró de Juanmi y Agirretxe, éste por un Januzaj al que no le salió nada. En el Madrid, Zidane dio entrada a Lucas Vázquez por un Borja Mayoral que vivió una noche de ensueño en su debut como titular, y más tarde a Ceballos para dar descanso a Asensio. También salió del campo Theo, ya en el descuento, al acabar con molestias en un hombro.

Salvo un remate de Willian José bien interceptado por Keylor y un gol anulado a Marco Asensio, poco más reseñable ocurrió de ahí al final. Ya estaba todo el pescado vendido con el gol de Bale, y la Real Sociedad hacía mucho tiempo que había bajado los brazos ante un Real Madrid que ha vuelto a demostrar que se crece ante la adversidad, que le pone jugar este tipo de partidos de exigencia. De paso, los blancos igualan el récord del Santos de Pelé —entre noviembre de 1961 y agosto de 1963— con 73 encuentros consecutivos marcando.

Una buena forma de disipar dudas y, de paso, mantener la distancia (cuatro puntos) con un Barcelona que se queda como único equipo que ha ganado todo lo que ha jugado.


Ficha técnica

Real Sociedad, 1: Rulli; Odriozola, Llorente, Elustondo, Kevin Rodrigues; Illarramendi, Zurutuza, Xabi Prieto (Juanmi, m.68); Januzaj, Canales (Carlos Vela, m.56) y Willian José
Real Madrid, 3: Keylor Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Theo (Nacho, m.90); Casemiro, Modric, Isco; Bale, Asensio (Ceballos, m.85) y Borja Mayoral (Lucas Vázquez, m.74).

Goles: 0-1, m.19: Mayoral; 1-1, m.28: Kevin Rodrigues; 1-2, m.35: Kevin Rodrigues, en propia meta; 1-3, min.60: Bale
Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego). Mostró tarjeta amarilla a Llorente, Januzaj, Illarramendi, Asensio y Casemiro
Incidencias: Partido de la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado ante 24.966 espectadores en Anoeta. El club donostiarra hizo entrega en los prolegómenos del encuentro de la insignia de oro y brillantes al exjugador Jon Ansotegi tras 12 temporada en el club. El partido estuvo varios minutos detenido por la caída de uno de los operadores de cámara situados junto a la grada provisional del gol sur en la celebración del tanto realista. El técnico fue evacuado en camilla.

0
comentarios

Servicios