Menú

Liga

El VAR sostiene al Real Madrid (1-2)

Dos goles de penalti, el segundo inexistente, dan una victoria inmerecida al Madrid. Roger marcó el empate y estrelló dos disparos al poste.

0
Vídeo caducadoVídeo caducado

Salvo milagro, el Real Madrid no va a ganar la Liga. Al Madrid, de aquí hasta final de temporada, le interesa ganar los martes o miércoles y los fines de semana, no dar esta imagen. Salvo los tres puntos que no le servirán de mucho, el Madrid no saca absolutamente nada bueno de su partido ante el Levante. Su fútbol fue malo, ganó por un penalti inexistente y de regalo extra, Nacho fue expulsado y Gareth Bale tuvo un gesto horrible al quitarse de encima a Lucas Vázquez cuando este sólo quería felicitarle por el tanto de la victoria. Es la famosa victoria pírrica.

El Real Madrid, tras una buena racha culminada con dos buenos partidos en el Camp Nou y el Wanda Metropolitano, ha dado un giro al timón y ha cogido otra vez una mala dirección. Así, como jugaron ante el Ajax, Girona o Levante, el Barcelona puede hacerle mucho daño este miércoles en la Copa del Rey. Pero mucho daño. Son ya tres partidos consecutivos en los que el rival les supera en fútbol, que no en resultado. Y con mucha facilidad. Ante el Girona hubo muchos suplentes pero ya da igual. Los titulares no dieron mucho más nivel.

La victoria del Real Madrid se sustentó, casi en exclusiva, en el punto de penalti y en el VAR. Una vez fue bien aplicado porque el árbitro fue a revisar la repetición en la televisión y la mano de Bardhi no deja lugar a la duda. En el segundo penalti, no. Es comprensible que Iglesias Villanueva pueda ver una patada sobre Casemiro de Doukuré, pero es incomprensible y lamentable que tras ver todas las repeticiones desde la sala del VAR, no se le pida al árbitro, por lo menos, que vaya a revisar la jugada. Salvo que tengan una imagen que no hemos visto ninguno todavía, no hay contacto, no es penalti y es inadmisible que con la tecnología un piscinazo tenga todavía premio. No hay más historia.

Se hablará mucho de esta jugada y de la posterior reacción de Bale. El galés, que llevaba tres minutos en el terreno de juego, marcó y no quiso celebrarlo. Entendible que no quiera festejarlo porque no está contento al ser continuamente suplente, pero es inadmisible que se quite de encima a un compañero, Lucas Vázquez en este caso. Está tardando mucho en pedir disculpas públicamente.

Por lo demás, partido plano de los hombres de Solari. Poca creatividad en el centro del campo y sin desborde arriba salvo por Vinicius. Lucas sigue acumulando, sin parar, partidos en los que sólo suma con trabajo y poco más. Benzema ha vuelto a coger una mala racha y del chaval del que depende el Real Madrid, es muy bueno pero no tiene gol. Regatea, corre más que nadie pero las que marcaría cualquiera de sus compañeros, él las falla.

El Levante mereció más premio. Al menos un empate. Marcó Roger el empate en el minuto 57 tras una buena asistencia de Morales. Marcó la más complicada, con la puntera tirándose en el suelo y adelantándose a Nacho. El delantero del Levante marcó la más complicada y mando al poste las dos más sencillas. En el primero deja en mal lugar a Reguilón quien le pierde en la marca y en el segundo, a los dos centrales. Mención especial para Nacho que esta temporada no está cumpliendo. En los pocos encuentros que juega, se le ve desbordado. El ejemplo más claro de ello es la segunda amarilla que vio al agarrar a Raphael. Si estuviera en un buen momento, peleaba la carrera pero le agarra porque sabe que luego puede perder un duelo decisivo. Se perderá el clásico que tendrá a Vallejo como tercer central.

Otro aspecto en el que fijarse de aquí al final de temporada es en la distribución de minutos por parte de Solari. Valverde fue el primer cambio. Salió por Kroos que se marchó enfadado, poniendo cara de no entender nada y sin saludar a Solari. Quizá debería mirar su temporada más normal en el Real Madrid y salir corriendo del campo cuando su equipo no va ganando. Bale fue el segundo, por Benzema. Y el tercero, en el minuto 82, Asensio por Vinicius.
El Real Madrid tiene que apuntar y memorizar todos sus errores en los últimos tres partidos porque son muchos e importantes. El famoso cagómetro está ahora en la capital. Tras la exhibición de Messi ante el Betis, el Madrid tiene que hacer como el Atlético de Madrid ante la Juventus. Cambiar por completo y jugar uno de sus mejores partidos de la temporada. Así, a este nivel, parece improbable que se clasifiquen para la final de la Copa del Rey.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios