Menú

Las cloacas del deporte español

¿Qué ocurre en el tenis español? ¿Y en el fútbol? En Libertad Digital tratamos de explicar con detalle la peliaguda situación del deporte nacional.

5
Cardenal, Villar, Fernando Carpena, Javier Revuelta y Escañuela. | LD
Como si de una película se tratase, con bandos claramente diferenciados incluso hasta se podría discernir entre buenos y malos, el deporte español libra hoy en día una auténtica batalla de poder entre varias facciones.

El fútbol, el tenis, el bádminton, la hípica y la vela son sólo algunos ejemplos del enorme galimatías en el que se ha convertido el deporte español. En el tenis, por ejemplo, el Consejo Superior de Deportes (CSD) que preside Miguel Cardenal y casi todos los jugadores de élite están enfrentados con la Junta Directiva de la Federación Española (RFET) que, hasta hace unos días, ha presidido José Luis Escañuela, con muchos y espinosos frentes abiertos.

En el fútbol, por su parte, Cardenal y el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, llevan tiempo enfrentados con la Federación que desde hace más de un cuarto de siglo preside Ángel María Villar.

Son sólo algunos ejemplos del auténtico caos que vive el deporte de nuestro país. En Libertad Digital hemos elaborado una serie de reportajes para tratar de explicar al lector cómo está la lucha de poder entre el Consejo Superior de Deportes dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Comité Olímpico Español (COE), las diferentes federaciones nacionales y territoriales y, cómo no, los propios deportistas, muchas veces estos últimos como convidados de piedra y perfectas víctimas de esta enconada –y de momento parece que interminable lucha de poder.

La batalla del control de las cuentas federativas

Uno de los puntos calientes de esta guerra en el deporte español reside en el incesante empeño del Consejo Superior de Deportes en controlar el fondo público que, a través de subvenciones, es destinado a las distintas federaciones. Todo parte de la Ley de Trasparencia Ley 19/2013 que entra en vigor el 10 de diciembre de 2014–, que establece que aquellas entidades que, por su especial relevancia pública, por ejercer potestades administrativas o por percibir subvenciones del Estado, deben publicar tanto la información institucional, organizativa y de planificación, así como la información económica, presupuestaria y estadística, con el fin de reforzar las transparencias de su actividad.

Con Miguel Cardenal a la cabeza, el CSD quiere comprobar que los presupuestos federativos son cristalinos e intachables. La idea es vigilar las cuentas para que el dinero salido de los impuestos de todos los españoles no se desvíe de su cometido.

En los últimos meses se están destapando gestiones fraudulentas por parte de distintos presidentes de las federaciones deportivas de nuestro país. Se hace un seguimiento exhaustivo de los movimientos de unas cuentas que en la mayoría de los casos no cuadran. El mejor ejemplo es muy reciente, casi recién salido del horno. El todavía presidente de la Federación de Tenis, José Luis Escañuela su dimisión se hará efectiva el próximo 19 de julio, que fue suspendido de empleo y sueldo durante un mes, ha recibido balazos desde todas las estancias jugadores, CSD, entrenadores y aficionados, y se han filtrado hasta cuatro escándalos muy graves de irregularidades financieras que detallamos a continuación.

Los escándalos de la Federación de Tenis

  • 600.000 euros no justificados en las cuentas de la RFET

El pasado mes de octubre, el CSD empezó a observar movimientos extraños en la Federación de Tenis. Tras las investigaciones realizadas, se descubrió que cerca de 600.000 euros de los presupuestos de la Federación no estaban correctamente justificados. Tan sólo el 15% del total se había dedicado a programas concretos de tenis. Hace unos días se esclareció que al menos 100.000 de esos 600.000 euros fueron utilizados por Escañuela en beneficio propio, en concepto de viajes, pago a periodistas y hasta bombones y dulces –12.000 euros en este último concepto.

  • Negar información y documentación al CSD

Escañuela no facilitó las cuentas anuales de la Real Federación Española de Tenis ni al CSD ni al responsable encargado del libro de actas, que es la auditoría anual de la Federación.

  • Polémica reelección

Todo indica que el proceso electoral en las elecciones celebradas en 2012 a la presidencia de la RFET estuvo cargado de irregularidades censos a destiempo, numerosas alteraciones no justificadas, adjudicación sesgada del número de miembros a la Asamblea que corresponden a algunas de las Territoriales y múltiples errores en el voto por correo. Un extrabajador de la RFET denunció hace meses fraude electoral y, a día de hoy, aún sigue sin esclarecerse absolutamente nada.

  • Falsificación de la firma de Rafa Nadal

La Federación Española de Tenis, con Escañuela al frente, sacó a subasta una camiseta con fines benéficos que tenía un gran botín: la firma de Rafa Nadal. Lo que no se esperaba Escañuela es que el ganador de la subasta, un ciudadano ruso, se diera cuenta del engaño. La rúbrica no era de Nadal, pues había sido falsificada por algún miembro de la Federación.

La suciedad empieza a salir a flote

Además de Escañuela, que es sin duda el caso más sonado, desde que Miguel Cardenal fue nombrado presidente del CSD en enero de 2012, se han ido destapando supuestas irregularidades que habrían cometido, a sus anchas, otros presidentes federativos del deporte español. Se trata de los siguientes casos:

Lorenzo Miret (tiro con arco): fue inhabilitado seis meses por el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) porque utilizaba un piso de la Federación para usos particulares, además de un coche.

Andrés Gutiérrez (caza): la Audiencia Nacional ordenó en julio de 2014 la repetición de las elecciones a la presidencia de la federación por "serias irregularidades" en los censos. El mes pasado, el TAD volvió a anular una nueva convocatoria. También está imputado por un juzgado de Madrid por hechos que afectan a su presidencia en Mutuasport (seguros de los cazadores).

José Ángel Rodríguez (vela): esta federación ha sido intervenida por el CSD para investigar el sospechoso aumento de sueldo de su presidente –cobra 90.000 euros.

José Luis Boto (bolos): dimitió en marzo de 2014 después de que el CSD decidiera reintegrar las subvenciones de 2007 y 2008 (unos 200.000 euros) por gastos indebidamente justificados, a la espera de la auditoría de ejercicios posteriores.

Javier González Cancho (rugby): dimitió en abril por la "incorrecta gestión y control del gasto de 2013". Oficialmente se excedió en 211.400 euros, pero hay un millón y medio de euros que no aparecen justificados en los presupuestos.

Antonio Martín (boxeo): denunciado por Pedro Retuerto exvicepresidente en la Federación, quien le acusa de despilfarrar los recursos federativos en comidas de más de 5.000 euros mientras los deportistas trabajan diariamente "bajo mínimos" y compiten "con lo puesto".

Derechos de imagen

Otro de los escándalos que han salido a la luz en los últimos días tiene como protagonista al bádminton español. Carolina Marín, campeona del mundo, estuvo en Santander para presentar, junto con la nadadora Mireia Belmonte, El éxito del deporte español. La gestión inteligente, un curso organizado por el CSD en la Universidad Menéndez Pelayo de la capital cántabra.

Allí, la jugadora de bádminton destapó el desencuentro con el presidente de su federación, Ángel Cabello, a quien acusó de amenazas. ¿Por qué pide Carolina Marín la dimisión de Cabello? Según la actual campeona del mundo de bádminton, cuando acudió al Mundial donde conquistaría el oro, lo hizo con su patrocinador de ropa deportiva como único mecenas privado. Después del éxito buscó rentabilizarlo y allí se topó con un Ángel Cabello que quería apropiarse de los réditos. Negociaron unos porcentajes insatisfactorios, a la espera de un acuerdo final que aún no se ha podido alcanzar. Paralelamente, a su entrenador le obligaron a compartir el éxito con la Federación.

La hípica tampoco se libra

Presentación de la Barcelona Equestrian Challenge y Madrid Horse Week

Esta imagen corresponde al acto en el que Miguel Cardenal (segundo por la derecha) anuncia junto con el presidente de la Federación Española de Hípica, Javier Revuelta (centro de la imagen), que la Barcelona Equestrian Challenge y la Madrid Horse Week los dos eventos hípicos más importantes en España tendrán un impacto económico de 200 millones de euros en España.

Javier Revuelta, exvicepresidente de Telefónica, ya tuvo que afrontar una querella, junto con otras cuatro personas -entre ellas la presidenta del Hipódromo de la Zarzuela-, por delitos de estafa, falsedad documental y coacciones, por un presunto contrato fraudulento sobre los derechos de imagen.

La querella, que fue admitida a trámite por el juzgado número 2 de Madrid, fue interpuesta por la Sociedad de Fomento de Cría Caballar de España (SFCCE), que denuncia que la presidenta del hipódromo, sobrina de Margarita de Borbón –hermana de Juan Carlos I–, les arrebató los derechos de explotación al venderlo sin autorización a la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE). Según su denuncia, se hizo a través de un "contrato fraudulento" por un fijo anual de 5,5 millones de euros, más variables, "sin ser el Hipódromo legítimo titular de los mismos".

A diferencia de los escandalosos casos que se han registrado en otros deportes, como por ejemplo el tenis, Cardenal y el ente que preside no han abierto la boca en este asunto.

Cardenal investiga y filtra los escándalos

Conviene recalcar que el presidente del Consejo Superior de Deportes realiza las labores de limpieza sólo donde le interesa. Es un desatascador interesado. Como casi todos los personajes de este sucio entuerto, se mueve por amiguismos e intereses. Cuando las auditorías que solicita a las distintas federaciones deportivas arrojan movimientos sospechosos, Cardenal se fija en el DNI del presidente de la Federación en cuestión para, o bien sacar la suciedad a flote filtrar la información a distintos medios de comunicación, o bien enterrarla -esconder el escándalo- si el implicado es amigo suyo.

Un ejemplo claro de filtración a la prensa y acoso es el de Pedro Horcajo (kickboxing): El CSD y algunas de sus federaciones territoriales llevan tiempo persiguiendo cada movimiento, cada gesto de respiración de uno de los presidentes de federaciones deportivas más veteranos.

Inhabilitado junto a su Junta directiva durante 6 meses por presuntos incumplimientos del reglamento electoral por el Comité Español de Disciplina Deportiva, el Juzgado Central Contencioso -Administrativo nº6 de Madrid decidió la suspensión cautelar de esa decisión. Además el Consejo Superior de Deportes formuló una petición de suspensión a Horcajo y su secretaria general por supuestos gastos irregulares" entre ellos viajes privados a Creta y Punta Cana. En el recurso impuesto por Horcajo, se adjunta un certificado de la Federación Internacional que probaba de manera fehaciente la convocatoria, los motivos y las reuniones efectivas que justificaban los desplazamientos.

Lamentablemente, a pesar de que el Juzgado Central Contencioso-Adminsitrativo nº9 en sentencia firme, anula la resolución sancionadora, Pedro Horcajo y la Secretaria General, al quedar suspendidos desde la incoación del primer expediente, cumplieron de manera improcedente la sanción. A Horcajo y su junta directiva le abrieron 5 expedientes disciplinarios solicitando su inhabilitación. Todos ellos han sido archivados y cualquier petición de sanción quedó sin efecto.

Las filtraciones de Cardenal a los medios de comunicación de supuestos escándalos están a la orden del día con Horcajo. Escándalos que luego la Audiencia Nacional se ha encargado de tumbar. Eso sí, cuando se demuestra la impunidad del acusado en cuestión, en este caso Pedro Horcajo, la filtración por parte del CSD queda en saco roto.

Sin embargo, Miguel Cardenal, que cobra al año la nada desdeñable cifra de 113.000 euros, tiene problemas de agenda para atender las numerosas denuncias que, durante meses, aparecen por su despacho cuando el denunciado es de su clan.

Para muestra, un botón. Fernando Carpena, presidente de la Federación Española de Natación (RFEN), mantiene una estrecha relación con el actual secretario de Estado para el Deporte desde hace años. Carpena, investigado por la justicia por un delito de fraude de subvenciones públicas, tiene trato de favor. Tiene bajo sus espaldas un amplio listado de operaciones económicas sospechosas, en su oscura gestión de los presupuestos federativos de la natación española. Desde 2009, los gastos que carga cada año a la RFEN están ocultos, tantos los relacionados con su actividad profesional como los personales. Al parecer, camufla estos gastos en diversas partidas para enmascararlos.

Antes de llegar a la presidencia de la RFEN en diciembre de 2008, Carpena fue el máximo mandatario de la Federación Madrileña (FMN). Y allí, según dicen, dejó un agujero de un millón de euros aproximadamente. Para lavar su imagen, recurrió a una agencia de comunicación que le preparó una rueda de prensa a cambio de 4.000 euros.

En su plan Nadar es Vida, que nació en 2014, llevaba gastados 300.000 euros hasta enero de 2015. En siete años de mandato, ha sido incapaz de captar un solo patrocinador, y eso que ha gastado más de 900.000 euros en publicidad y marketing. Se mantiene en el cargo a pesar de su nefasta gestión, sus escándalos no se filtran y se le premia con más dinero que a nadie de las subvenciones. Tan sólo se le pide que se rebaje un sueldo, que en 2009 era de 100.000 euros anuales y que fue aprobado por autoimposición en una votación a mano alzada.

Carpena, el primer presidente que cobra un sueldo de profesional en la historia de las federaciones españolas, se limitó a afirmar con un escueto "gastos coyunturales" como un error contable al despedir al gerente Eugenio Bermúdez con una indemnización máxima de 45 días por año trabajado el desfase económico de las cuentas de la federación que preside. Pasó de cerrar el ejercicio de 2014 con beneficios cercanos a los 245.000 euros a descubrirse un agujero de más de 600.000 euros tan sólo dos meses después.

Los pilares de Carpena enchufan a sus hijos

Dos de los principales pilares en la oscura gestión de Carmena son Juan José Dueñas y Juan Viota, presidentes de las federaciones madrileña y andaluza, respectivamente, además de ser vicepresidentes económico y primero de la RFEN.

Dueñas fue el artífice del ERE que en 2010 dejó en la calle a 22 empleados de la Federación Madrileña de Natación. Un ERE que fue declarado nulo por fraudulento, con lo que las consecuencias pueden ser terribles para la natación madrileña: la federación madrileña tiene que negociar con los exempleados una solución que puede desembocar en la disolución de la entidad. Dueñas, que gana 53.000 euros anuales, tiene a sus dos hijas colocadas en la Federación.

Viota, un dinosaurio de la Federación Andaluza, donde lleva casi 20 años, tiene un informático de apoyo, que casualmente es uno de sus tres hijos, con supuestos contratos dentro de la Federación. Viota no se corta en público, donde queda retratado con una frase del siguiente jaez: "Tengo cuatro hijos, algún rendimiento económico tengo que sacarle a la natación".

Exempleado de Telefónica empresa de la que fue prejubilado, curiosamente el patrimonio y ritmo de vida de Viota parecen haber aumentado considerablemente desde que metió la cabeza en la natación. En 2009 organizó un viaje a Roma junto a su esposa. Pero había un problema. El avión como medio de transporte no era una opción, ya que la mujer tiene miedo a volar. ¿Solución? Viajar en coche particular a gastos pagados. Gasolina, peajes, hoteles, comidas… todo ello a cargo de la Federación.

A pesar de todo esto, Carpena no aparece junto al resto de presidentes federativos de los que el CSD sí se encarga de sacar sus trapos sucios. El máximo mandatario de la natación española es un protegido de Miguel Cardenal. Pero desde luego que no es el único.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation