Menú

Londres 2012: los Juegos de las mujeres

En Londres, por primera vez, participaron mujeres de todos los países presentes, y las mujeres pudieron competir en todos los deportes en liza.

0
En Londres, por primera vez, participaron mujeres de todos los países presentes, y las mujeres pudieron competir en todos los deportes en liza.
Yemen o Qatar llevaron por primera vez mujeres a los Juegos. En la imagen, Fatima Sulaiman Dahman, atleta Yemení. | EFE

Y ya, aunque parezca que fueron ayer, llegamos a los Juegos Olímpicos celebrados hace 4 años, en Londres. Unos Juegos que crearon mucho escepticismo a la hora de conocerse que se celebrarían en la capital europea. No por la capacidad organizativa de Londres, fuera de toda duda, sino por la seguridad de una ciudad que en los últimos años había sido víctima de diferentes ataques, especialmente el del 7 de julio de 2005, en el que fueron asesinadas 52 personas  y heridas otras 700.

Pero en Londres se desplegó un amplísimo dispositivo de seguridad, con soldados venidos de todo el planeta, portaaviones en el río Támesis, misiles tierra-aire en toda la ciudad... No hubo ningún problema, ni siquiera un susto. Todo salió a la perfección. E incluso el transporte, una de las mayores preocupaciones de la organización, funcionó mejor que bien.

También a la perfección marchó la Ceremonia Inaugural, celebrada el 27 de julio ante la presencia de la reina Isabel II y 80.000 espectadores que abarrotaban el colosal Estadio Olímpico de Londres, construido para la ocasión. Por primera vez desfilaron mujeres de Arabia Saudí, Qatar y Brunei, con lo que fue la primera edición de los Juegos en los que participaron mujeres de todos los países. Además, también desfilaron boxeadoras así que, también por primera vez, las mujeres participaron en todos los deportes en liza.

Repiten estrellas

Las dos principales estrellas de Londres 2012 repetían su trono cosechado en 2008. Estamos hablando por supuesto de Usain Bolt en atletismo, y Michael Phelps en natación.

El jamaicano volvió a llevarse el oro en las tres competiciones en las que participó. Comenzó por el 100 metros lisos, en la que ha sido considerada como la mejor final de todos los tiempos. No en vano, estaban los cuatro velocistas que ostentaban las mejores marcas de la historia: además de Bolt, Justin Gatlin, Asafa Powell y su compatriota Yohan Blake, quien sólo unas semanas antes se había impuesto a Bolt en los nacionales jamaicanos. Pero en Londres la historia fue otra, y con un tiempo de 9’63 Bolt se hizo con el oro.

Repitió victoria en el 200 m, convirtiéndose en el primer atleta en la historia que conseguía el doblete en dos Juegos Olímpicos. Y también se llevó el triunfo en el 4x100, junto con Nesta Carter, Michael Frater y Yohan Blake. De nuevo, con récord mundial y olímpico: 36,84.

Por su parte, Michael Phelps se llevaba en Londres 4 medallas de oro, en el 100 m mariposa, el 200 m estilos, el 4x200 m libre y el 4x100 m estilos, además de dos medallas de plata, en el 200 m mariposa y el 4x100 m libre.

De este modo, se convertía en el deportista más laureado de los Juegos de Londres, pero sobre todo en el deportista olímpico más laureado de todos los tiempos, al sumar en total 22 medallas, 18 de ellas de oro.

Otras nacen

El Centro Acuático de Londres vio además nacer a otras dos estrellas. Por un lado, el francés de 20 años recién cumplidos Yannick Agnel, quien se hizo con la victoria en el 200 m libre y el 4x100 m libre, éste último con una gran remontada ante Phelps en los metros finales. También se llevó la plata en el 4x200 libre.

Y, sobre todo, la jovencísima lituana –tan solo 15 años– Ruta Meilutyte, quien para sorpresa de todos se llevó el oro en el 100 metros braza. Su imagen celebrando una victoria que no terminaba de creerse, y su mirada perdida mientras era entrevistada por la televisión británica, quedaron como uno de los momentos de los Juegos de Londres. Imagen que se espera sea repetida ahora en Río.

Los Juegos de las lágrimas

También hubo lágrimas de Meilutyte, como es lógico al tocar la gloria a tan temprana edad. Pero no fueron las únicas. Ni mucho menos. No en vano, Londres también fue bautizado como "los Juegos de las lágrimas“.

Las más recordadas, sin duda, las del atleta dominicano Félix Sánchez, vencedor del oro en el 400 m vallas cuando todos lo daban por acabado. No sólo logró la victoria, sino que lo hizo con el mismo tiempo exacto que había marcado en Atenas ocho años antes, y que le valió el honor de ser el primer atleta en todos los tiempos que lograba este doblete. Sus lágrimas en el podio fueron descomunales.

También las de la coreana Shin a Lam, que consideró injusta su derrota en la final a falta de un segundo, y decidió quedarse durante horas sentada en la pista a modo de protesta, para terminar rechazando la medalla de plata; o las del chino Liu Weng al caerse y lesionarse en la primera valla del 110 m vallas, después de años y años entrenándose para esa cita. Y por supuesto las de nuestra Brigitte Yagüe, que estalló nada más imponerse de manera heroica en la semifinal después de tantos años de sufrimientos, lesiones y mala fortuna.

Gran Bretaña cumple en casa

Como venía siendo habitual en las últimas ediciones, el país anfitrión aprovechó esa condición para lograr unos grandes registros. Gran Bretaña no quiso ser menos en Londres, y después de años preparándose, logró un total de 65 medallas, 29 de ellas de oro, para terminar tercera en el medallero, sólo por detrás de Estados Unidos y China.

No sólo eso. Los Juegos se plantearon también para que el país creciera en sedes e infraestructuras de una manera eficiente y sostenible, como ya sucediera con Barcelona. Sedes que se mejoraron, otras que se hicieron nuevas, y siempre con la idea de su aprovechamiento no sólo para el 2012, sino para el futuro.

Entre los deportistas británicos más destacados, y artífices de este gran resultado, Sir Chris Hoy, una leyenda viviente del ciclismo en pista, que tras llevarse la victoria en Keirin y en Velocidad por equipos se convertía en el británico con más oros olímpicos en la historia, seis.

Mo Farah, de origen somalí, se convirtió en otro de los grandes héroes de Londres al proclamarse campeón del 5.000, con un tiempo de 13:41.66, y del 10.000, con un tiempo de 27:30.42. También hubo muchas lágrimas de Farah en el Estadio Olímpico, en este caso como agradecimiento a la formación que le dio su país de acogida cuando era un niño.

Bradley Wiggins, con su victoria en ciclismo en ruta; Andy Murray, vencedor del campeonato de tenis; Alistair y Jonathan Brownlee, oro y bronce en triatlón; o Edward Clancy, con un oro y una plata en ciclismo en pista, fueron algunas de las otras grandes estrellas del deporte británico en Londres.

Sabor agridulce español

España llegó a Londres con la moral por las nubes después de sus buenos registros en Pekín, y por supuesto después de haberse proclamado campeón del mundo de fútbol sólo unos meses atrás, o de que Rafa Nadal ganara Roland Garros otra vez. Eran muy buenos años para el deporte español, y había que refrendarlo.

Y lo cierto es que quedó un sabor agridulce en la expedición española, compuesta por 278 deportistas, y abanderada por Pau Gasol. Porque los números no fueron malos: 3 oros, 10 platas y 7 bronces, para un total de 17 medallas, sólo un poco por debajo de la anterior edición. Pero se esperaba más.

Además, los oros los otorgó un deporte que tradicionalmente ha sido prolífico para los españoles y que, por tanto, podrían decirse que eran "esperados", si es que en unos Juegos hay alguna medalla realmente esperada. Hablamos, por supuesto, de la vela, donde el equipo formado por Tamara Echegoyen, Sofia Toro y Ángela Pumariega en la Clase Elliot 6m se llevó la victoria, así como Marina Alabau en RS:X.

Sólo Joel González, en taekwondo, aportó una alegría inesperada en forma de oro, al llevarse la victoria  en -58 kg. El taekwondo aportaría dos medallas más: la plata de Nicolás García en -80 Kg, y la ya mencionada plata de Brigitte Yagüe en -49 Kg, tras una épica remontada en semifinales.

También la plata conquistó, y por dos veces, la que tal vez fuera nuestra estrella durante los Juegos de Londres: Mireia Belmonte. La nadadora catalana fue la segunda más rápida del planeta en los 200 metros mariposa y en los 800 metros libre. La piscina de Londres vio hasta tres medallas más para mujeres españolas: una plata para el dúo de natación sincronizada formado por Ona Carbonell y Andrea Fuentes; otra plata para el equipo femenino de waterpolo; y un bronce para el equipo de natación sincronizada, con Clara Basiana, Alba Cabello, Ona Carbonell, Marga Crespí, Andrea Fuentes, Thais Henríquez, Paula Klamburg, Irene Montrucchio y Laia Pons.

No fueron las únicas medallas sobre agua, ni mucho menos. Saúl Craviotto, en K-1 200, y David Cal, en C-1 1000, lograron la plata en piragüismo. Con esta medalla, el palista gallego se convertía en el deportista olímpico español más laureado de la historia. Y Maialen Chorraut se llevaba el bronce en el K-1 de piragüismo en eslalon.

El equipo de baloncesto masculino repitió la hazaña de cuatro años antes, al conseguir la plata y ser superados únicamente por el combinado de Estados Unidos, mientras que Javier Gómez Noya logró una más que meritoria segunda plaza en el triatlón, colándose en la fiesta de los hermanos Brownlee.

Y el resto de bronces fueron también para mujeres: por un lado Maider Unda, que subió al podio en Lucha Libre 72 Kg; y por el otro el equipo femenino de Balonmano, tras completar un campeonato colosal que las bautizó como Las Guerreras.

Con todo, 11 de las 17 medallas españolas fueron para mujeres. Un detalle que añadir al hecho resaltado anteriormente de que fueron los primeros Juegos en los que les fue permitido participar a mujeres de todos los países, y los primeros en que las mujeres pudieron participar en todos los deportes presentes. No hay duda, los de Londres fueron los Juegos de las mujeres.

Gracias

De este modo llegamos al final de este serial, que de manera resumida ha venido haciendo un repaso a la historia de los Juegos Olímpicos cada semana, desde el 21 de enero de este año hasta hoy. Hemos pasado por todas y cada una de las ediciones, desde que se recuperaran en Atenas en 1896, y ahora nos encontramos a sólo unos días de que dé comienzo la XXXI edición, en Río de Janeiro. ¡A disfrutar!

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios