Menú

NBA

El impresionante legado de David Stern a la NBA: desde el límite salarial al programa antidroga

Stern, que estuvo 30 años al frente de la NBA como comisionado, cambió para siempre el destino de la mejor liga de baloncesto del mundo.

0
Stern, que estuvo 30 años al frente de la NBA como comisionado, cambió para siempre el destino de la mejor liga de baloncesto del mundo.
David Stern, genio y figura

David Stern cambió para siempre la NBA. En sus casi 30 años como comisionado consiguió convertir a la mejor liga de baloncesto del mundo, en un auténtico modelo de gestión. Hijo de un pequeño comerciante, un tendero de Teaneck, localidad del estado de Nueva Jersey, su figura será siempre recordada y admirada en el deporte profesional de los Estados Unidos. Su muerte por derrame cerebral el día 1 de enero de 2020 refrescó el tremendo legado que dejó a la NBA.

Stern, de origen judío y graduado en Derecho por la Universidad de Columbia, seguidor desde niño de los Knicks de Nueva York, comenzó su andadura dentro de la NBA como asesor jurídico, en 1978, cuando la organización no pasaba por sus mejores momentos. Tomó posesión como comisionado el 1 de febrero de 1984 y se mantuvo en el cargo hasta 2014.

Con un claro modelo de gestión basado en el control del negocio, consiguió transformar la NBA de un ente en plena crisis en una multinacional con ingresos anuales cercanos a lo 6.000 millones de dólares.

En su camino para conquistar el mundo, Stern no descartó a nadie que estuvo a su lado, buscando siempre la excelencia y que todos diesen lo mejor como profesionales y personas, mientras era implacable con los que se oponían a su gestión.

Gestión económica impecable

De esta manera dio paso a una multinacional que enfocó como un negocio, que fue creciendo gracias a un habilidoso sistema de mercadotecnia en torno a superestrellas como Michael Jordan, Magic Johnson, Kobe Bryant, Shaquille O'Neal y LeBron James, entre otros.

Antes de Stern y en los primeros años de su mandato, la NBA era una liga cuyos partidos de playoffs se pasaban diferidos, mientras actualmente las Finales se ven en más de 200 países y se trasmiten en 47 idiomas con contratos multimillonarios de televisión.

Su gestión económica permitió que cuatro franquicias pasasen de estar al borde de la quiebra a que ahora superen el valor de más de 1.000 millones de dólares si fuesen puestas a la venta.

La NBA cuando se retiró Stern, en enero del 2014, generó 5.500 millones de dólares en ingresos anuales, y los equipos tenían un valor promedio de 634 millones mientras los jugadores promediaban 4 millones en salario anual, que actualmente es ya de 7,7 millones de dólares.

La permanencia de Stern en el cargo, la más larga entre todos los comisionados de ligas deportivas profesionales en Estados Unidos, hizo que la NBA se convirtiese también el modelo perfecto de la nueva globalización que se vive en el mundo, adelantándose más de una década a esa realidad.

Stern, que fue contratado como asesor general de la NBA en 1978, un año antes de que Larry Bird y 'Magic' Johnson ingresaran a la liga, lo utilizó como los elementos perfectos para darle una nueva dimensión, y el mismo año en que la NBA hizo su primera incursión en el extranjero cuando los Washington Bullets enfrentaron al Maccabi de Tel Aviv en Israel.

El comisionado emérito fallecido fue el que visionó los momentos históricos de la formación del 'Dream Team' de Estados Unidos, el conjunto de estrellas de la NBA que causó furor en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

La incursión de estrellas como Jordan, Bird, Johnson, Charles Barkley y Scottie Pippen lanzó internacionalmente a la NBA e incrementó los valores de sus equipos, ganando mercado y aficionados en China, Europa y la India.

Además de ver como los mejores jugadores del mundo también comenzaron a llegar a la NBA para hacer la diferencia positiva en el campo deportivo con jugadores como el español Pau Gasol, el alemán Dirk Nowitzki, el francés Tony Parker y el argentino Manu Ginóbili, decenas de jugadores extranjeros que están o han estado en el mejor baloncesto del mundo.

Durante su etapa, la liga se expandió de 23 a 30 equipos y los Knicks de Nueva York, Los Angeles Lakers y los Bulls de Chicago triplicaron sus valores como franquicias.

Consiguió reformar el partido de las estrellas instaurando el concepto de ‘All-Star Weekend’ con sus concursos de mates, triples y derivados; apostó por la televisión por cable desde sus orígenes y buscó patrocinadores que permitieran rentabilizar el ‘show’.

Mientras que conocía mejor que nadie el mercado laboral y de ahí que bajo su mandato se establecieron topes salariales y las normas del impuesto de lujo que niveló los gastos y trajo una paridad financiera entre los equipos.

La llegada del Tope Salarial

A mediados de los años 80, en esa NBA que buscaba medidas para fortalecer la competición y hacer de ella algo atractivo y espectacular, la Liga llevó a cabo una serie de operaciones, como la inclusión de la lotería del Draft, con el propósito claro de aumentar la competitividad entre las franquicias y poner al espectador sobre la mesa un producto interesante.

Aunque ya estuvieran en pleno auge los Lakers de Magic Johnson y los Celtics de Larry Bird, con algunas inclusiones de los Rockets o de los 76ers en estas batallas ochenteras, la NBA distaba mucho de ser todo lo que representa en el siglo XXI. En ese contexto de cambios, impulsados por el nuevo comisionado, David Stern, surgió el concepto de límite salarial, que entró en vigor en la temporada 1984-85. Se fijó en 3,6 millones de dólares. Eso era lo máximo que las franquicias podían gastar en salarios, aunque siempre hay excepciones y matices que pasaremos a explicar más adelante.

Sin embargo, no era la primera vez que llegaba un límite salarial a la NBA. En su temporada inaugural, cuando ni todavía se llamaba NBA (BAA), la prehistórica liga colocó el techo de gastos en sueldos en 55.000 dólares. El salario medio de los jugadores era de entre 4.000 y 5.000 dólares anuales, aunque estrellas como John Fulks se fueron hasta los 8.000. El mejor pagado, no obstante, en esa 1946-47 fue Tom King, quien se marchó hasta los 16.500 dólares, aunque en esa nómina aunaba su trabajo como jugador y otras obligaciones administrativas y de despacho para los Detroit Falcons.

Stern supero momentos muy difíciles

Stern superó con éxito los graves problemas laborales que se le presentaron, incluyendo las disputas salariales con los jugadores, que dieron lugar a temporadas acortadas por paros en 1999 y 2011-2012, que superó con advertencias como que "puedo enterrar a cualquiera".

David pasó por otros momentos difíciles que afectaron la credibilidad de la liga, como la pelea entre los jugadores de los Pacers de Indiana y Pistons de Detroit, que involucró a algunos espectadores.

La crisis que se le presento cuando 'Magic' Johnson anunció en 1991 que había contraído HIV permitió ver la mejor imagen de un Stern compasivo y comprometido con la causa del jugador al que acompañó y estuvo a su lado en todo el proceso de dar a conocer al mundo la noticia para luego reivindicarlo como profesional.

En 2007, Stern tuvo que enfrentarse a uno de los episodios más turbulentos de todo su mandato. Tim Donaghy, árbitro durante 13 años, fue condenado a 15 meses de cárcel y 715.000 dólares de multa tras demostrarse que se enriqueció ilícitamente amañando hasta 40 partidos entre 2006 y 2007. El culpable encendió el ventilador y no dudó en arremeter contra la liga. De las altas esferas aseguró que los oficiales recibían órdenes de no pitar técnicas a las grandes estrellas para mantener las ventas de entradas y las audiencias. Asimismo, no dudó en proclamar que un árbitro influyó en el resultado de un partido en 2004 debido a su amistad con el ‘General Mánager’ de uno de los equipos.

Posibles delirios que no sonaron tan inverosímiles cuando acusó a dos compañeros de apañar el ‘Game 6’ de un duelo de ‘playoffs’ en 2002 que llegó al séptimo partido. Estrechando el cerco, sólo las finales del Oeste entre Lakers y Kings se alargaron hasta el juego decisivo. Haciendo memoria, aquel final del sexto asalto en el Staples fue una chirigota. Como muestra, además de las imágenes, un dato: 40 tiros libres para los angelinos, 27 de ellos en el último cuarto, por 25 de los impotentes pupilos de Rick Adelman. El fantasma de la manipulación sobrevolaba el parqué. Pero incluso cuando más feas se ponían las cosas, Stern siempre estaba ahí para arrojar un rayo de luz sobre el oscuro panorama.

Stern, mano de hierro

Stern aplicó suspensiones de por vida a los encontrados culpables de dopaje en la década de 1980, limpiando la reputación de la liga, e incluso impuso un código de vestimenta para ayudar a convertir a los jugadores en modelos de mercadotecnia y estrellas de la moda.

Fiel a su estilo de imponer siempre su autoridad, Stern, antes de dejar el cargo, multó con 100.000 dólares al dueño de los Mavericks de Dallas, Mark Cuban, por criticar a los árbitros de un partido, que elevaría a 1,9 millón de dólares lo que tuvo que pagar por el mismo motivo desde que llegó a la liga.

Ahora, tras su fallecimiento, la mayoría admitió que su trayectoria y legado perdurará en el tiempo como el del mejor comisionado del deporte profesional en Estados Unidos, que siempre apostó por las metas más ambiciosas y al final lo conquistó todo.

Partidos

21 de Julio de 2021
Milwaukee Bucks 105-98 Phoenix Suns
0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • Seminario web
  • Radarbot
  • Historia