Menú

Los mejores partidos de la historia del US Open

McEnroe, Connors, Sampras o Federer son algunos de los protagonistas de los partidos más emocionantes de Flushing Meadows.

Los mejores partidos de la historia del US Open
Andre Agassi y Pete Sampras, después de su partido de cuartos de final | Cordon Press

US Open, uno de los torneos más importantes del circuito, ha sido escenario de algunos de los mejores partidos de la historia del tenis:

John McEnroe- Jimmy Connors semifinal de 1980: 6-4, 5-7, 0-6, 6-3, 7-6

Antes de aquel partido de US Open, Connors había vencido a su gran rival en ocho de los 13 partidos disputados entre ellos. Ambos tenistas también se habían enfrentado dos veces en el último Grand Slam del año. En las semifinales del torneo en 1978, Connors se impuso a su compatriota en 3 sets: 6-2, 6-2, 7-5. Sin embargo, en las semifinales del año siguiente fue McEnroe quien se llevó la victoria: 6-3, 6-3, 7-5.

En Flushing Meadows, Big Mac empezó mejor el partido, gracias a su potente saque y a sus salidas en la red. El segundo set fue mucho más igualado, ya que Connors empezó a restar mejor y acabó llevándose el parcial por 7-5 gracias a sus increíbles passings. En la tercera manga, McEnroe perdió la concentración, y pasó más tiempo discutiendo con el árbitro que jugando al tenis. Por eso, no es sorprendente que Connors le endosara un 6-0. En el cuarto set del partido, Connors estuvo muy cerca de la victoria al tener una ventaja de 3-1. Sin embargo, McEnroe se mostró mucho más agresivo con su saque y sus salidas en la red, y consiguió llevarse el set por 6-3. En el tie-break de la última manga, fue precisamente el saque de McEnroe lo que decidió el choque, a pesar de que Connors consiguió salvar dos bolas de partido.

John McEnroe-Bjorn Borg, final de 1980: 7-6, 6-1, 6-7, 5-7, 6-4.

Después de protagonizar en la final de Wimbledon de 1980 uno de los mejores partidos de la historia, Borg y McEnroe volvieron a verse las caras en el último Grand Slam del año. El sueco todavía era considerado como el mejor tenista del mundo, pero en la final en Louis Armstrong Stadium en Nueva York, él se dejó remontar en tres ocasiones. Borg fue superior a McEnroe durante la mayor parte del primer set, e incluso con 5-4 a su favor servía para ganar la primera manga. Sin embargo, los restos profundos del estadounidense obligaron a Borg a forzar sus salidas en la red, lo que permitió a McEnroe romperle el saque y llevarse el set en el tie-break. En la tercera manga, Borg desperdició una ventaja de 5-3, pero aun así consiguió llevarse el set en un tie-break, en el cual McEnroe estuvo cerca de la victoria. En el decisivo quinto set, el estadounidense cometió menos errores y logró proclamarse campeón de US Open por segunda vez en su carrera.

John McEnroe-Jimmy Connors, semifinal de 1984: 6-4, 4-6, 7-5, 4-6, 6-3

Entre 1983 y 1984, McEnroe firmó una racha de siete victorias consecutivas ante su gran rival. No obstante, en Nueva York, Connors siempre era uno de los grandes favoritos al título, ya que ya había ganado el torneo en cinco ocasiones, incluidas las dos últimas ediciones de 1982 y 1983. Gracias a sus restos y sus passings, Connors llevó el partido al quinto set, remontando un set en contra en dos ocasiones. Sin embargo, McEnroe fue mejor en los puntos más decisivos y ganó el choque, así como la final contra Ivan Lendl. 1984 fue el mejor año de la carrera de John McEnroe, ya que ganó 13 torneos, incluidos Wimbledon y US Open. En aquella temporada McEnroe se consagró como el indiscutible número uno del mundo, pero curiosamente nunca volvería a ganar un Grand Slam.

Jimmy Connors- Patrick McEnroe, primera ronda de 1991: 4-6, 6-7, 6-4, 6-2, 6-4

A los 39 años, Connors mostró una vez más su grandeza ante el hermano de John McEnroe. Desde 1985, las lesiones habían mermado el rendimiento del ganador de cinco títulos de US Open. Por eso, muchos creían que Connors no tenía opciones de ganar a McEnroe. Sin embargo, en Flushing Meadows, Jimmy Connors protagonizó uno de los partidos más memorables de la historia del tenis, al remontar dos sets en contra y un 0-3 en la tercera manga. En aquella edición del torneo, Connors alcanzó las semifinales, donde perdió ante Jim Courier.

Mats Wilander- Ivan Lendl, final de 1988: 6-4, 4-6, 6-3, 5-7, 6-4

Ambos tenistas protagonizaron la final más larga de la historia del US Open. El sueco ganó a Ivan Lendl en 4 horas y 54 minutos. El checo había vencido a su rival en sus últimos seis partidos, incluido en la final del US Open de 1987. No obstante, durante la temporada de1988, Wilander jugó el mejor tenis de su vida al ganar tres torneos de Grand Slam. En el primer set del partido había una igualdad absoluta en el marcador hasta el noveno juego. Con 5-4 a favor del sueco, Lendl se anotó tres aces seguidos, pero aun así perdió el set por 6-4.

En el segundo set, el checo siguió cometiendo muchos errores con su revés, lo que permitió a Wilander obtener una ventaja de 4-1. Lendl mejoró muchísimo su juego y consiguió remontar el set por 6-4 ante un Wilander que cometía cada vez más errores en los peloteos largos. Tras ganar la tercera manga, el sueco rompió el saque de Lendl en el séptimo juego del cuarto set para ponerse a sólo dos juegos de la victoria final. El checo remontó una vez más y llevó el partido al quinto set, donde logró remontar un 0-2 adverso, pero al final sucumbió ante Wilander, que tuvo que salvar muchas bolas de break para proclamarse campeón del torneo.

Martina Navratilova- Steffi Graf, semifinal de 1991: 7-6, 6-7, 6-4

La alemana llevaba cuatro años sin perder contra Navratilova y, además, ya se había consagrado como una de las mejores tenistas de la historia al ganar en 1988 los cuatro torneos de Grand Slam. Asimismo, Graff había vencido a la checa en sus últimos cuatro enfrentamientos. Sin embargo, Navratilova, a sus 34 años, demostró que todavía podía ganar a cualquiera, y se llevó el partido, después de romper el saque de Graf en tres ocasiones en el último set. La alemana nunca encontró respuesta a los buenos saques de Navratilova, y cometió muchos errores no forzados con el revés.

Pete Sampras-Agassi, cuartos de final de 2001: 6-7, 7-6, 7-6, 7-6

Sampras llevaba dos años sin ganar a Agassi, y más de un año sin ganar un torneo de Grand Slam. Por otro lado, el de Las Vegas nunca había vencido a Sampras en US Open. A pesar de los constantes rumores sobre su posible retirada, Pete Sampras hizo historia al ganar el partido en cuatro tie-breaks. Lo más llamativo de este enfrentamiento fue que ninguno de los dos tenistas consiguió romper el saque de su rival. Durante el partido, Sampras desperdició 6 bolas de break, mientras que Agassi desaprovechó tres oportunidades para ponerse por delante.

Juan Martín del Potro- Roger Federer, final de 2009: 3-6, 7-6, 4-6, 7-6, 6-2

La final de 2009 pudo haber sido un día histórico para el torneo, ya que si el suizo hubiera ganado en Flushing Meadows, él se habría convertido en el único tenista de la era Open en proclamarse campeón de US Open en seis ocasiones. Antes del partido el de Basilea tenía todo a su favor- se encontraba en un gran estado de forma y, además, había ganado todos sus enfrentamientos contra Del Potro. Nadie dudaba de la victoria de Federer, sobre todo, después de que unos meses antes el suizo le hubiera endosado al argentino la derrota más dura de su carrera: 6-3, 6-0, 6-0 en los cuartos de final del Open de Australia. No obstante, Del Potro superó a sus propios límites, y logró una remontada inolvidable, gracias a su saque y su derecha.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios