Menú

La fe de David Ferrer se hace notar en Madrid

El de Jávea remontó el primer set perdido y un 3-1 en contra en el segundo. Ganó el tie-break y cerró el partido con el 6-4 definitivo.

0
El de Jávea remontó el primer set perdido y un 3-1 en contra en el segundo. Ganó el tie-break y cerró el partido con el 6-4 definitivo.
David Ferrer, durante su partido ante Kukushkin en el Mutua Madrid Open. | EFE

Dicen los que conocen a David Ferrer que si hay un animal que le representa ése es el caballo. Sólo cae al suelo si está muerto y ni mienten ni es una exageración. El kazajo Kukushkin lo vivió en primera persona en la primera ronda del Mutua Madrid Open cuando vio al tenista español remontarle tirando de su inquebrantable fe.

Ferrer llevaba una temporada muy irregular antes de llegar a la capital de España y esa falta de confianza en un torneo como Madrid, complicado debido a la altura y por consiguiente por el bote de la pelota, le pudo costar la eliminación a las primeras de cambio.

Por suerte para Ferrer cuando la batalla se tuvo que dirimir más con la cabeza que con el tenis de cada uno de los rivales, el español fue el más fuerte y el que más creyó en la victoria. La calidad de David Ferrer se impuso, pero necesitó de una gran dosis de fe para hacerse patente.

Inicio descorazonador

Ferrer lo pasó realmente mal en la pista Manolo Santana y la primera hora de encuentro fue un infierno para él. En el primer set, Kukushkin se mostró sólido desde el fondo de la pista y cada intercambio largo de golpes tenía como ganador al kazajo. Ferrer recibió el primer break en el tercer juego y a partir del 1-2 encajó derrota tras derrota, exceptuando un juego más, hasta ceder la manga inicial por 2-6.

El segundo set se inició con David Ferrer mostrándose más agresivo y más seguro con sus golpes, pero al igual que pasó en el primer envite, Kukushkin se colocó 1-2 con el break del tercer juego y amplió la renta hasta el 1-3 consolidando su servicio.

Ferrer estaba contra las cuerdas y fue ahí donde tuvo que demostrar si el viejo Ferru no se ha terminado de ir o si cada vez queda menos de esa fe que le ha hecho peligroso para cualquier oponente que se mida a su raqueta. El jugador de Jávea sacó su orgullo y su tenis para empezar a ganar su sitio en la pista y mejorar la velocidad, el recorrido y la precisión en sus golpeos.

Poco a poco, Ferrer pasó del 1-3 en contra al 3-3 y con el empate en el segundo set, el resto de juegos con sufrimiento aún en la recta final, llevaron a español y kazajo hasta el tie-break. La muerte súbita fue el inicio del fin de Kukushkin y el inicio del resurgir de Ferrer. Victoria por 7-1, partido igualado y vuelta a empezar con una diferencia importante: ahora la buena dinámica era la del español.

Triunfo con sufrimiento

David llegó lanzado al tercer set y acumuló dos juegos seguidos ganados para colocarse con 2-0 en el marcador. El break del 1-0 le dio alas y mostrándose sólido al servicio alcanzó el 3-1. Ferrer parecía tener todo a su favor, pero Kukushkin tuvo en su mano varias pelotas para romper el saque de David y complicarle la vida. El kazajo no las aprovechó y Ferrer alcanzó el 5-3 que encarrilaba el choque.

Lejos de amilanarse, Kukushkin forzó el 5-4, pero David no volvería a permitir más errores ganando el último juego y elevando las manos al cielo para celebrar en Madrid una victoria made in Ferrer. La Caja Mágica necesitaba una primera victoria así de alguno de los miembros de la armada y David Ferrer ha sido el primero en hacerla realidad.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios