Menú

Épico: el omnipresente Rafa Nadal pone a España en semifinales de la Copa Davis

El número 1 del mundo remontó a Argentina logrando el empate a uno frente a Diego Schwartzman y el 2-1 jugando el dobles con Marcel Granollers.

0
El número 1 del mundo remontó a Argentina logrando el empate a uno frente a Diego Schwartzman y el 2-1 jugando el dobles con Marcel Granollers.
Rafa Nadal empató la serie a uno y ganó en dobles. | EFE

Rafa Nadal es un tenista de dibujos animados. ¿Se acuerdan cuando en los capítulos infantiles 18 de los 20 primeros minutos mostraban a los malos apalizando a los protagonistas? ¿Y se acuerdan que al final siempre pasaba algo que hacía que nuestros héroes ganasen? Pues ese algo en el mundo del tenis es Rafa Nadal. El tenista español es la pieza que convierte un remontada imposible en un triunfo normal, habitual o esperado, como lo quieran llamar. Es la normalidad de lo extraordinario.

Ante Argentina, Pablo Carreño se topó con un gran Guido Pella que convirtió al recambio de Roberto Bautista en un jugador abatido al final del primer choque de la serie. De nada sirvió ganar el tie-break del primer set y tener en su mano el segundo porque el argentino se metió de lleno en el encuentro para golpear sistematicamente al tenista asturiano hasta ganarle el segundo y el tercer set.

Como he comentado anteriormente, esa derrota de Carreño es la parte del episodio en la que los malos tienen contra las cuerdas a los buenos, pero el espectador o en este caso los aficionados españoles de la Caja Mágica sabían que había un animal fuera de la pista esperando en su jaula para salir y poner orden. Ese animal se llama Rafa y se apellida Nadal. El equipo español soltó a su toro en el ruedo y él solo se encargo de reducir a la nada a un tenista que es un incordio para cualquier otro rival. Nadal se comió por 6-1 y 6-2 a Schwartzman con un facilidad insultante. El argentino dio la sensación de salir a la pista sabiendo que tocaba perder y que poco podía hacer para evitarlo. Nadal, todo lo contrario. Sabía que iba a ganar y además lo iba a hacer rápido para jugar el dobles. Dicho y hecho. Una hora de juego y victoria.

Una vez terminado el último individual, Nadal hizo un pequeño descanso, agarró a Marcel Granollers del brazo y juntos salieron a la central de la Caja Mágica para poner el definitivo 2-1 en la eliminatoria. Nadal salió igual de enchufado y cuando tuvo que tirar del público y de su compañero lo hizo como el líder que es. En tres mangas y sufriendo de lo lindo hasta la una de la mañana, España se llevó el gato al agua y el pase a la siguiente ronda.

Nadal ya descansa en su jaula y mañana quiere comerse a los británicos en semifinales. La Copa Davis ya teme el mordisco del animal.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios