print
APOYA LA COMPRA DE SUELO PRIVADO QUE PROPUSO SEBASTIÁN

Blanco culpa al PP de las dificultades hipotecarias de los españoles

Solbes ya no tiene quien le apoye. Vivienda, José Blanco y Zapatero apoyan la compra de suelo privado que propuso Sebastián. El último en pronunciarse ha sido José Blanco quien estima que la medida facilitará el acceso a la vivienda. Sobre las dificultades hipotecarias que sufren las familias españolas, Blanco acusa ahora al PP por su política "disparatada" de suelo. Por la mañana, Corredor ignoraba a Solbes y anunciaba que el Gobierno destinará 300 millones de euros para comprar suelo.

González Pons: "El Gobierno tiene el corazón de ladrillo"
300 millones para comprar suelo
Tres años para vender el "stock" de vivienda

Noticia publicada el 23-07-2008

LD (Agencias) El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha defendido este miércoles la decisión del Gobierno de comprar suelo a inmobiliarias por 300 millones de euros para promover vivienda protegida porque facilitará el acceso a la vivienda, al tiempo que culpó a la política de suelo "disparatada" del PP de las dificultades hipotecarias que viven algunas familias.
 
En rueda de prensa en la sede socialista de Ferraz, Blanco dijo que la medida "se inscribe dentro del esfuerzo para poner a disposición de los ciudadanos más vivienda protegida" y "ayudará a facilitar una vivienda digna a un precio justo".  Por su parte, Zapatero ha dicho que la decisión "no tiene nada que ver con la situación de ninguna inmobiliaria", cuando se le preguntó si esta medida era una forma de ayudar a Martinsa-Fadesa, que está en situación de concurso de acreedores. Precisamente, la idea de la compra de suelo privado partió de Miguel Sebastián, quien lo propuso como una posible fórmula de rescate del sector inmobiliario el día siguiente de la suspensión de pagos de Martinsa.
 
Los populares han criticado que esta medida se dedica "a auxiliar a las empresas" y no a las familias. Una afirmación que para Blanco significa que  los 'populares' sólo están siendo consecuentes con la política de suelo que desempeñaron en sus años de Gobierno.
 
En este sentido, subrayó que en los años de Gobierno del PP se produjo la "mayor subida del precio del suelo y de la vivienda" en virtud de la Ley del Suelo de 1998 y culpó a su política "disparatada" los problemas hipotecarios que afrontan las familias con la subida del Euríbor. "La decision del PP de no favorecer la vivienda protegida y no poner suelo barato a doisposción de la vivienda protegida obligó a que muchas familias se tuvieran que hipotecar e exceso", argumentó.
 
Además, Blanco recalcó que la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha señalado que hay una necesidad de poner suelo a disposición de la construcción de vivienda protegida, con lo que "desmiente argumento del PP sobre que no era necesario". El dirigente socialista añadió que los 'populares' "nunca creyeron en la vivienda a precio asequible" y que ven el suelo "como un activo para la especulación" y la vivienda "como una mercancía" y no "como un derecho" como creen los socialistas.
 
Zapatero: No es para ayudar a las inmobiliarias
 
Por su parte, Zapatero ha querido zanjar la polémica suscitada a cuenta de la intención del Gobierno de comprar suelo privado para construir vivienda pública. Una polémica que se remonta a la mayor suspensión de pagos de nuestra historia, la de Martinsa Fadesa. Tras el concurso de acreedores de la inmobiliaria, Miguel Sebastián propuso la compra de suelo privado para construir VPO, como solución para aportar liquidez al sector inmobiliario.
 
En seguida, encontró la oposición de Solbes, quien recordó al ministro de Industria que el ICO, no está para acudir al rescate de una empresa privada, y menos mediante la compra de suelo, ya que "el crédito al capital circulante o la inversión inmobiliaria" no se contempla en las líneas de actuación del Instituto de Crédito Oficial.
 
A continuación, Blanco desautorizaba al ministro y señalaba que Vivienda estaba redactando ya el plan que sería aprobado en el pasado consejo de Ministros o en el del próximo viernes. Vivienda, se apresuraba a corregir a Blanco y adelantaba que preparaba la propuesta pero que no estaría lista hasta otoño.
 
Este martes, Solbes insistía en que el Gobierno no puede comparar suelo privado para acudir al rescate de ninguna empresa. Un día después, este jueves, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido la compra de suelo por 300 millones de euros para construir vivienda protegida. Según ha dicho, la operación no tiene "absolutamente nada que ver" con la situación que atraviesan inmobiliarias y promotoras.
 
En la rueda de prensa en la que ha hecho balance de su reunión con Mariano Rajoy, Zapatero ha asegurado que la compra de suelo tiene un objetivo "muy sencillo": agilizar la construcción de vivienda protegida para permitir un acceso más fácil a los ciudadanos. A su juicio, los recursos que se destinarán a esa compra (300 millones) demuestran que la operación no está vinculada a la situación de ninguna inmobiliaria, cuyos problemas financieros superan ampliamente esa cifra.
 
Ha insistido así en que se trata de una medida de política social y ha estimado que la oposición del PP no supone ninguna novedad, ya que ese partido "nunca ha sido muy partidario" de la vivienda protegida. Preguntado por la posibilidad de inyectar liquidez en el sistema financiero, Zapatero se ha mostrado partidario de "dejar funcionar la economía de mercado". Por "responsabilidad y convicción," ha garantizado que el Gobierno no va a hipotecar el futuro de las cuentas públicas. "Sería un error", ha recalcado.
 
Según ha explicado, otros países han tomado medidas en esa dirección y los resultados no han sido los esperados: "Si alguien piensa que el remedio es que el sector público intervenga, los hechos demuestran que no habrá pan para hoy y habrá hambre para mañana". Ha querido dejar claro, sin embargo, que el Ejecutivo es "plenamente consciente" de que la crisis financiera vivida en EEUU ha provocado dificultades para acceder a crédito o liquidez y que muestra "la máxima preocupación" por el futuro del sector inmobiliario.
 
Tras garantizar que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) siempre concede sus créditos "con rigor y seriedad", ha ensalzado la "extraordinaria solidez" del sistema financiero español, el mayor activo, a su juicio, para afrontar la actual situación y salir reforzados de ella. Según ha apuntado, España cuenta con los bancos "más fuertes del mundo", un activo que hay que preservar porque serán un empuje para salir de la crisis.


Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados