Menú

El Gobierno británico barajó el corralito financiero el pasado octubre

Gran Bretaña estuvo a punto de sufrir un corralito financiero el pasado octubre, en caso de que fallara el plen de rescate bancario ideado por el Gobierno de Gordon Brown para salvar de la quiebra a HBOS y RBS.

Los funcionarios de Hacienda y el Banco de Inglaterra trabajaron contrarreloj la semana del pasado 12 de octubre para evitar un corralito financiero en Gran Bretaña. Así, según las fuentes consultadas por el diario The Guardian, la Financial Services Authority FSA; por sus siglas en inglés), equiparable a la CNMV en España, tenía un plan B en caso de que fracasase el rescate de los grandes bancos británicos en quiebra (HSBOS y RBS).

En concreto, las autoridades financieras podrían haber ordenado el cierre de los cajeros automáticos y la retirada de depósitos en ambas entidades. "La FSA sabía que podríamos no haberles permitido [a RBS y HBOS] que abriesen sus puertas el lunes por la mañana sin una solución", según el consejero delegado del regulador, Hector Sants.

En ausencia de un acuerdo para salvar a ambos gigantes financieros, la FSA habría prohibido la retirada de depósitos. Es decir, se habría decretado un corralito financiero parcial en Reino Unido. "HBOS y RBS, no hubieran sobrevivido sin la intervención del Gobierno", advierte Sants, que participó en las negociaciones que tuvieron lugar ese fin de semana de octubre para garantizar que el sistema bancario no se derrumbara.

Temas

0
comentarios
Acceda a los 2 comentarios guardados

Servicios

  • YoQuieroUno
  • Radarbot
  • Hipoteca
  • Masajeador