Menú

¿Se prepara un nuevo tarifazo para abril?

Industria asegura que no subirán los precios a pesar de la decisión de aumentar la parte del recibo que fija el Gobierno.

0

La factura de la luz podría estar a punto de dar un nuevo susto (y grande) a las familias españolas. El Gobierno ha propuesto este lunes subir los peajes de acceso un 12,5% para la mayoría de los hogares.

Esta parte supone aproximadamente la mitad de la factura. La otra mitad viene determinada por el precio de producción de la energía en los mercados mayoristas (lo que se conoce como pool). El problema es que por este lado tampoco parece que habrá alivio: la subida del petróleo tras las revueltas en los países árabes ha disparado los precios en los últimos meses hasta un 20%. Según publica este lunes Expansión, de los 41,1 euros por megavatio/hora de enero se ha pasado a los 49,3 de lo que llevamos de marzo.

Por lo tanto, uniendo la parte que establece el Ejecutivo y la del mercado, puede anticiparse una subida del recibo de hasta un 15%, que se uniría al tarifazo del 10% del pasado enero. Resulta complicado pensar que el Gobierno vaya a arriesgarse a una medida tan impopular apenas un mes antes de las elecciones autonómicas, pero vistos los datos, parece difícil imaginar cómo podría evitarlo.

Industria asegura que no habrá subida

Sin embargo, a pesar de todo lo dicho hasta aquí, Industria ha emitido un comunicado esta tarde asegurando que la factura de la luz no subirá. Cuando todos los medios daban por hecho que habría un fuerte incremento en los precios, el Gobierno ha asegurado que no se producirá este hecho, gracias a que el coste en la subasta será menor que el experimentado en enero. Al parecer, el Ejecutivo confía en que el buen año hídrico haga que el coste de la energía caiga en la subasta de la próxima semana. Y tendría que bajar mucho para compensar la subida anunciada este lunes.

El precio de la luz se fija con estos dos componentes: la parte política (precio de acceso) y la económica (precio de la subasta entre las comercializadoras). Si las dos suben más del 10%, será complicado que el recibo no lo haga en la misma proporción, a no ser que Industria se saque un nuevo conejo de la chistera.

Miguel Sebastián anunció en enero que la intención del Gobierno era dejar congelado el recibo en abril. Pero el déficit de tarifa sigue vivo y creciendo. En 2011, la Ley determina que este concepto no puede incrementarse más allá de los 3.000 millones de euros, por lo que el margen para el Ejecutivo es reducido. En un contexto de precios crecientes de la energía (algo no previsto por Industria a comienzos de año), será muy difícil conseguir que no suba mucho la factura de los hogares a lo largo del ejercicio, por muy impopular que sea la medida.

La decisión de Industria

El Ministerio de Industria ha propuesto subir en abril los peajes de acceso, la parte del recibo de la luz que fija el Gobierno, un 12,5 % para la mayoría de los hogares y pequeños comercios, un 9 % para el resto de los consumidores de baja tensión y un 2 % para los grandes consumidores industriales.

Así se recoge en la propuesta de orden ministerial que Industria ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) por la que se revisan las tarifas de acceso, que retribuyen costes regulados como el transporte, la distribución o las primas a las renovables. Las subidas contempladas en el documento contrastan con la decisión del ministerio que preside Miguel Sebastián de congelarlas en las revisiones de la luz de octubre y diciembre, informa Efe.

Además de cubrir los costes regulados, los peajes sirven para retribuir el llamado déficit tarifario, el desajuste que se produce cuando los ingresos del sistema eléctrico obtenidos vía recibo de la luz no cubren todos los costes que soporta el sistema. El desequilibrio acumulado supera ya los 20.000 millones de euros.

En el caso de la tarifa de último recurso (TUR), a la que pueden acogerse usuarios con potencias inferiores a los 10 kilovatios (hogares y pymes), los peajes representan cerca de la mitad de la tarifa eléctrica, junto a los impuestos y el precio de la energía, que se determina mediante subastas trimestrales. De los 27,1 millones de consumidores con derecho a acogerse a la TUR, sólo 20,1 millones lo han hecho, mientras que 6,9 millones han optado por acudir al mercado libre.

La subasta

Está previsto que el próximo 22 de marzo a las 09.00 horas se celebre la subasta Cesur en la que se fijarán los precios de la energía eléctrica para el segundo trimestre del año. La cantidad a subastar ascenderá a 6.387 megavatios (MW) de potencia, de los que 5.981 corresponderán al producto base y los 406 MW restantes, al producto punta.

La tarifa eléctrica para el periodo abril-junio dependerá fundamentalmente de los peajes de acceso que fije el Gobierno y del resultado que arroje la subasta de energía, que tiene en cuenta la evolución de los precios de las materias primas, entre ellas del petróleo. Sebastián ha recalcado en numerosas ocasiones que la subida del 10 % en enero de la tarifa de último recurso (TUR) fue "excepcional e irrepetible", unas palabras de las que podría arrepentirse en los próximos días.

La propuesta de orden ministerial sostiene que, teniendo en cuenta los costes y los ingresos previstos del sistema eléctrico y, si se cumplen los objetivos de reducir en 4.616 millones los costes del sistema eléctrico en los próximos tres años, el déficit tarifario desaparecerá en 2013.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD