print
SEGÚN EL BANCO DE ESPAÑA

El PIB cayó seis décimas entre el primer y el cuarto trimestre de 2007

La economía española creció el 3,5 por ciento en el cuarto trimestre del año, tres décimas menos que en el trimestre anterior y seis décimas por debajo del crecimiento registrado en el primer trimestre del año, según ha avanzado el Boletín Económico del Banco de España, que achaca esta caída al menor dinamismo de la demanda interna, sobre todo de la inversión residencial. En el conjunto del año, el crecimiento fue del 3,8 por ciento, una décima menos que en 2006.

El FMI reduce la previsión de crecimiento mundial

Noticia publicada el 30-01-2008

LD (Agencias) De confirmarse la estimación del Banco de España, la economía española habría crecido el 4,1 por ciento en el primer trimestre del año, el 4 en el segundo, el 3,8 en el tercero y el 3,5 por ciento en el cuarto, porcentajes que permitirían cumplir la previsión oficial del Gobierno situada en el 3,8 por ciento para el conjunto del ejercicio.
 
 
En su último boletín económico, la autoridad monetaria indica que detrás de la "suave desaceleración" de la actividad en el cuarto trimestre –tres décimas menos que en el trimestre anterior– se encuentran un descenso en el ritmo de aumento de la demanda nacional, hasta una tasa interanual del 3,6 por ciento, y una mejora de la aportación de la demanda exterior neta, que se situó en -0,3 puntos porcentuales.
 
También resalta que se ha iniciado un proceso de desaceleración del crédito concedido a empresas y familias, lo que permite pronosticar, a su juicio, una evolución "más sostenible" del endeudamiento del sector privado.
 
La entidad asegura que la economía española cuenta con "suficientes resortes" para poder afrontar la "previsible desaceleración" en los próximos trimestres, de manera que discurra a través de una "senda gradual". No obstante, advierte de que estas perspectivas están rodeadas de "mayor incertidumbre" que en el pasado, debido al alcance y a la duración que está empezando a mostrar el episodio de turbulencias financieras que afecta a la economía mundial desde el pasado verano.
 
Se frena la demanda interna y la construcción
 
El Banco de España señala que la desaceleración del crecimiento económico en 2007 se debe a una "aminoración del ritmo de crecimiento" de la demanda nacional, que habría crecido medio punto menos que en 2006, y de una "nueva y significativa" corrección de la aportación negativa de la demanda exterior, que se habría situado en -0,7 puntos, por la "notable pujanza" de las exportaciones y la moderación de las importaciones.
 
En concreto, afirma que todos los componentes de la demanda interna experimentaron en 2007 incrementos algo inferiores a los de 2006, con la excepción de la inversión residencial, que mostró una desaceleración "algo más acusada", y de la inversión en bienes de equipo que, en el conjunto del año, intensificó el "ya elevado ritmo de crecimiento" que había registrado el año previo.
 
Así, la "pérdida de dinamismo" en el sector de la construcción, sobre todo, en el componente de construcción residencial, habría empezado a responder a la pérdida de dinamismo de la demanda de vivienda. En el caso de la industria, apunta que la "pérdida gradual" de empuje que se observa podría deberse al propio proceso de desaceleración de la demanda final.
 
La inflación y los impuestos hacen caer la renta disponible
 
El instituto emisor destaca que el empleo mantuvo "altas" tasas de crecimiento, en el entorno del 3 por ciento en el promedio del año, dos décimas menos que en 2006, si bien afirma que exhibió un "perfil de desaceleración" a lo largo del ejercicio, al hilo de la "pérdida de vigor" de la actividad en el sector de la construcción. La productividad, por su parte, habría repuntado a tasas del entorno del 1 por ciento.
 
Para la autoridad monetaria, el repunte de la inflación hasta el 4,2 por ciento en 2007 constituye un "elemento de preocupación" pues, a pesar de deberse a factores, en principio, "temporales", puede terminar generando "efectos permanentes" sobre los procesos de formación de costes y precios.
 
La renta disponible de los hogares recortó "moderadamente" su ritmo de expansión, a pesar del "dinamismo" de las rentas salariales, dado que el elevado crecimiento de la recaudación por impuestos directos, al aumento de los tipos de interés y al repunte de la inflación, que redujo la capacidad adquisitiva de los hogares en los últimos meses del año.



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados