Los madrileños tendrán el IRPF más bajo de toda España

La presidenta electa de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, reducirá un punto lineal el tramo autonómico del IRPF para todos los contribuyentes. Así, los madrileños tendrán el mismo tipo máximo que los navarros, un 44%, mientras que el tipo mínimo se quedará en el 14%, el más bajo de toda España. Además, modificará la ley del suelo para asegurar la transparencia en el urbanismo. Y mientras Aguirre presenta la "segunda modernización" de Madrid, se conoce un nuevo castigo fiscal de Gallardón a los madrileños.

(Libertad Digital) La todavía candidata del PP a presidir el Gobierno madrileño, Esperanza Aguirre, se comprometió durante su intervención en la sesión de investidura de la Asamblea de Madrid, a reducir en un punto lineal el tramo autonómico del IRPF desde la convicción de que la "austeridad" fiscal aumentará la creación de empleo y estimulará la actividad económica.

Aguirre afirmó que esta medida repercutirá en un mayor crecimiento de la recaudación de los impuestos, tal y como "como ha demostrado el PP" durante su gestión. "La mejor manera de incentivar la economía es bajar los impuestos" porque "cuando los gobiernos son austeros las sociedades son prósperas", afirmó la candidata, quien avanzó que "la primera política" que abordará su Gobierno será precisamente la política fiscal, en la que mantendrá la supresión del impuesto de sucesiones entre padres e hijos y entre cónyuges.
 
Su programa de gobierno también incluirá la "posible privatización" de aquellas empresas de titularidad autonómica cuya "pertenencia al sector público no se considere justificado". Igualmente, Aguirre anunció que su Gobierno propondrá la creación del Tribunal de Defensa de la Competencia para perseguir las prácticas empresariales que no respeten la libertad de competencia, así como defender al consumidor.
 
En materia de vivienda, la presidenta electa de la Comunidad de Madrid anunció la creación de una Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio que permita que el desarrollo urbanístico de la región "se supedite" a la protección de su entorno natural. Aguirre manifestó su intención de consensuar con las fuerzas políticas, los agentes inmobiliarios, los sindicatos y las asociaciones de vecinos y consumidores un gran Pacto por el Suelo. Su intención es elaborar un mapa definitivo de suelo calificado para toda la región con el fin de combatir la especulación y evitar que el urbanismo dependa "del lápiz de un cargo público".
 
Otro de los objetivos de Aguirre en el ámbito económico es "impulsar una segunda ola de modernización" de la Comunidad de Madrid, tras la prosperidad que, según destacó, hereda de su predecesor, Alberto Ruiz Gallardón. Así, se prestará especial atención a aquellas políticas que "mejoren la educación, la Formación Profesional, la Investigación y Desarrollo (I+D) y la vida cultural de los madrileños". 
 
Tras recordar que una de las claves "del progreso" en los últimos ocho años ha sido el "magnifico clima" de diálogo y concertación social en la región, Aguirre se comprometió a continuar en esta línea y desde la tribuna lanzó a empresarios y sindicatos su propuesta de articular un Pacto Social que sirva para "fortalecer" el éxito del modelo económico que se aplica en la Comunidad de Madrid.
 
Aguirre, quien se mostró partidaria de desbloquear las listas, reformar las comisiones de investigación y el sistema de escrutinio, finalizó su discurso apelando a la defensa de la Constitución española, en su vigésimo quinto aniversario, contra "el ataque frontal de los nacionalistas vascos". El portavoz popular, Antonio Beteta, calificó el discurso de "moderado, liberal y reformista". Rafael Simancas, portavoz del PSOE, considera que el "conservadurismo y neoliberalismo no son una respuesta válida a los problemas de los ciudadanos". Y Fausto Fernández, de IU, cree que ha sido un discurso "hueco, vacío y muy, muy de derechas".

En Libre Mercado

    Lo más popular