Menú

Obama inicia su plan anticrisis ampliando el rescate bancario a empresas e hipotecados

Timothy Geithner, candidato a secretario del Tesoro de EEUU, reformará el programa de rescate financiero por valor de 700.000 millones de dólares, con el fin de extender la liquidez a consumidores, empresas e hipotecados. Además, creará un "banco malo" para comprar activos "tóxicos".

Brown estudia nacionalizar grandes bancos
0
Timothy Geithner, candidato a secretario del Tesoro de EEUU, reformará el programa de rescate financiero por valor de 700.000 millones de dólares, con el fin de extender la liquidez a consumidores, empresas e hipotecados. Además, creará un "banco malo" para comprar activos "tóxicos".
LD (EFE) La nueva administración del presidente de EEUU, Barack Obama, se ha puesto manos a la obra para combatir la crisis económica y la restricción del crédito que sufre el país. Timothy Geithner, candidato a secretario del Tesoro de EEUU, anunció el miércoles que reformará el programa de rescate financiero por valor de 700.000 millones de dólares. Un plan que se sumará a su plan de estímulo fiscal, por valor superior a los 800.000 millones de dólares.

Ambas iniciativas formarán parte de un plan amplio para estabilizar los bancos, el sector inmobiliario y el mercado de crédito que presentará "en las próximas semanas" el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, según Geithner.

En su primer día como inquilino de la Casa Blanca, Obama se reunió con el director de Economía Nacional, Lawrence Summers, y el titular de la Oficina de Administración y Presupuesto, Peter Orszag.

Debido a la crisis, Obama congeló los sueldos de los funcionarios de la Casa Blanca que cobren más de 100.000 dólares anuales, quienes aún así lo aplaudieron en una ceremonia en la que juraron su nuevo cargo. Mientras, en el Comité de Finanzas del Senado, Geithner expuso las líneas de la política económica que seguirá el nuevo equipo.
 
Geithner reformará el TARP

Como presidente del banco de la Reserva Federal de Nueva York, Geithner fue uno de los gestores principales del programa de rescate financiero (TARP), pero en su comparecencia admitió la validez de las críticas al uso del dinero. "Tenemos que reformar este programa de manera fundamental para garantizar que hay suficiente crédito disponible para sostener la recuperación", dijo ante el Comité de Finanzas de la cámara alta, que debe aprobar su nombramiento.

El Gobierno de George W. Bush usó 350.000 millones de dólares de ese fondo para inyectar capital en los bancos y sostener a la industria del motor, pero ha sido criticado por la falta de transparencia y porque las entidades financieras han usado el dinero para aumentar sus reservas, en lugar de prestar más.

Geithner prometió que si es confirmado como secretario del Tesoro, empleará los 350.000 millones de dólares que quedan en el fondo para ampliar el crédito para los consumidores, las empresas y los propietarios de viviendas, pero no dio detalles de cómo lo hará.

Dijo que una de las opciones es la creación de un llamado "banco malo", una entidad pública que compre los títulos "tóxicos" de los que actualmente no pueden desprenderse los bancos, porque no hay quien los quiera.
 
EEUU creará un "banco malo" para adquirir activos "tóxicos"

Obama comenzó su mandato sin un timonel económico, a raíz de la revelación de que Geithner no pagó parte de sus impuestos durante cuatro años, lo que ha atrasado su confirmación en el Comité de Finanzas y el pleno del Senado.

Como hiciera Barack Obama ayer en su discurso de investidura, Geithner describió de manera dramática la situación de la economía, al hablar de una recesión "grave" en EEUU y el extranjero, y una pérdida "catastrófica" de la confianza en el sistema financiero. En su opinión, en esta coyuntura es necesaria una respuesta decidida, en lugar de medidas "provisionales y paulatinas".

"En una crisis de esta magnitud, el camino más prudente es el camino más enérgico", afirmó Geithner, quien pidió al Congreso que apruebe rápidamente un programa de estímulo económico. Los líderes demócratas de la cámara baja manejan un proyecto de ley que prevé usar 825.000 millones de dólares en dos años para ese fin.

En Libre Mercado

    Servicios