print
“NO CONDICIONARÁ LA FINANCIACIÓN REGIONAL”, DICE

Solbes cede a las exigencias de ERC para publicar las balanzas fiscales de las autonomías

El ministro de Economía ordena la publicación de las balanzas fiscales de las comunidades autónomas antes de que se produzca la investidura del próximo presidente del Gobierno, tal y como solicitó hace apenas un mes Esquerra Republicana. En el fondo de esta decisión está la necesidad de afrontar la reforma del modelo de financiación autonómica tras los comicios.

Noticia publicada el 08-02-2008

LD (M.LL.) El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha anunciado, durante una conferencia sobre la situación de la economía española en Galicia, que el grupo de trabajo designado por su gabinete publicará las balanzas fiscales de las comunidades autónomas (CCAA) con ambas metodologías y con distintas variables, de modo que se obtendrán diversos resultados, después de que el Instituto de Estudios Fiscales haya concluido su trabajo aportando dos metodologías distintas, informa Europa Press.
 
Hace apenas un mes, Esquerra Republicana (ERC) consideró agotado el margen de confianza en José Luis Rodríguez Zapatero y, por ello, exigió a Zapatero, entre otras medidas, la publicación de las balanzas fiscales, así como la presentación de un modelo de financiación para Cataluña, una vez celebradas las elecciones generales, pero antes de abordar su eventual investidura como próximo presidente del Gobierno, en caso de que quiera el voto de los independentistas para su reelección.
 
"En los 25 días que hay entre las elecciones y la investidura, ha de haber algunos temas sobre la mesa de forma muy seria, y no valen las promesas", dijo entonces el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, en una entrevista a EFE, en referencia a la publicación de las balanzas fiscales, entre otros asuntos.
 
El ministro de Economía sostiene que cada tipo de inversión en un determinado territorio "tiene que imputarse por una serie de criterios". En este sentido, puso el ejemplo de un persona que tribute en Cataluña y se vaya a trabajar a Galicia y apuntó que este caso requeriría una "imputación adicional". Asimismo, abogó porque cada comunidad realice sus balanzas fiscales en función de sus presupuestos.
 
Preguntado por la petición del Parlamento catalán de que se publiquen las balanzas fiscales, Solbes ha enfatizado que "no tendría ningún problema" en darlas a conocer, aunque cuestionó su utilidad porque "con las cifras generales ya llega". Además, reafirmó que "si alguien ha avanzado en la transparencia" ha sido el Gobierno socialista y recordó que ya pusieron en marcha un grupo de trabajo para establecer las metodologías de las balanzas.
 
La `publicación de las balanzas fiscales pondrá negro sobre blanco las cuentas públicas, en materia tributaria, existentes entre la Administración Central y las diferentes arcas regionales. La acción del sector público central origina flujos fiscales entre regiones en la medida en que los impuestos y gastos públicos se distribuyen territorialmente.
 
La balanza fiscal recoge estos flujos, propios del modelo de financiación autonómica del Estado, que se  basa en el princicpio de solidaridad interterritorial. Así, el saldo de la balanza fiscal en una región se obtiene como la diferencia entre los beneficios o pagos derivados del gasto que el sector público central realiza en esta región y el volumen de ingresos detraídos de dicha autonomía para financiar el conjunto del gasto público.
 
Cuando en una región los recursos detraídos superan los recursos que se aportan el signo del saldo de los flujos fiscales originados por el Gobierno central es negativo. Mientras que, por el contrario, cuando el volumen de ingresos aportados por una determinada comunidad al sector público central es inferior a los beneficios o pagos que recibe, el saldo de tales flujos fiscales pasa a ser positivo.
 
Madrid, la comunidad que más aporta al modelo de financiación regional
 
La Ejecutiva del Partido Socialista de Cataluña (PSC) aprobó el pasado 4 de febrero su manifiesto electoral, en el que, igualmente, reclaman un nuevo sistema de financiación para Cataluña que consiga “la equiparación progresiva entre los ingresos de la Generalitat y los que proporciona el sistema de concierto”, propio del País Vasco (una de las comunidades más beneficiadas fiscalmente por el modelo vigente, junto a Navarra).
 
Para ello, el PSC consideró que la “publicación de las balanzas fiscales contribuiría a solucionar el problema” del actual sistema de reparto interterritorial, al que calificó de “opaco y sin transparencia”.
 
“Reivindicamos algo que no es ninguna novedad, y es que la publicación de las balanzas fiscales es algo positivo que ayudaría a eliminar la información errónea que se tiene sobre esta materia”, señaló entonces el coordinador de los diputados del PSC en el Congreso y responsable del documento, Dani Fernández, aunque insistió en “diferenciar las herramientas del resultado”.
 
Se trata de una medida polémica, ya que a muchas comunidades autónomas no les interesa su publicación, como al Principado de Asturias o a Andalucía. De hecho, el pasado miércoles, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, afirmó que el sistema de financiación autonómica tiene que ser negociado entre todas las comunidades, rechazando que se tomen como base las balanzas fiscales.
 
El pasado mes de noviembre, la Fundación BBVA publicó el estudio Las balanzas fiscales de las comunidades autónomas con la Administración Pública Central 1991-2005. Dicho informe refleja que el saldo negativo de Cataluña alcanza los 1.094 euros per cápita, seguido muy de cerca por Baleares, con 995 euros por habitante. Sin embargo, por encima de ambas autonomías, la Comunidad de Madrid se alza como el principal contribuyente neto del sistema de solidaridad interterritorial existente en España.
 
En concreto, cada madrileño recibió de la Administración Central una media de 2.300 euros menos de los que aportó al erario público durante el citado periodo de estudio.
 
Madrid se configura, así, como la región que más aporta al conjunto del Estado, con una media de 12.304 millones de euros entre 1991 y 2005, duplicando la contribución de Cataluña (6.934 millones), según este trabajo. Por contra, Andalucía se posiciona como la mayor beneficiaria del sistema, al contar con una balanza fiscal positiva de 10.237 millones de euros, tal y como señala dicho informe. Sus autores emplearon una de las metodologías que están liza entre los expertos en materia tributaria y de financiación regional. En concreto, este trabajo se basa e contraponer cargas y beneficios, en lugar de reflejar tan sólo los flujos monetarios. Es decir, con independencia del lugar de recaudación fiscal.
 
Con tal modelo, Cataluña refleja un saldo negativo del 5,2 por ciento con respecto a su Producto Interior Bruto (PIB), mientras que este índice se eleva hasta el 10,18% en el caso de Madrid. Sin embargo, los nacionalistas catalanes defienden otra metodología, que arroja un déficit fiscal superior al 8 por ciento de su PIB autonómico. De ahí, precisamente, los “sentimientos de agravio” que denuncian tales grupos, tales como ERC y CiU.
 
El anuncio de Solbes de proceder ahora a la publicación de las balanzas fiscales de las autonomías responde, así, a la necesidad de contar con datos oficiales por parte del Gobierno para dilucidar el reparto de la inversión del Estado entre las diferentes comunidades. Y ello, de cara a la reforma del sistema de financiación autonómica que el Ejecutivo pretende llevar a cabo tras las elecciones generales del próximo 9 de marzo.
 



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados