Menú

Pérez-Abellán: "La clave es demostrar que Bretón es el responsable"

El criminólogo Francisco Pérez Abellán ha explicado las claves de la imputación de José Bretón por la muerte de sus hijos, Ruth y José.

esRadio
1

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Pérez Abellán analiza la imputación de José Bretón En Casa de Herrero

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Pérez Abellán analiza la imputación de José Bretón" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Francisco Pérez Abellán ha hablado en esRadio del informe que ha confirmado que los restos de las Quemadillas son humanos y que ha dado la vuelta al caso. Este informe ha permitido imputar a José Bretón por doble asesinato con alevosía y ha provocado el cese de la técnico de la policía científica que confundió los restos.

El criminólogo, colaborador habitual de esta casa, ha señalado que la imputación de José Bretón se debe a que "el juez quería estar completamente seguro de que se trataba de huesos humanos". Ha afirmado que son unos "restos que corresponden a las edades de los niños desaparecidos" y que "uno de los expertos lo pudo ratificar, pudo precisar que se trataba de huesos que pertenecían al menos a un menor de dos años y cuarenta días".

Pérez Abellán ha explicado que es "a partir de ese momento es cuando tiene que cambiar la imputación, que era de detención ilegal, por la de asesinato con alevosía y agravante de parentesco". En este momento "el juez lo que persigue ahora es un doble asesinato en el que se hizo todo lo posible para que los niños no pudieran defenderse de su agresor, de ahí la alevosía y luego el agravante de confiar, naturalmente, en su padre, que es el parentesco".

Sobre la demostración de la culpabilidad de José Bretón, Pérez Abellán, cree que "no va a haber problema". Ha indicado que la dificultad va a residir "a la hora de identificar los cuerpecitos" ya que debido a la alta temperatura del horno en el que se incineraron los cuerpos los restos de ADN han desaparecido y no se podrá "establecer la identidad". Lo único que falta es "poner nombre y apellido a los fallecidos".

Francisco Pérez Abellán opina que "una vez establecido que se trata restos humanos sabemos muchas cosas". El criminólogo ha señalado que una vez que los restos coinciden con los de los desaparecidos y, además, "encontrados en el lugar donde la policía ha buscado una y otra vez desde el principio y que pertenece al imputado de la desaparición" tiene "suficientes pruebas para que el juez lo haya metido en la cárcel y esté esperando el juicio".

Sobre la pena que le será impuesta al imputado, una vez se celebre el juicio, Pérez Abellán ha calculado que "estamos ante un asesinato doble porque son dos niños, con el agravante de parentesco en el que se aplica, me imagino, la parte superior de la pena, por lo que estamos hablando de cuarenta años de cárcel". Ha afirmado que le hecho clave es "que se pueda demostrar que esta persona es el responsable de la desaparición y muerte de los niños y que sea condenado".

Pérez Abellán ha calificado de error grave la identificación de los restos encontrados en la finca en primer lugar y lo ha achacado a "la estructura policial del gobierno anterior que permitía que hubiera personas no cualificadas en casos de tanta importancia". El criminólogo ha destacado que "el error no se debe solo a la perito sino a los supervisores, porque en este caso el peritaje de la policía científica estaba firmado solo por una persona cuando lo habitual es que lo firmen dos técnicos".

"Esto no puede volver a pasar y no debe pasar porque hay que poder luchar contra el crimen desde la ciencia y adquirir los conocimientos de los grandes sabios que tenemos" ha afirmado Pérez Abellán en referencia a los informes del antropólogo vasco Francisco Etxeberria Gabilondo que sirvieron para demostrar que los huesos encontrados eran de los niños.

En cuanto a la destitución de la forense que identificó en primer lugar los huesos y los confundió con los de animales, Francisco Pérez Abellán, ha señalado que "ha sido exagerado" porque el problema está en lo que ha llamado "la policía del dedazo". Según el criminólogo "Rubalcaba hizo una cantidad enorme de nombramientos a dedo por ideología o confianza personal". Ha afirmado que "no se conforma la policía de un país y mucho menos se previene el delito y se lucha contra él". Ya que cree que "hay que poner gente de mérito y en especial en la policía científica" porque es "imposible equivocarse a la hora de distinguir un hueso humano del de un animal".

El criminólogo ha finalizado hablando del presunto asesino de los niños Ruth y José, su padre José Bretón. Ha comentado que "fue tratado de forma equivocada en un primer momento dándole una notoriedad innecesaria que le ha subido el ego". Pérez Abellán a contado que "después de la guerra de Bosnia se le desarrollaron ciertas psicopatías y se convirtió en una persona peligrosa que ha aprendido a hacer un horno para incinerar cuerpos humanos en su jardín, tiene el complejo de Rambo".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco