Menú

Boyero cree que Almodóvar tiene la gracia en "su glúteo"

Nunca agradeceremos lo suficiente a Benedicto XVI su renuncia: es lo único que impide que día tras día todas las portadas sean para Bárcenas.

0

Pero no seamos injustos también hay espacio estos días para la muerte y actos posteriores del Gorila Rojo, como durante tantos años hemos llamado, no podemos decir que con cariño, a Chávez. El enterramiento, o lo que sea, del líder bolivariano es la imagen por ejemplo de El Mundo, con una irredenta bolivariana a la que le ha dado un patatús de la misma emoción. Hay gente ‘pa tó’, como dijo el Gallo.

Sin embargo el titular es, cómo no, para la conversión del caso Bárcenas en caso PP: "Ruz investigará la caja B del PP que controlaba Bárcenas". Tiemblen –y de hecho tiemblan- los cimientos de Génova 13.

En el interior no dejen de leer la demoledora columna de Federico Jiménez Losantos sobre los últimos sucesos de otro caso, el Nóos, ahora con abogado real –de verdad- y Real –del Rey- de por medio: "La ventaja de que Fontao entre en escena es que aclara la naturaleza del tinglado Nóos-Aizoon: una banda de saqueadores de dinero público y privado, en nombre de la Corona. Sin la Corona y sin la infanta nadie le hubiera dado un euro a Urdangarín".

En la portada de El País, por su parte, se puede vivir un fenómeno singular: los "denominados papeles de Bárcenas" se han vuelto a convertir en "los papeles de Bárcenas", gracias a la nueva estrella de la Audiencia Nacional, Ruz, y a que "la policía vincula los papeles de Bárcenas con la trama Gürtel".

La foto, de algo más que un funeral, parece la cola de la panadería un domingo por la mañana o un centro comercial de las afueras en sábado por la tarde, es decir un sitio lleno de chándales, o chándals o como coño se escriba. Hablo, por supuesto, de la capilla ardiente de Chávez.

Pero lo mejor, lo más impactante y lo más definitivo de El País este viernes está en la sección cultural: la crítica inmisericorde, brutal y demoledora de Boyero de la última película de AlmodóvarSinceramente, me reconcilio con el crítico de cine tras una salvajada como la que firma, que va a levantar muchas ampollas, entre otras razones porque dice cosas como que al cineasta "lo que más le interesa es hablar de pollas hasta la extenuación, (...) del supremo placer que se pierden los hombres si los de su género no les han comido los genitales con inigualable arte".

Por lo visto ha presumido Almodóvar de haber hecho "su película más gay", lo que hace a Boyero preguntarse, "arriesgándome a que me lapiden por presunta homofobia (...) ¿Desde cuándo el cine es gay o heterosexual? (...) ¿qué misteriosa relación con la calidad establece que el cine sea homosexual, lésbico o supermachote?".

¿Les parece duro? Pues esperen: "La acreditada gracia del autor –por Almodóvar- en esta ocasión parece no haber nacido de su cerebro, sino de su glúteo". Peor o, al menos, con más mala leche: "No entiendo, hasta que lo explique alguna tesis doctoral, en qué se diferencia este producto de las comedias más cochambrosas de Mariano Ozores". Ahí es ná.

En ABC la portada es para "los cardenales" que "quieren arreglar el gobierno de la Iglesia antes de elegir Papa". Lo mejor, la fotografía de un cardenal que es la viva imagen de un hombre sobrepasado por la hercúlea tarea ante sí: arreglar el gobierno de la Iglesia y luego elegir Papa. Vamos, ni Rajoy arreglando lo de la crisis y lo de Bárcenas a la vez.

Pero si quieren una imagen de impacto no se pierdan la fotografía de la página 7 con Nicolás Maduro, desde este viernes presidente de Venezuela, visitando a un santón hindú que viste un vestido de un imposible color naranja y que es... ¡¡LA VIVA IMAGEN DE GADAFI!! A veces la realidad es insuperable.

En La Razón prefieren llevar a su titular principal el caso Blanco, una muestra más del cariño que siempre ha tenido el periódico de Planeta por el político gallego: "La UDEF halla nuevos indicios para acusar a Blanco de cohecho". La imagen también es para los cardenales, en este caso para dos tocadas cabecitas que están como cuchicheando. Una foto un poco rara.

En el interior llama poderosamente la atención el titular de su editorial: "Puro afán recaudatorio" leo y pienso automáticamente en las nuevas normas de la DGT. ¡Ay mísero de mí! No se refieren a eso sino a la política... de Mas. Igual es que Cataluña es el único lugar de España en el que se cobran impuestos y yo estoy tan liado pagándolos que no me he dado cuenta.

En España

    0
    comentarios

    Servicios