Menú

Rubalcaba, el "acreditado manipulador"

El presidente de Foro Asturias acusó al entonces vicepresidente del Gobierno de usar interesadamente a los mandos policiales.

2

Tal día como hoy, 12 de abril, pero de 2010, Libertad Digital llevaba en su portada la nueva polémica entre el Partido Popular y el Gobierno socialista de Zapatero por el caso Gürtel: "Cascos responde a Rubalcaba y le llama "acreditado manipulador"".

La polémica surgió a raíz de unas declaraciones del exvicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos en las que denunciaba en relación a la investigación de la trama que "hay una camarilla policial dedicada a fabricar pruebas". Y fue más allá al decir que "algunos de los policías que investigan al PP se hicieron famosos falsificando los papeles de Laos", en referencia al caso de Luis Roldán.

El cruce de acusaciones llegó entonces a la primera línea política. La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, hizo suya la siguiente acusación: "Algunos mandos policiales han pretendido manipular seguramente algún informe". Y añadió que "Cuando alguien dice algo tan importante lo que hay que hacer es investigar a aquel que se siente perseguido y manipulado por parte de los mandos de la Policía, lo que no hay que hacer es insultarle".

Estas denuncias no gustaron nada a Alfredo Pérez Rubalcaba que acusó a "algunos dirigentes del PP" de tratar de defender "a sus repugnantes" atacando "a la Policía, a los jueces y fiscales", lo que tachó de "insostenible e impresentable".

La réplica a Rubalcaba se la dio el propio Cascos que sentenció que "el señor Rubalcaba, como acreditado manipulador, utiliza el viejo sistema de confundir la parte por el todo. En este caso concreto intenta confundir a la camarilla policial a las órdenes suyas y a las de la señora Fernández de la Vega, desde hace 20 años, con la Policía española al servicio de todos los españoles, que es lo mismo que confundir los garbanzos negros con los garbanzos".

Tanto en el Gobierno de Felipe González como en el de Zapatero, Rubalcaba ha estado inmerso en los episodios más turbios. El actual secretario general del PSOE usó la tribuna de la Moncloa para negar la existencia de los GAL: "El Gobierno confía en que la acción de la justicia acabe demostrando que la actuación del señor Vera se ha desarrollado siempre de acuerdo con las normas de derecho y por tanto acabe probando su inocencia". En 2003 José Barrionuevo se convirtió en el primer ministro español que ingresaba en prisión para cumplir una condena junto al secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera. Estuvieron acompañados hasta la puerta de la prisión por el expresidente González y los principales dirigentes del PSOE.

Ya bajo el mando de Zapatero y como director de la campaña electoral que llevaría a ZP a la Moncloa, Rubalcaba salió el 13-M, dos días después de los brutales atentados en Madrid, para decir que "los ciudadano españoles se merecen un Gobierno que no les mienta".

Pero era Rubalcaba el que iba a mentir a los españoles tras el atentado de la T-4 en Barajas. Dijo aquello de "¿Qué el proceso se ha roto? Pues bien, evidentemente el proceso se ha roto. ¿Qué el proceso se ha liquidado? Pues bien, evidentemente el proceso se ha liquidado. ¿Qué el proceso se ha acabado? Pues bien, evidentemente el proceso se ha acabado. ETA ha roto, ha liquidado y ha acabado con el proceso de paz". Después supimos que el Gobierno había seguido negociando con la banda terrorista tras ese atentado como reconoció el expresidente Zapatero en una entrevista a Pedro J. Ramírez para El Mundo.

Entre esas negociaciones se enmarca el oscuro y lamentable episodio del bar Faisán. Un chivatazo que evitó la detención del aparato de extorsión de ETA y que el Ejecutivo socialista exhibió como una prueba de voluntad de diálogo en lo que llamaron proceso de paz. No hay que olvidar aquello que dijo Rubalcaba cuando el PP estaba inmerso en una ofensiva sobre el Caso Faisán y el Caso SITEL. Este sistema de escuchas telefónicas del Ministerio del Interior se usó en el Caso Gürtel pero el Partido Popular denunció que se estaban usando fuera del control judicial para realizar tareas de espionaje político. Fue cuando Rubalcaba reconoció que nos escucha a todos: "Veo todo lo que haces y oigo todo lo que dices", dijo en los pasillos del Congreso al diputado del PP Carlos Floriano.

 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios