Menú

Separatistas catalanes por el mundo

Los dirigentes, en su intento por internacionalizar su plan separatista, han logrado no pasar desapercibidos allí donde han viajado.

93
Los dirigentes, en su intento por internacionalizar su plan separatista, han logrado no pasar desapercibidos allí donde han viajado.
Los viajes de los independentistas catalanes

"Cataluña es el país más potente del sur de Europa y vamos a hacerlo saber para que no nos confundan". Esta frase de Artur Mas del 24 de junio del año pasado resumía sus ganas de internacionalizar la voluntad de separarse de España. Así, desde entonces, ha viajado a cualquier país que estimase necesario para granjearse apoyos en su camino hacia la separación.

Y no ha sido el único. Varios altos cargos de la Generalidad de Cataluña han dejado a lo largo de estos años episodios para el recuerdo en sus salidas internacionales. Pero, sobre todo, no han reparado en gastos para llamar la atención en sus visitas.

20 de mayo de 2005. Josep Lluis Carod Rovira levantaba ampollas por el sonado escándalo que protagonizaba junto a Maragall en Jerusalén. La Conferencia Episcopal Española se apresuraba a mostrar su "enérgica protesta" por una foto en la que el presidente de la Generalidad de aquel entonces, Pasqual Maragall, fotografiaba a Carod-Rovira mientras se probaba una corona de espinas "como objeto de bromas y de risas", decía la Conferencia española. Pero las críticas a Carod, no sólo llegaban desde España.

24 de marzo de 2009. Carod Rovira visitó Ecuador. En aquella ocasión, recibió duras críticas -llegaron a llamarle "racista", "hispanófobo" e "imperialista colonialista depredador"- de algunos medios de ese país. En aquel viaje, también donó un millón de euros para apoyar el bilingüismo en la comunidad indígena del país.

17 de agosto de 2009. Poco después de este escándalo, La Razón publicaba que Carod Rovira gastó 40.000 euros en un viaje de 4 días a Israel y Jordania. En esta visita, el republicano -que en aquel entonces dirigía el departamento de "Asuntos Exteriores" de la Generalidad- no cerró ningún acuerdo de colaboración entre Cataluña y ese país.

Enero de 2010. Carod repartió más de 600.000 euros para enseñar catalán en Francia. Entonces era el vicepresidente de la Generaliad de Cataluña.

Unos días después El Mundo publicaba que Carod Rovira volvía a salir al extranjero. Esta vez un viaje oficial a Senegal donde anunció la creación de un consulado honorario de este país africano en Barcelona. A algunos les sorprendió está iniciativa ya que, en la capital catalana, ya existía un consulado de Senegal.

3 de noviembre de 2012. Su sucesor, en asuntos de viajes, fue Artur Mas. Su primer viaje sonado fue a la capital de Rusia en noviembre de 2012. El presidente de la Generalidad se alojó en una suite Ambassador del lujoso hotel Radisson Royal de Moscú. El precio de dicha habitación ascendía a los 64.000 rublos, es decir, 1.600 euros por noche. Además, el presidente de la Generalidad no viajaba sólo. Se hizo acompañar de un nutrido grupo de colaboradores: los consejeros de Empresa y Ocupación, diez altos cargos del Gobierno catalán, su fotógrafo oficial, el director general del gabinete de Relaciones Externas y Protocolo de la Generalidad, el director de la oficina del presidente catalán y su director de comunicación. También acudieron la subdirectora general de Relaciones Exteriores de la Generalidad, el director del Incasol, el delegado de la Generalidad en las Tierras del Ebro o la directora general de Turismo de la Generalidad. Todo un séquito.

3 Junio de 2013 fue sonado el plantón del Gobierno francés a Mas. El presidente de la Generalidad viajó a París para vender su proyecto separatista, tenía concertada una cita con Jean-Yves Le Drian, ministro de Defensa galo. El Gobierno francés alegó "razones de agenda" de Jean-Yves Le Drian para justificar la cancelación de la cena que se iba a celebrar entre ambos políticos.

Pese al poco éxito cosechado en sus anteriores viajes, Mas no desistió en sus pretensiones separatistas y en 2013 emprendió una nueva gira por las mismas instituciones comunitarias que ya le habían recordado, en el año anterior, que una Cataluña sin España no tenía su sitio en la Unión Europea.

Tres viajes fracasados a Bruselas en un año, ya que no modificó el guión. Además, Artur Mas no logró ser recibido al más alto nivel y tuvo que reconocer ante la prensa que veía sus pretensiones "con preocupación".

12 de noviembre de 2013. Hace tan sólo unos días, ABC daba a conocer que Mas viajó muy bien acompañado a Israel. El presidente de la Generalidad destacó por algo más que su afán de reconocimiento a su programa independentista. No sólo no logró ningún tipo de adhesión a sus pretensiones políticas, sino que el erario público asumió el pago del viaje de un séquito de 60 personas y un hotel de 400 euros la noche.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios