Menú

El 14% de los empleados del Tribunal de Cuentas son parientes

Varios altos cargos del Tribunal de Cuentas tienen numerosos familiares en la institución. Los dos últimos presidentes acumulan 17 allegados.

Libertad Digital
18
Varios altos cargos del Tribunal de Cuentas tienen numerosos familiares en la institución. Los dos últimos presidentes acumulan 17 allegados.
Fotografía del pórtico del Tribunal de Cuentas | Flickr cc José Javier Martín Espartosa

La endogamia comienza a ser endémica en el Tribunal de Cuentas. El organismo encargado de fiscalizar las cuentas de los partidos políticos y los organismos públicos cuenta con una plantilla de unos 700 empleados de los que cerca de 100 son familiares de altos y ex altos cargos de la institución y de sus representantes sindicales.

Así lo relata el diario El País, quien publica una investigación en la que destaca que el 14% de la plantilla tiene vínculos familiares dentro de la institución y cerca del 10% son allegados de medios y altos cargos.

Según el diario de Prisa, tanto el presidente, Ramón Álvarez Miranda, como los responsables del comité de empresa o los consejeros y políticos tienen entre la plantilla del tribunal "esposas, cuñados, concuñadas, primos carnales, hermanos, sobrinos, hijos, nueras, yernos e incluso amigos de la infancia. También hay parejas sentimentales y hermanas de éstas".

En cualquier caso, El País destaca que un portavoz del organismo fiscalizador dice que todos los empleados del Tribunal de Cuentas han accedido a su puesto de trabajo después de pasar una "oposición libre y abierta". Actualmente, los tribunales opositores, que cuentan con cinco miembros, la mayoría pertenecen a la propia institución (tres de los cinco son altos cargos y representantes sindicales del organismo). Además, son los miembros del propio Tribunal los que deciden las preguntas de la oposición. Por este motivo algunas voces dentro de la institución -siempre según El País- están proponiendo que cambie el sistema de elección del jurado de las oposiciones y elaboración de las preguntas.

El diario de Prisa destaca un ejemplo, el hijo del expresidente del Congreso y ex Defensor del Pueblo, Fernando Álvarez Miranda, es el presidente del Tribunal de Cuentas. Así, llama la atención que su concuñada, Cristina Querarto Iborra y uno de sus sobrinos, José Manuel García Soriano, sean hoy empleados de la institución. El segundo de a bordo, Javier Madina Guijarro (PP) tiene a su hermano Enrique Madina, a su hermana María Consuelo y a su esposa María del Carmen, además de una pariente lejana de su mujer, María Pérez Michaus. Madina se habría defendido diciendo que tanto sus hermanos como su mujer accedieron en 2003 al puesto, antes de que él fuese consejero.

Llama la atención también el caso del que fuera durante años presidente del comité de empresa del Tribunal de Cuentas, Julio Ronda. Julio Ronda, cuya máxima graduación académica es el graduado escolar, es ahora jefe de equipo en el Tribunal de Cuentas. Además, cuenta como compañeros de trabajo con su exmujer, su actual pareja y su nuera. También su cuñada, su sobrino, otro sobrino y un amigo de la infancia. También trabaja en el Tribunal un hijo que tuvo con su primera esposa. Es curioso el caso de su segunda esposa, que comenzó de limpiadora en el Ministerio de Defensa y es ahora jefe de Equipo con un sueldo superior a los 3.000 euros al mes, según detalla El País.

El relevo de Ronda al frente del comité de empresa fue Alberto Otero. Su padre, Manuel Otero, fue jefe de Mantenimiento. Alberto Otero tiene ahora en el tribunal a su hermana, a su hermano, a su excuñado, Miguel Ángel Moncada Peñaranda; a otro cuñado, Francisco Javier Hernández Trapero, y a su primo Ginés Gómez Nieto.

Tal y como destaca el rotativo de Prisa sus fuentes destacan que "aquí se sabe quién es el padrino de cada cual; lo raro es que haya alguien con padrino desconocido".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios