Menú

Sánchez promete una "remontada": "Hoy es un mal día para el PP"

Cinco votos nulos y 136 en blanco. La nueva dirección sale elegida por el 86,19%, según anunció la presidenta del Congreso, Susana Díaz.

181
Cinco votos nulos y 136 en blanco. La nueva dirección sale elegida por el 86,19%, según anunció la presidenta del Congreso, Susana Díaz.

Con cinco votos nulos, 136 en blanco, y el 86,19%, de los 1.036 delegados del congreso extraordinario del PSOE ha pasado el nuevo secretario general, Pedro Sánchez, su primera prueba política ante los suyos: la ratificación de la nueva dirección que este lunes desembarcará en Ferraz,70 y que, según su líder, se caracteriza por cuatro palabras: "Hay una integración, renovación, unidad y fortaleza, y eso se va a ver en las votaciones".

Votación que anunciaba la presidenta del Congreso, Susana Díaz, la voz más idónea para proclamar a Pedro Sánchez nuevo líder del PSOE, quien puso el colofón a este cónclave con un extenso discurso político. Una hora de intervención al más puro estilo Obama, sin papeles, y leyendo de un tele pronter propuesto por sus asesores, en la que proclamó el inicio de la "remontada" del PSOE. "Hoy es un mal día para el PP. Es un pésimo día para los que quieren un PSOE débil porque de este congreso salimos ¡más fuertes y más unidos!".

Sánchez dijo estar "convencido" de que se producirá una "remontada" socialista "en los próximos meses y años" que le acabará llevando al Palacio de La Moncloa al que se refirió por su encuentro este lunes con Mariano Rajoy. "Es la primera vez que voy a La Moncloa", dijo provocando las risas de los presentes y las suyas: "¡Qué ganas tenéis!". Y concluyó su discurso con una intervención en la que apeló al felipismo y al zapaterismo para que el PSOE vuelva a gobernar en España. "Aquí estamos en pie, en marcha, levantándonos. Somos los sucesores del partido más importante de España. Estamos de nuevo en pie. ¡Lo hicimos dos veces y lo vamos a volver a hacerlo una tercera vez!", dijo en referencia a Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

"Hoy es un mal día para la derecha española para aquellos que quieren imponernos su moral y erosionar el estado del bienestar. Es un mal día para los de los sobres llenos y las conciencias vacías. Los que se envuelven en la bandera de España y se llevan el dinero a paraísos fiscales. Para los que necesitan decir que todos somos iguales para sentirse diferentes. Es un pésimo día para los que quieren un PSOE débil porque de este congreso salimos más fuertes".

A Rajoy, un "no rotundo"

Sobre la reunión del próximo lunes en La Moncloa, Sánchez aseguró que le dará un primer "claro y rotundo no" a la propuesta del Gobierno para la elección directa de los alcaldes y ha denunciado el "indecente pucherazo" de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha por la reforma del estatuto regional y su ley electoral.

En esta línea avisó a Mariano Rajoy que "si quiere regeneración democrática, debe empezar a asumir responsabilidades por la trama Gürtel. Aunque sea en diferido, que las asuma. Si quiere regeneración democrática, que coja la escoba y empiece a limpiar su casa".

Jordi Pujol, un "hipócrita"

Sobre la corrupción catalana, Sánchez animó a los catalanes a que, en lugar de irse de España, "se liberen del paro y la corrupción, porque hay mucha en Cataluña". Y sin aludir directamente a la confesión del ex presidente catalán Jordi Pujol de tener cuentas irregulares en Suiza, sí calificó como "hipócrita el patriotismo de quien, cuando tiene que elegir entre patria y patrimonio, elige patrimonio y se lo lleva a un paraíso fiscal de al lado".

Reiteró su voluntad de que "no me temblará el pulso para echar a ningún corrupto del partido socialista".

Respaldo al PSC

El nuevo líder quiso respaldar también al también recién elegido primer secretario del PSC, Miquel Iceta, postura que elogió por considerar que "a los socialistas catalanes no se les llena la boca de patria, pero hacen patria todos los días".. Dijo estar "convencido y persuadido de que al otro lado del Ebro, hay muchos socialistas españoles orgullosos de que en un momento de enorme tensión y fractura social, los únicos que han levantado la bandera de la concordia y de la convivencia han sido los hermanos socialistas catalanes".

Hizo extensivo su respaldo a la postura mantenido hasta ahora por los salientes Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro en sus respectivas direcciones con la cuestión catalana y reiteró que la vía federalista en una reforma de la Constitución "es la vía de todos y la única que garantiza la unión de los pueblos de España".

Compromisos

En el capítulo de compromisos, un clásico, derogar el Concordato con la Santa Sede (propuesta ya de Rubalcaba en el programa electoral y en el 38 Congreso del PSOE), si bien los socialistas "no somos anticlericales", pero "no queremos tutelaje de nadie sino libertad".

Muchos anuncios hubo en clave de regeneración democrática, capítulo en el que se comprometió a que el PSOE publicará trimestralmente las cuentas del partido y que los cargos orgánicos tendrán que informar siempre de su patrimonio. "Nadie debe avergonzarse de su patrimonio por muy grande que sea. Nadie podrá tener responsabilidad orgánica sin hacer publico su patrimonio".

Se comprometió a mayor rendición de cuentas y transparencia y a impulsar que en el Tribunal de Cuentas no haya representantes de los partidos políticos porque "el órgano que fiscaliza a los partidos políticos no puede ser nombrado por políticos".

En el capítulo de las promesas, derogar la reforma laboral, la del aborto, un plan de empleo juvenil y la integración de la población inmigrante en las listas del PSOE.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios