Menú

El PSC vuelve al redil de los partidos separatistas

Miquel Iceta, primer secretario de los socialistas, acepta la "invitación" para participar en los preparativos de la consulta y ofrece su apoyo a CDC.

(Barcelona)
74

En menos de un mes, los socialistas en Cataluña han pasado de oponerse al proceso separatista a participar en la redacción de la ley de consultas que se pretende aprobar a mediados de septiembre en el parlamento regional. También tienen previsto, según confirmó este jueves Miquel Iceta, el sustituto de Pere Navarro en la primera secretaría del PSC, participar en la reunión convocada por la vicepresidenta del gobierno catalán, la democristiana Joana Ortega, en la que los partidos del frente independentista comenzarán a preparar la consulta del 9 de noviembre.

El pronunciado giro de Iceta pone fin a una etapa en la que el PSC se alineó junto al PP y Ciudadanos en defensa de la legalidad y de la permanencia de Cataluña en España. La presión del sector nacionalista del partido y la traición de los alcaldes que le habrían promocionado a la dirección fueron determinantes para el abandono de Navarro y la vuelta del partido a los postulados separatistas que abrazara en la época del tripartito.

En la remoción de Navarro, Iceta se presentó entonces el hombre puente entre las bases socialistas, marcadamente no nacionalistas, y los cuadros intermedios y dirigentes del partido, que siempre han supeditado los intereses de la formación a las directrices nacionalistas marcadas antes por CiU y ahora por ERC. Sin embargo, en las pocas semanas que lleva al frente del partido el balance es muy favorable a los considerados críticos en el poco tiempo en el que Navarro dirigió el PSC.

El gesto de aceptar la "invitación" de Ortega para consensuar discurso y estrategia, así como para informar a los grupos del estado de los preparativos del referéndum supone el abandono definitivo de la equidistancia entre constitucionalistas y separatistas y el regreso del PSC al redil del "catalanismo transversal". El paso dado por Iceta supone además un inesperado apoyo para Convergència, que a colación del caso Pujol está en sus horas más bajas.

El cambio de estrategia de los socialistas comandados por Iceta podría permitir a Mas desembarazarse del abrazo de Esquerra, ganar tiempo y recuperar la opción de la "sociovergencia", una alianza por la que el empresariado catalán ha mostrado siempre su predilección. Por su parte, Iceta ha declarado que pretende explicar en la reunión que la ley de consultas no puede servir para plantear una pregunta como la pactada por los separatistas: "Una ley de consultas poulares no refrendarias no puede servir para hacer la pregunta propia de un referéndum. Una cosa tan de sentido común, en fin, creo que no haría falta repetirlo demasiado para que todo el mundo lo entendiese", declaró el nuevo líder del PSC.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios