Menú

La prensa 'seria' despelleja a Pedro Sánchez

El líder del PSOE encuentra defensores entre los columnistas más jóvenes.

0

El Mundo está escandalizado por la irrupción de Pedro Sánchez en la conocida como telebasura y lleva el asunto a su portada. "El PSOE dice que Sánchez irá 'dónde esté la gente'". Pero ahí no queda la cosa. "Defiende que asista a programas como Sálvame en su estrategia para llegar a un público 'que no sigue la política'". ¿Y desde cuándo esa gente tiene derecho a vivir? Esto se merece un editorial, qué digo, el principal editorial de cualquier periódico serio. Porque "hasta qué niveles" pueden caer "algunos políticos en su desesperada búsqueda del voto". ¡Hasta a llegar a pedírselo a Belén Esteban! "La banalización de la actividad política no había conocido ejemplos tan preocupantes como ahora". "El flamante secretario general del PSOE quiso convertirse el miércoles en el protagonista de Sálvame, uno de los programas con más audiencia de la televisión española", menudo mequetrefe. Pedro Sánchez "se hace un flaco favor a sí mismo y a su partido participando en este tipo de espacios en los que priman la simplicidad y el maniqueísmo, la consigna y el comentariio de fácil aplauso". Pero si seguro que los millones de personas que lo ven ni siquiera saben lo que significa maniqueísmo. Es más, lo mismo piensan que "consigna" son las taquillas de las estaciones de tren para guardar las maletas. "La telebasura no es el mejor lugar para un político". Y no se trata, de "abrir una vieja controversia académica sobre si el medio es el mensaje", -agradecidos, Casimiro, no nos vaya a dar dolor de cabeza- pero es que "hay formatos televisivos no aptos para la reflexión y el debate políticos", asevera el director de El Mundo. Ni tampoco se trata de "elitismos", no vaya usted a pensar mal, qué va, es que "hay que delimitar cuál es el espacio en el que nuestra clase política tiene que ofrecer sus propuestas de gestión pública a los españoles". Por ejemplo en la prensa escrita, que es el mejor modo de asegurarse de que no se entere ni el tato. Porque yendo a esos programuchos, los políticos no se dirigen a "ciudadanos que ejercen su derecho a la información", sino a "espectadores que buscan entretenimiento". Gentuza, sin seso ni conocimiento, vaya. "Además de en el Parlamento la política debe hacerse en los espacios de los medios destinados a ese fin. Lo otro es confundir ciudadanos con espectadores". ¿Mande? ¿Los espectadores no votan?

No contento con este editorial impagable, también dedica a Pedro Sánchez su "Nos cuentan que...". Dice que ayer en el Congreso fue uno de los protagonistas de los "cotilleos" en los pasillos. ¿Cotilleos en ese sitio tan serio? Eso no está bien Casimiro, en el Congreso hay que disertar, deliberar, controvertir, pero nunca cotillear. "Algunos le ven ya en el programa Cuarto Milenio desvelando misterios del PSOE y captando votos en el más allá". Unas porteras, es lo que son.

A Victoria Prego también hay que acercarle las sales, esperaba de Pedro un "proyecto intelectual, una suma de ideas" no esto, y encima para hablar de toros. "Habrá perdido con su comentario tantos votos como crea haber ganado con su golpe de efecto", con lo que sale lo comido por servido. Si quiere, dice Prego sin citarlo expresamente, que vaya a Gran Hermano o "debates donde unos se gritan a otros" pero entonces "tendría que banalizar su mensaje hasta el límite de lo barato. Y así no seria fácil que los españoles que se interesan por las ideas contenidas en su programa tengan en cuenta sus propuestas". Los españoles que se interesan por las ideas.... Pedro, pide sitio en Gran Hermano.

El periódico ha abierto un debate sobre el tema y a la línea oficial del periódico le han salido disidentes. Manuel Jabois dice que "no me parece a mí que vaya a devaluarse un político por llamar a un sitio y hacer campaña, y desde luego mejor hacerla donde esté un Matamoros que donde un Revilla, extremista del dígame qué quiere escuchar,señora. A Sánchez le espera trabajo para darse a conocer y ha empezado por donde todos se conocen". Y Luis Arroyo, un consultor de comunicación, anima a Pedro Sánchez, pese a la opinión de los que "mean colonia". "Si el PSOE y Sánchez quieren que la gente le oiga y le crea, está bien que vaya donde la gente está y le hable de tú a tú", gente "tan respetable como mi madre o la tuya, que seguro que también ve el programa de vez en cuando...".

En ABC es Ignacio Camacho el encargado de hacerle un traje a Sánchez. O una crítica constructiva, que diría él. Dice que un tal MacLuhan "murió sin alcanzar a saber hasta qué punto el crecimiento de la aldea global acabaría elevando al paroxismo su doctrina sobre los medios y los mensajes". Pobre, ¿y le conocías mucho? Pero dejó un discípulo, Postman, que ya adelantó lo de Pedro Sánchez en Sálvame. Que la televisión iba a "imponer un sistema de comunciación hueca, volátil y agitada en la que la banalidad se retroalimenta en un bucle sin fin". "Los viejos conceptos de la política, la credibilidad, el prestigio, la solvencia, están en horas bajas". Dicho esto se pone en plan viborona. "Sánchez recolecta espectadores antes que votantes e irrumpe para ello en mitad de turbulentas discusiones sobre amores de silicona". Por cierto, Ignacio, ¿por qué sabes de qué va el programa? "Si la audacia tiene éxito, el sucesor de Rubalcaba tal vez aparezca cualquier noche en Tu cara me suena". Ves, esta parte de tu columna se ha entendido mucho mejor que la primera.

David Gistau defiende a Sánchez. "Un líder político no se degrada por llamar al teléfono de un programa del corazón ni por hablar con Jorge Javier Vázquez. Los viejos socialistas -y algunos más, Gistau, algunos más- tal vez sientan nostalgia de cuando, si su secretario general iba a la tele, era para hablar de libros con Bernard Pivot en Apostrophes, y además en francés. Pero esta nueva hornada que viene arremangada e incurre enseguida en el tuteo se ha propueto llevar su verdad a los estratos más primarios del electorado para salvarlos del populismo. O sea, que es precisamente en el hábitat de la televisión donde Pedro Sánchez se juega su futuro. Sánchez va a Sálvame como antaño se iba al mercado". Ah, y por cierto, discrepa totalemente de lo de los toros. Ya sabes, Pedro, a por el voto de Gistau.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD