Menú

Las mil y una explicaciones de Javier Ayuso para desmentir al 'pequeño Nicolás'

El exdirector de Comunicación de la Casa del Rey dice que el joven pícaro mezcla "mentiras y medias verdades" y lo tilda de "caradura".

Libertad Digital
11
El exdirector de Comunicación de la Casa del Rey dice que el joven pícaro mezcla "mentiras y medias verdades" y lo tilda de "caradura".
Imagen en la que Nicolás saludó a Felipe VI | Facebook

El ex director de Comunicación de la Casa del Rey, Javier Ayuso, ha escrito en El País un artículo titulado "Historia de un caradura", en el que trata de desmontar al pequeño Nicolás, quien este fin de semana afirmó en El Mundo y en Telecinco que trabajó para el CNI, el Gobierno y la Casa Real.

El relato de Ayuso arranca en agosto, cuando recibió una llamada del máximo ejecutivo de la empresa Alsa, Jorge Cosmen. Este le contó que "había estado comiendo en Ribadeo con un personaje raro". Francisco Nicolás apareció por las calles de la localidad gallega con un "cortejo de tres coches y alguna moto de escolta". El joven dijo que acudiría el rey Felipe VI; finalmente, solo comieron él y Cosmen. "Yo le dije que no sabía quién era ese niño y que todo sonaba a un enorme cuento. Lo mismo le dijo María Pico, directora de gabinete de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría", escribe el autor.

En ese mismo mes, María Pico recibió "otras llamadas desde Sotogrande con actuaciones similares" y, poco después, Francisco Nicolás "hizo otra aparición estelar" en el balcón del Ayuntamiento de Pinto, en el homenaje al ciclista Alberto Contador. Ahí se presentó como "el Marqués de Togores y ayudante de la Oficina de la Vicepresidencia del Gobierno".

Entonces, Pico llamó al "impostor" por teléfono y le preguntó si trabajaba para la Vicepresidencia: "Él dudó, titubeó, farfulló un sí, y enseguida preguntó quién estaba al otro lado de la línea. Cuando María se identificó y le advirtió de que lo que estaba haciendo era un delito, Nicolás reculó y empezó a explicar que solo tenía 20 años y que él nunca había suplantado ninguna identidad".

Después, Ayuso recuerda la denuncia por estafa de Javier Martínez de la Hiruela y la detención del pequeño Nicolás. Tras mencionar las recientes entrevistas del pícaro, el autor dice que este, "mediante mentiras y medias verdades", pretende involucrar a las instituciones "que utilizó en sus correrías": la Casa del Rey, Moncloa y el CNI, quienes han negado cualquier colaboración con este personaje.

¿Cómo actuaba el pequeño Nicolás? Durante años, se formó una imagen de personaje bien relacionado, "desde los jóvenes de FAES hasta el sector empresarial, pasando por la administración municipal de Madrid". "El siguiente paso -continúa Ayuso- era hacer de mediador entre alguien que tenía un problema y otro que se lo podía solucionar. Y ahí jugaba un papel su labia, su caradura. Fue capaz de pedir dinero a los abogados de Jordi Pujol, o de Javier de la Rosa para conseguir acabar con la investigación o un indulto".

Finalmente, Ayuso se refiere al chalé de El Viso en donde Nicolás celebraba todo tipo de reuniones y fiestas haciéndolas pasar por "Relaciones Institucionales", y al abogado Juan Antonio Untoria Agustín, "propietario de la empresa Pristina S.L., coronel en la reserva del Ejército de Tierra, abogado del querellante a Nicolás que luego retiró la denuncia, y encausado, procesado, juzgado y condenado por la Operación Troika por blanqueo de dinero de la mafia rusa".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios