Menú

Toxo niega su ayuda a Cáritas

CCOO pasó de no colaborar con Cáritas a compararla con la mafia.

2
CCOO pasó de no colaborar con Cáritas a compararla con la mafia.

Tal día como hoy, 12 de marzo, pero de 2012, Libertad Digital contaba en su portada la anécdota que contó Jorge González Guadalix, párroco de la parroquia Beata María Ana de Mogas de Madrid.

Recordó que el pasado mes de noviembre decenas de voluntarios realizaron la Operación Kilo destinada a recoger alimentos para luego repartirlos entre las personas necesitadas. La generosidad de la gente sorprendió a todos al recoger en tan sólo un fin de semana dos mil kilos de alimentos.

Pero el hecho curioso llegó cuando el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, apareció por una de las zonas en las que Cáritas tenía un puesto en la calle, concretamente en el barrio en el que Toxo posee un ático.

En ese momento dos voluntarios de Cáritas le explicaron la campaña de recogida de alimentos, le dieron un folleto informativo y le invitaron a colaborar. Sin embargo, el líder sindical cogió el papel, se lo metió en el bolsillo, y sin ni siquiera abrir la boca se fue rápidamente. Así entró al supermercado, hizo la compra y cuando salió se negó a participar en esta campaña caritativa. "Todavía estamos esperando que aporte algo", indicó el párroco.

No resulta tan extraño este comportamiento si atendemos a lo expresado meses más tarde por el secretario provincial de CCOO en Córdoba. Rafael Rodríguez comparó a Cáritas con la mafia por abrir un economato en el barrio de Las Margaritas para 200 personas. Según el sindicalista, la actividad de Cáritas iba orientada a conseguir adeptos y la comparó con la "protección" de la mafia y los Hermanos Musulmanes.

Lo cierto es que el centro abierto por Cáritas distribuiría productos básicos a los necesitados que dispondrían de una tarjeta para combatir los fraudes y sólo pagarían el 20 por ciento del precio de los productos, quedando el resto a cargo de la organización humanitaria católica.

Sin embargo, Rafael Rodríguez aseguró que lo que hacía Cáritas es discriminar: "Discriminación en función de las creencias que se puedan tener, al menos esto es lo que yo vi en los medios, y esto pues, ya hemos visto como este tipo de situaciones se han utilizado por los Hermanos Musulmanes o por la mafia en un caso o en otro, es decir, atender a las personas necesitadas para hacerlas adictas o adeptas".

Aunque el líder sindical afirmó que la apertura del economato "no me parece mal", luego calificó de "vuelta al pasado" el que las familias necesitadas tuvieran que depender del párroco de Las Margaritas para poder comprar en el economato. Además, abundó en que la iniciativa de la ONG católica conllevaba una “dinámica tremenda” en la que se puede discriminar a las personas en función de su credo religioso para acceder o no a los servicios del economato de Cáritas dedicado a proveer alimentos y productos básico a quien no puede pagarlos en supermercados y tiendas al uso.

La respuesta de Cáritas y el Obispado fue la de emitir un comunicado rechazando las palabras del secretario general de CCOO de Córdoba. En él decían que en ninguno de los trámites que se efectuaban con las familias que reclamaban su ayuda servían para preguntarles por la fe que profesaban y que tampoco se condicionaba prestar la colaboración a que las familias "soliciten su adhesión a la Iglesia Católica".

El comunicado señalaba que la Iglesia realizaba una labor social "a manera de una ONG" por medio de Cáritas y puntualizaba que todas las personas en situación de exclusión social o precariedad tenían las puertas abiertas de la organización: "Expresamos nuestro más profundo dolor en nombre de todos los voluntarios de Cáritas por comparar esta organización caritativa con una criminal como la mafia".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios