Menú

El ‘lozanoleaks’ desata la batalla final en UPyD

Su entorno denuncia la "parcialidad" de Rosa Díez para favorecer la candidatura de sus próximos

5
El ‘lozanoleaks’ desata la batalla final en UPyD
Rosa Díez, en su escaño. | EFE

Las comunicaciones privadas –unas por correos personales y otras por cuentas propiedad de UPyD- entre varios críticos de Rosa Díez, durante la crisis que en el primer semestre de 2015 ha puesto al partido magenta al borde de la desaparición, han roto las pocas costuras que le quedaban sin descomponer. Entre los críticos que se comunicaban, poniendo en común su descontento con la dirección y su estrategia para el futuro del partido, destacaban el antiguo líder en Asturias Ignacio Prendes, hoy diputado de Ciudadanos en el Principado y la diputada en el Congreso Irene Lozano, aspirante a la presidencia del partido en el Congreso extraordinario que se celebrará el próximo 11 de julio.

En dichas comunicaciones, desveladas en su día por Público e Infolibre, se vislumbraba una estrategia para, a través de la plataforma Encuentro, que aunaba a militantes de UPyD y de Ciudadanos partidarios de la unión que se frustró el pasado otoño, refundar el partido. Ahora, como adelantaba este lunes El Mundo, Lozano y otros dirigentes importantes, como el ex miembro del Consejo de Dirección Rodrigo Tena, han presentado un recurso a la Comisión de Garantías en el que acusan a Rosa Díez de haber orquestado una estrategia de filtración selectiva de esas comunicaciones incurriendo, afirman, en delitos atentatorios contra la intimidad de las personas afectadas.

Para Lozano, UPyD no se puede amparar en que era la titular de algunas de las cuentas espiadas, pues, como subraya el escrito: "Ni Ignacio Prendes era un empleado de UPyD sujeto a lo dispuesto en el art. 20 del Estatuto de los Trabajadores ("Dirección y control de la actividad laboral") Ni menos aún el resto de los autores de los correos interceptados y publicados".

Por todo ello, se solicita la suspensión de Díez y el resto de miembro del Consejo de Dirección, lo que obligaría a nombrar una gestora para conducir el partido hasta el Congreso del 11 de julio. Consideran que la actual dirección está llevando a cabo una "política de acoso" contra Lozano y los afiliados que firman con ella el escrito y que por ello no es imparcial para moderar el cónclave, al que Díez ya ha anunciado que no concurrirá, aunque sí podría hacerlo alguno de sus próximos como Andrés Herzog. Algo, esto último, que avala alguien muy próximo a Lozano: "Esté o no Rosa, no hay duda de que los suyos: Andrés, Carlos Martínez Gorriarán, Gorka Maneiro o Maite Pagazaurtundua integrarán la candidatura oficialista". Este mismo lunes por la tarde la actual dirección de la formación magenta ofrece una rueda de prensa para salir al paso de estas acusaciones.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios