Menú

Rajoy lanza una jauría mediática para humillar a Rivera: "Arrepentidos los quiere el Señor"

El PP intenta doblar el espinazo a C's con la excusa de Murcia. Pedro desata el pánico y Rajoy habla catalán en la intimidad.

0
El PP intenta doblar el espinazo a C's con la excusa de Murcia. Pedro desata el pánico y Rajoy habla catalán en la intimidad.
Pedro Antonio Sánchez | EFE

El Mundo dice que "los barones cargan contra Pedro Sánchez por 'rojo'". "Partidarios de Susana Díaz y Patxi López lo acusan de acercarse a Podemos". ¿Pero tienen pruebas para semejante acusación o es una sensación? Ah, que lo ha dicho el propio Pedro. Cuánta perspicacia en el PSOE. Murcia se vuelve protagonista de la actualidad nacional. "Ciudadanos, reacio a respaldar una moción de censura en Murcia". "Rivera considera ahora que los políticos imputados no deberían dimitir hasta que no vayan al banquillo", dice Raúl Piña. Mariano Alonso refuta esta información en Libertad Digital y asegura que "Ciudadanos no da su brazo a torcer" y exige la renuncia del presidente murciano ipso facto. Me inclino por creer a Mariano, porque le conozco y conozco el medio en el que trabaja. Y es que ahora resulta que el problema no está en que un señor presidente de una comunidad firme y jure en televisión dimitir si le imputan y cuando le imputan dice que no le sale de las narices cumplir lo prometido, que sólo lo hizo para lograr el poder y que si en C's son unos panolis es problema suyo. Qué país. Y qué prensa. Santiago González dispara contra Rivera, no contra Pedro Antonio Sánchez. "A mi Ciudadanos me gusta, especialmente cuando rectifica", dice sin sonrojo. Y se lanza a criticar las "varias posiciones" que ha tenido Ciudadanos respecto a cómo combatir la corrupción –con lo simple que es, oye, sobre todo cuando afecta al PP– en lugar de exigir a un tío que cumpla la palabra dada. O que hubiera cerrado el pico. "Arrepentidos los quiere el Señor", dice con gracejo Santiago en relación al partido de Rivera. Porque "la vinculación de la responsabilidad política a la mera investigación judicial es en sí mismo un elemento de corrupción de la política, que hace tabla rasa de la presunción de inocencia y convierte a la justicia en un instrumento para la acción de los partidos contra sus adversarios, o, aún peor, favorece la aparición de agentes espurios como Manos Limpias". Ni Rafael Hernando lo hubiera dicho mejor.

Federico Jiménez Losantos pregunta a Pedro Sánchez "cuántas naciones" hay en España. Recuerda las veces que el socialista reconvertido en podemita ha cambiado de opinión, especialmente a "aquel Snchz del mitin en Barcelona con una gigantesca bandera española" que ahora quiere "abolir el artículo 2 de la Constitución". "Ya que Snchz está en el secreto de la plurinacionalidad ¿puede decirnos cuántas y qué naciones somos?" Raúl del Pozo dice que en el PSOE están acojonados con Pedro, que "es un tipo duro de rebanar", pero que la culpa de todo es de la Gestora. "Echaron a Sánchez y se olvidaron de la máxima de Maquiavelo que aconseja dejar al enemigo en un estado que le haga imposible vengarse". Pues sólo se me ocurre matarlo o echarlo del partido, la verdad. Igual que Lucía Méndez ve a Sánchez "seguro, ha madurado políticamente mucho en los últimos meses", incluso "tiene un relato". Bueno, ha tenido tantos relatos este hombre que vete tú a saber si este último es el definitivo.

De la portada de El País apenas se puede rascar nada, así que me voy a por las pequeñeces de las que editorializa. "El caso Auditorio deja tocado el pacto entre Rajoy y Rivera". Cebrián se pone melindres para no mojarse. "Pulso Ciudadanos-PP". No, majo, el pulso es del PP a Ciudadanos, a ver si tienen arrojos para hacerles cumplir lo que prometen o les vuelven a doblar el espinazo. "El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, se resiste a dimitir pese a estar imputado , lo cual es justamente la condición pactada entre el PP y Ciudadanos (…) No hay duda de que el pulso va más allá de un problema regional. El partido de Rivera ha hecho de la regeneración de la vida pública una de sus principales señas de identidad", pero el PP "se resiste" con uñas y dientes a dejar el poder por nimiedades como la corrupción, es que no pueden, es superior a ellos. "Permitir que el socio más grande le condicione o le marque lo que tiene que hacer puede pasarle una factura política decisiva a Rivera". Más que decisiva, se juega su existencia. "El PP tiene que responder a lo pactado de un modo más leal que el despectivo modo utilizado ayer por su portavoz parlamentario, Rafael Hernando". Hombre, eso sí que es pedirle peras al olmo, para eso tendrían que cambiar de portavoz parlamentario. "Los pactos hay que cumplirlos". Y las promesas hechas ante micrófonos a bombo y platillo, más. Por las buenas o por las malas.

ABC cuenta que "Zapatero da oxígeno al Maduro mas autócrata". ¿Se ha hecho Zapatero ciudadano venezolano? ¿Se ha separado de Sonsoles y se ha ido a vivir con Maduro? Si ayer no hacía Bieito Rubido ningún caso a Pedro Sánchez hoy reacciona al darse cuenta del peligro. "Será el candidato menos idóneo y más sectario de todos los que se presenten" porque quiere "radicalizar el PSOE hasta convertirlo en la referencia de la extrema izquierda". "Ha caído" –algunos lo llaman madurar– "en el radicalismo más rancio y está poniendo al PSOE en la tesitura de sufrir un auténtico cisma (…) Su discurso de ultraizquierda, unido al victimismo puede fortalecerle". ¿Y si su venganza consiste precisamente en cargarse a su propio partido y entregárselo a Pablo Iglesias para que haga con él lo que con IU?, es decir, convertir al PSOE en el siervo de Podemos. Sería la venganza más vengativa de la historia. Lo de Murcia es una auténtica vergüenza. "Cs busca ganar tiempo para no votar con Podemos una moción de censura en Murcia". "El conflicto en torno a la imputación del presidente de la Región de Murcia empieza a colocar a Ciudadanos en una complicada situación". "Todos los partidos critican a Rivera al tramitar su ley anticorrupción". Nada sobre el presidente bocazas y embustero. Solo Ignacio Camacho se atreve a ir al meollo de la cuestión. "El presidente de Murcia y el PP ya sabían las condiciones cuando firmaron el acuerdo". Pedro Antonio Sánchez "incluso le dio relieve verbal al requisito", así que "no cabe a posteriori el derecho al pataleo. Dirigente y partido dieron el visto bueno a la estipulación como contrapartida del poder, y les toca hacer frente al compromiso de llevarla a efecto". Alguien con un poco de sentido común en ABC.

La Razón... en fin, tampoco se esperaba nada de La Razón. "Rivera rebajó su ley estrella anticorrupción 15 días después de su pacto con el PP". Marhuenda disfruta como un sádico en un editorial en el que acusa de "incoherencia" a Ciudadanos. Como supongo que no esperan un ápice de raciocinio no les aburro mucho. Lanza un rollo sobre "derechos consagrados en la Constitución", sobre "indicios delictivos", sobre el "principio elemental de precaución", bla, bla, bla. Ya saben que Marhuenda es doctor en Derecho, no se cansa de repetirlo en el programa de Ferreras. De lo que el de Murcia firmó y prometió ni hablamos. Eso sí, queda claro lo que vale la palabra de un dirigente del PP.

La Vanguardia al fin despeja si sí o si no. Que sí. "Rajoy y Puigdemont se vieron en la Moncloa el 11 de enero". El editorial lo celebra, aunque no pasó nada. "El mandatario popular pidió al líder catalán que fuera a la Conferencia de Presidentes", qué te cuesta, Carles, hombre. El otro dijo que no es no. Y como Rajoy ya está acostumbrado a esta respuesta, pues no insistió. De donde no hay no se puede sacar.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia