Menú

La insoportable "normalidad" de la mala gestión de la Junta: Metro de Granada, diez años de retraso

Numerosas infraestructuras han sufrido demoras inexplicables durante años.

0

Una más de las escandalosas deficiencias de la gestión que la Junta de Andalucía hace de los recursos y los tiempos. Acaba de anunciarse, por ejemplo, una Ley de Formación Profesional anunciada en 2014 que ha tardado tres años en elaborarse. Pero pocos asuntos superan al Metro de Granada en una discutible gestión. Diez años hace desde que se anunció su arranque constructor en 2007, nada menos. Esta vez el PSOE no ha tenido más remedio que pedir perdón a los ciudadanos de Granada, Armilla, Albolote y Maracena, los municipios afectados por la asombrosa dilación.

La primera vez que se anunció su puesta en funcionamiento fue en 2010 y la última, hace unos meses, en mayo de 2017. Pero no se trata de cientos de kilómetros de metro alrededor de la ciudad sino de sólo 16 kilómetros. Las discrepancias políticas municipios-Junta de Andalucía, los impagos y la excusa de la crisis han servido de argumentos que hacen "natural" una demora de diez años.

Finalmente, el próximo jueves los granadinos de la capital y parte del cinturón urbano que la rodea podrán, a fin, subirse al Metro y transitar de otra manera por la más importante zona urbana de la provincia.

No ha sido el único retraso, sino que puede decirse sin miedo a error que los retrasos en la construcción de infraestructuras ha sido la norma en el comportamiento de la Junta de Andalucía a lo largo de su historia desde 1986, fecha en la que se proyectó la autovía A-92 que unió inicialmente Sevilla y Granada y que ha tardado muchos años en llegar a los extremos del territorio andaluz.

La autovía Jerez Los Barrios, arteria esencial para los productos y viajeros que van de Algeciras a Sevilla y de ahí, a Madrid, el resto de España y a Europa, fue comenzada en 1990 de cuando se recuerda la primera partida de la Junta, pero no fue hasta más allá del año 2004 cuando se dio por terminada.

Pero los retrasos en la puesta en marcha de infraestructuras, de los que hasta ahora ningún partido ha hecho una recopilación detallada, afectan desde la construcción de depuradoras a diferentes servicios e instalaciones sanitarias, desde vías férreas y ferrocarriles internos de la región a variantes y conexiones a las principales arterias viarias, desde el Metro de Málaga al Metro de Sevilla, desde retrasos en infraestructuras educativas a las desaladoras prometidas tras la retirada del Plan Hidrológico Nacional.

En España

    0
    comentarios

    Servicios