Menú

Laínez y otras agresiones violentas de la izquierda radical

El 84% de las agresiones por motivos políticos entre  2007 y 2011 fueron cometidas por radicales de ultraizquierda, según Víctor Pérez Velasco.

0

El asesinato de Víctor Laínez es uno de los casos más graves de delito por motivo de odio ideológico que se han producido en los últimos años en España, pero lo cierto es que en los últimos años se han sucedido varios episodios de hispanofobia que se traducen en agresiones a ciudadanos protagonizadas en su mayor parte por grupos radicales de ultraizquierda.

Sucedió en junio del año pasado, en la Meridiana de Barcelona a la altura de la parada de metro de Fabra i Puig. Dos jóvenes que se encontraban en un stand informado sobre las pantallas gigantes que se iban a instalar en la Ciudad Condal para seguir los partidos de la Eurocopa dentro de la campaña "Barcelona con la Selección", fueron agredidas por un grupo de personas que las insultaron y las golpearon. Según la denuncia, los independentistas radicales les dieron puñetazos, patadas, tirones de pelo, le robaron el bolso a una de ellas y les destrozaron el stand.

hqdefault.jpg

Apoyar a la selección española de fútbol puede resultar muy peligroso. Es el caso de un joven que recibió un navajazo en Pamplona por llevar la camiseta de España. Sucedió en el año 2010 durante las fiestas de San Fermin. El joven iba con varios amigos a una plaza para ver las semifinales del Mundial cuando los agresores les llamaron "españoles de mierda" y uno de ellos clavó al joven una navaja bajo la axila izquierda alcanzándole el pulmón.

Las manifestaciones son otro caldo de cultivo de agresiones hispanófobas. El 12 de octubre de 2012, un padre se dirigía con sus hijos hacia la manifestación antiseparatista en Barcelona y atravesó por la Plaza Universidad de Barcelona donde se reunía un centenar de personas de extrema izquierda. Los radicales intentaron arrebatarle la bandera de España y le insultaron. El hombre se resistió. Finalmente los Mossos tuvieron que intervenir para evitar que fuese agredido e incluso se llevaron en brazos a la hija, una niña pequeña que lloraba sin entender qué le estaba sucediendo a su padre.

hqdefault.jpg

"Me da asco esa bandera que llevas, facha de mierda". Fue lo que escuchó un joven de Gijón que vestía una camiseta con los colores de la bandera de España antes de que uno de los radicales se abalanzase sobre él y la emprendiese a puñetazos. La agresión tuvo lugar el pasado 16 de junio, poco antes de las 2 de la madrugada en un conocido pub del Muelle deportivo de Gijón. El acusado, sin antecedentes, fue puesto en libertad con cargos por un delito de lesiones y otro de odio ideológico.

Una semana antes, un joven de 18 años recibió una paliza en el centro de Madrid por vestir un polo con la bandera de España en las mangas. El chaval y dos amigas se cruzaron con cuatro jóvenes de ultraizquierda en el barrio de Malasaña. Los radicales le insultaron y el joven contestó: "Lo que pasa es que estoy orgulloso de ser español". En ese momento, comenzaron a golpearle.

El 84% de las 330 agresiones por razones políticas producidas entre los años 2007 y 2011 fueron cometidas por miembros de grupos radicales de extrema izquierda, según los datos recopilados en el libro Prendiendo la mecha. Violencia política en la España actual, de Víctor Pérez Velasco.

Según declaraciones del autor en el programa Sin Complejos de esRadio, las abrumadoras cifras se deben a que las ideologías extremas, en este caso de ultraizquierda, padecen una "dimensión revolucionaria" que justifica "usar la agresividad", junto con un "papel mesiánico" que autoriza a "destruir para poder salvar" y en tercer lugar, a un "relativismo moral" que justifica cualquier acción debido al "fin emancipador" de la sociedad que ellos mismos se otorgan.

Todavía no se han publicado las estadísticas de delitos de odio por motivos ideológicos producidos en el año 2017, pero según el informe del Ministerio del Interior, el año pasado se produjeron 259 incidentes relacionados con la ideología, de los cuales apenas se esclareció la mitad. La comunidad autónoma más afectada por este tipo de delitos de odio fue Cataluña (65 casos), seguida del País Vasco (39), la Comunidad de Madrid (26), Murcia (18) y la Comunidad Valenciana (18).

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios