Menú

El Bigotes y Crespo acusan a Camps de la financiación ilegal del PP valenciano

Quienes fueran lugartenientes de Correa en Gürtel sostienen que la formación contrató actos que no pudo pagar y recurrió a vías ilegales.

0
Pablo Crespo comparece ante el Tribunal | EFE

"Cuando le digo a Ricardo Costa que es una barbaridad el cobro de la deuda del PP mediante los empresarios, llama a la persona a la que se lo consultaba todo. Francisco Camps. Le dijo que, si lo quería, lo cobraba así o si no nada". Sin titubeos ni gestos dubitativos y con un discurso sólido, Álvaro Pérez, al que todos conocen como El Bigotes, ha señalado al expresidente de la Generalidad valenciana como el ideólogo e impulsor del sistema de financiación ilegal de la formación a nivel autonómico. Tres horas de comparecencia en las que ha despejado punto por punto las incógnitas del procedimiento y que encierran a Camps –que declarará como testigo porque ni siquiera ha estado imputado en la causa– y a los cincos exaltos cargos populares que se enfrentan hasta a siete años y cuatro meses de cárcel en esta pieza separada del caso Gürtel.

El Bigotes, hombre enlace en Valencia, y antes Pablo Crespo, el número dos de Francisco Correa, han apuntalado la versión del "jefe" yendo un paso más allá. Crespo ha dibujado el panorama con la narración de una reunión: "Pérez me pidió que asistiera a un encuentro con Ricardo Costa –exsecretario general del PP valenciano– donde ante la presión que ejercimos para cobrar por los actos de campaña realizados nos dijo que no tenían dinero para pagarnos. Nos pidió que facturásemos a determinados empresarios. No me gustaba, de alguna forma intenté negarme, pero me dijo que no había otra solución. Me dijo que era hacerlo así o no cobrar. Llamé al Correa y finalmente aceptamos hacerlo así porque la otra solución era el concurso de acreedores".

Álvaro Pérez ha retratado a "Paco Camps" cuando su testimonio ha viajado a ese mismo encuentro. Fue su interlocutor en el PP valenciano, la persona que quiso contratar sus servicios y se convirtió en el principal cliente de Orange Market –la marca de las empresas de Correa en Valencia–. Me llamaban sin antelación por actos en las sedes y elaboraba un presupuesto escrupuloso. Llegué allí con contactos porque con Correa en Madrid íbamos viajando por toda España y trabajábamos con muchos PPs. Ahora se rasgan las vestiduras, pero muchos querían trabajar con nosotros". Correa, susurrando por detrás: "Todos". El Bigotes: "Sí, todos querían trabajar con nosotros".

El Bigotes, especialmente lúcido durante el interrogatorio, ha cuestionado el hecho de que el Partido Popular no se siente en el banquillo como responsable a título lucrativo de los delitos. Sobre los nueve empresarios que confesaron y eludirán la cárcel a cambio de una multa de dos millones de euros, Pérez ha criticado que nadie preguntara qué agradecían cuando, por orden de Camps, "soltaban la mandanga", es decir, pagaban a Orange Market para saldar la deuda que contrajo la formación por los actos de campaña. Ha deslizado la posibilidad de que respondiera a comisiones por adjudicación de obra pública.

Pablo Crespo

Quien fuera secretario de organización del PP gallego trabajó después como consejero delegado de tres empresas de Correa. Supervisaba la gestión de costes de todas las sociedades del grupo: "La base del negocio de los eventos son los costes de contratación de proveedores. Eso determinaba el precio final: teníamos una gran estructura de costes, de las mejores del sector". De acuerdo con la confesión de Pablo Crespo ante el Tribunal de la Audiencia Nacional, el Partido Popular valenciano pagó en negro los actos de campaña de 2007 y 2008 a las empresas de la trama Gürtel. Sufragó una parte con dinero propio en B y la otra mediante empresarios externos. Ha añadido que Correa destinó todo el dinero no declarado a su llamada caja B.

Como previa de la confesión de El Bigotes, Crespo ha adelantado que Pérez tenía relación con la cúpula del PP valenciano al completo. Ha mencionado a Camps y a la senadora Adela Pedrosa; a "todos los miembros de la dirección y presidentes provinciales"; además de acusados como Costa y el exportavoz en las Cortes Vicente Rambla. Todos ellos se habrían encargado de los gastos en campaña, que se multiplicaban "por 1.5 o por 2" porque las encuestas causaban frenesí en las últimas semanas y solicitaban más acciones".

"Si afirmara que hemos girado facturas falsas por trabajos no realizados estaría como poco siendo temerario porque no lo sé". En la misma línea, Perez ha mantenido después que desde que llegó a Orange Market nunca se cobró por ningún acto incompleto. "Todas las facturas giradas a los empresarios corresponden con deuda que tenía el Partido Popular". Crespo "recogía el dinero en efectivo en un paquete de Álvaro Pérez y se lo entregaba a Correa".

El número dos de Gürtel ha reconocido el fraude a Hacienda en facturas no declaradas. También que recibieron una cifra cercana a los 100.000 euros con un cheque del grupo parlamentario del PP en las Cortes Valencianas. "No declaramos los cobros del PP valenciano probablemente por un olvido. Sé que hubo un problema por una llamada de atención del Tribunal de Cuentas que decía que faltaban facturas del gasto electoral del PP. Dije que si no se había hecho lo enviaran inmediatamente. Como esa noticia había salido, si a una persona normal le preocupa a un partido político le pone de los nervios. Yo sé que Álvaro Pérez hizo esfuerzos por explicar que había sido un olvido".

"Al señor Costa le planteé que la fórmula de pago en negro no me parecía la más conveniente. No podía imponerle una forma de pago porque era nuestro mejor cliente y nos debía dinero. No creo que fuera la fórmula que más gustara tampoco a Ricardo Costa, pero parecía que él tampoco tenía otra opción. El monto de la deuda en aquella cuestión era cercano al millón de euros". Crespo ha negado rotundamente que pagasen comisiones a los políticos valencianos.

Álvaro Pérez, el Bigotes

"Hoy les voy a contar mucho más de lo que les he contado en otras ocasiones". El hombre de Correa en Valencia empezaba el interrogatorio con una promesa que ha cumplido con creces. Principal damnificado: "Paco Camps". "Entablé una relación con él a raíz de organizar la campaña que le hizo presidente de la Generalidad. Fue el motivo por el que me fui a Valencia". En este punto, el Bigotes ha recordado que conserva la tarjeta de empleado para entrar siempre que quisiera en la sede del PP nacional en la calle Génova de Madrid.

"Paco Camps me pidió que organizara las campañas electorales de 2007 –autonómicas y municipales– y 2008 –generales–. Ha inculpado también a Juan Cotino, director general de la Policía con Aznar y expresdiente de las Cortes Valencianas: "Para cobrar había que hablar con él".

La recta final de su interrogatorio ha adquirido tono humorístico. Se refería a Enrique Ortiz, expresidente del Hércules CF, imputado en el caso Brugal y uno de los empresarios pagadores que han alcanzado un acuerdo con la Fiscalía a cambio de la confesión, como "el de las magdalenas", por su apellido, "que se hacía el remolón a la hora de pagar. Era un escurridizo de narices".

"Hay una señora a la que se cargaron a disgustos que es Rita Barberá que dijo que nadie aguantaba 24 horas a pinchazos. Hablo muy claro, no les he mentido absolutamente nada nunca. Hoy venía con el propósito de no callarme nada como he hecho otras veces". A raíz de una pregunta de las acusaciones, ha dicho que "si hablo del Papa –de la visita a Valencia en 2006 que se investiga en otra pieza separada– entonces es el tercer testamento".

Entre las risas de los presentes en la sala y los gestos afirmativos de Correa, Álvaro Pérez ha terminado bromeando con el abogado del Estado, el mismo que interrogó a Cristiano por el supuesto fraude fiscal: "Conmigo ha estado muy serio, a Ronaldo hasta le ofreció agua". La sesión continuará el próximo miércoles 24 a las 10.30H en la sede de la Audiencia Nacional de Génova. Allí se celebrarán también las sesiones del jueves y viernes y el juicio regresará a su calendario y emplazamiento habituales en febrero en San Fernando.

Correa, Crespo y Pérez quedan dispensados de acudir a las próximas sesiones.

¿Acuerdo con la Fiscalía?

La Fiscalía Anticorrupción era reticente a la firma de un acuerdo de conformidad por confesión con Crespo y Pérez. Han reconocido que Orange Market recibió 3,4 millones de euros en dinero negro del PP valenciano por actos de campaña electoral y relatado la historia con detalles.

El Ministerio Público ponderará esta revelación, que se podría traducir en una rebaja de los 22 y 27 años de cárcel que se juegan, respectivamente, aunque en cualquier caso reflejará ese movimiento en su escrito de conclusiones.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco