Menú
Hablemos de futuro

Guía para mejorar el ahorro familiar

Hay muchos gestos cotidianos y herramientas para que ahorrar sea más fácil, también en familia. 

0
Hay muchos gestos cotidianos y herramientas para que ahorrar sea más fácil, también en familia. 
Internet, una ayuda para el ahorro familiar | Unsplash/Alexander Dummer

Según cálculos del Instituto Nacional de Estadística, hasta un 30% de la población podría asumir un gasto extra sin preocupaciones, algo que indica que pese al mito, los españoles saben que hay posibilidades de ahorro si se optimizan los ingresos y que muchos ciudadanos son capaces de organizarse y guardar recursos para cualquier imprevisto.

En la actualidad, la tasa de ahorro se sitúa en torno al 6 % de la renta disponible. Tras la crisis, que potenció el ahorro, el consumo ha subido y la población ha perdido el miedo al gasto, pero pese al mayor optimismo económico no hay por qué abandonar esta buena costumbre. Hay muchos gestos cotidianos y herramientas que nos lo pueden hacer más fácil.

Quiero ahorrar, ¿por dónde empiezo?

Cada grupo de población tiene sus necesidades propias. No es lo mismo una familia con hijos e hipoteca que una persona mayor que vive de una pensión pero tiene la vivienda pagada. Las realidades y prioridades son diferentes, pero hay planteamientos de inicio que se pueden aplicar a cualquier colectivo.

Presupuesto familiar

Para empezar a ahorrar, primero hay que saber con precisión del dinero con que se cuenta para pasar el mes. Este debe ser siempre el punto de partida. A partir de aquí, es preciso elaborar un listado con los gastos distribuidos por partidas: vivienda (alquiler o hipoteca), suministros, impuestos, alimentación, higiene, transporte y ocio. Las familias con hijos tendrían que añadir también los gastos relacionados con la educación.

Una plantilla con ingresos y gastos permitirá tener un mapa general de la economía doméstica y localizar las partidas en las que se invierte más dinero. Por lo general, la vivienda es la que se lleva la mayor parte del presupuesto y aquí es difícil aplicar la tijera. Lo mismo ocurre con los impuestos, pero hay partidas en las que sí se puede trabajar, como son la alimentación, los suministros y el ocio.

Fijarse un objetivo

Si queremos ahorrar, es muy recomendable fijarse un objetivo donde quede reflejado el plazo y la cantidad que se desea alcanzar. Es una forma de marcarse un reto y adquirir un compromiso.

Ser constantes e implicar a toda la familia

La cantidad de ahorro fijada mes a mes debería ser constante y considerarse un gasto más, para no caer en la tentación de gastar más de lo que queremos. También es muy importante que todos los miembros de la unidad familiar se comprometan con el objetivo, desde los mayores hasta los niños.

Un recorte clave: la cesta de la compra

La alimentación es un punto en el que se puede incidir de forma muy directa. Con unos sencillos consejos, podemos sacarle mucho partido al presupuesto y reducir el gasto.

  • Haz una lista de la compra y cíñete a ella.

  • Procura llevar el dinero justo. Si pagas con tarjeta, seguro que comprarás de más. Intenta al menos llevar en la cabeza un presupuesto.

  • Compara precios en distintos establecimientos.

  • No vayas a comprar con hambre. Está demostrado que ir hambriento al supermercado induce a una compra compulsiva.

  • No vayas a comprar con los niños. Los pequeños siempre piden y si no quieres salirte del presupuesto es mejor dejarlos en casa.

  • Busca productos con formato familiar: suelen salir a cuenta.

  • Cuidado con el 3x2. Las ofertas de este tipo están muy bien si realmente vas a consumir lo que adquieres. Si no es así, la compra puede resultarte cara.

  • Compra a granel: el envasado suele repercutir en el precio.

  • Ojo con las etiquetas: busca siempre la letra pequeña y compara el precio por unidad o por medida (un litro, un kilo…) A veces los envases parecen mayores de lo que son.

  • Apuesta por las marcas blancas: durante la crisis, se disparó el consumo de las denominadas marcas blancas y fue por una razón: al consumidor le empezó a compensar el ahorro que suponía alejarse de las marcas de siempre y apostar por las marcas del súper. La tendencia se ha consolidado y el motivo es lo que se nota a final de mes. Prueba en algunos productos y comprueba si te compensa el cambio. El resultado puede ser espectacular: una compra básica de un litro de aceite, seis litros de leche, ocho yogures naturales, un paquete de pañales y 16 cápsulas de café puede costar 42,34 euros si optamos por marcas como Carbonell, Central Lechera Asturiana, Danone, Dodot o Dolce Gusto o 28,12 euros si elegimos marcas de El Corte Inglés, Carrefour, Mercadona o Lidl. Catorce euros de diferencia que pueden multiplicarse si los aplicamos a la compra de todo un mes.

La ayuda de internet en la compra y en las facturas

Según un estudio de la CNMC, el número de personas que prefieren realizar la compra a través de Internet se ha incrementado considerablemente en los últimos años: en 2016 se gastaron más de 24.185 millones de euros, lo que supuso un 20,8% más que el año anterior. Los factores principales que motivaron a los consumidores a realizar la compra online fueron el ahorro en tiempo, un mayor control del gasto, la posibilidad de poder aprovechar un mayor número de ofertas y evitar cargar con las bolsas de la compra.

Las cadenas de supermercados son conocedoras de esta tendencia y, por este motivo, apuestan por la compra online e incentivan al consumidor a través de ofertas exclusivas que hacen que la compra a través de internet sea más económica.

Si todavía eres reticente a la hora de comprar por Internet, el ahorro puede que sea el factor que termine de animarte siguiendo estos consejos:

  • Lleva a cabo comparativas entre diferentes supermercados online: dado al crecimiento del sector, todas las principales cadenas de supermercados tienen su propia web, así que es más fácil que nunca comparar precios. Además, algunas marcas permiten vender directamente al consumidor, sin intermediarios, abaratando costes. Búscalas.

  • Aprovecha las ofertas. Con el fin de captar el mayor número de clientes, los supermercados realizan ofertas exclusivas para la compra en Internet. Gigantes como Amazon o El Corte Inglés están constantemente renovando sus ofertas, que duran un tiempo limitado y que permiten, si estás atento, conseguir grandes descuentos.

  • Rebajas desde casa: las posibilidades se multiplican en periodo de rebajas. Internet permite esperar unos días y comprar a un menor precio nuestra ropa sin necesidad de buscarla en la tienda. Como en el sector de alimentación, las ofertas se renuevan. Y, también en Internet, sigue la máxima de comprar siempre en rebajas prendas básicas y de "fondo de armario" y dejar para el resto del año los caprichos.

No olvides que internet también puede ayudarte en otros ámbitos: reducir la factura de teléfono o de los seguros es más fácil si buceas en la red en busca de ofertas u optas por los muchos comparadores que hay disponibles de forma gratuita. Estate pendiente de las promociones y revisa las webs de vez en cuando.

La cuesta de septiembre

Los que tienen niños saben que septiembre es un mes aún más temido que agosto. El motivo, la vuelta al cole. Según la OCU, el desembolso puede alcanzar hasta 500 euros por niño entre libros de texto, material escolar y uniformes. La factura en libros oscila entre 131 euros en Educación Infantil y los 300 euros que pueden costar los libros de bachillerato. Por eso, es fundamental intentar ahorrar también en este aspecto:

- Tenlo en mente desde unos meses antes: comprar ropa fuera de temporada puede abaratar mucho la factura de prendas básicas como deportivas, calcetines o polos.

- Compra por internet: también aquí, la ventaja de comparar precios es clave. Ten muy claro el listado para evitar confusiones y bucea por distintos comercios. Muchos centros ofrecen la posibilidad de comprarlos en el colegio, algo que evita errores pero que también puede aumentar la factura. Si te decantas por una papelería tradicional puede que acabes pagando un 24% más, según la OCU, aunque tendrás menos problemas si hay algún error con los manuales.

- Apuesta por la segunda mano: en algunos centros hay "bancos" de libros de segunda mano. Aprovéchalo y de paso anima a tu hijo a cuidar sus libros para que otros también puedan utilizarlos.

- Ahorra en material escolar: es habitual que librerías, hipermercados y grandes superficies ofrezcan un 10 o un 15% del importe de los libros en material escolar. Utilízalo con ojo: aquí también hay marcas blancas y las diferencias entre un cuaderno ilustrado con los dibujos de moda y uno normal pueden ser enormes.

Ahorrar dinero en energía… y en las facturas

Plantear medidas de ahorro energético es doblemente ventajoso: por un lado, ajusta el presupuesto, y en segundo lugar contribuye a reducir la contaminación. El sentido común y poner un poco de atención a ofertas y a la letra pequeña pueden ayudarnos:

  • Estudia las ofertas de las compañías eléctricas: las tarifas de luz con discriminación horaria permiten ahorrar en determinadas franjas.

  • Apaga luces y aparatos cuando no los estés utilizando: la función standby sigue consumiendo energía. También los cargadores, aunque no haya ningún móvil o tableta conectado.

  • Utiliza el agua fría en la lavadora: por lo general, es más que suficiente para acabar con las manchas.

  • Pásate a los electrodomésticos de bajo consumo: comprar aparatos eficientes es una garantía de ahorro a largo plazo.

  • Cambia las bombillas tradicionales por LED o de bajo consumo, ya que ahorran un 80% de energía y son más duraderas.

  • Rentabiliza al máximo la calefacción y el aire acondicionado: no dejes las persianas subidas en los meses de más calor ni tampoco apagues los radiadores de las habitaciones que no uses, porque tener una habitación helada en tu casa puede salirte más caro que una temperatura uniforme. Los termostatos pueden ser tus aliados para controlar que la temperatura no es demasiado alta en invierno ni demasiado baja en verano así como para programarlos por la noche y evitar olvidos.

Los niños también pueden ahorrar

Inculcar la cultura del ahorro en los más pequeños servirá para que aprendan a valorar el dinero y reconozcan el esfuerzo de los padres para mantener la economía familiar. Un pequeño gesto diario, como apagar un interruptor o cerrar el grifo del agua, cumplirá una valiosa función educativa.

Otra estrategia interesante es otorgar al niño un pequeño presupuesto para que aprenda a administrárselo a su manera y a animarle a ahorrar una parte, en una hucha o en una cuenta bancaria. Hay algunas destinadas específicamente a ellos, como la cuenta 1,2,3 Mini del Santander.

El ahorro en la tercera edad

Los ingresos pueden verse mermados en la jubilación, por lo que conviene anticiparse al momento y adoptar medidas de ahorro con anticipación. Los asesores financieros recomiendan evitar endeudarse e intentar liquidar préstamos antes de los 65 años. Una vez llegado el momento de la jubilación, es más necesario que nunca ajustarse a un presupuesto, porque si bien los mayores españoles suelen tener el principal gasto mensual, el de la vivienda, resuelto, otras facturas, como los seguros médicos o de vida, pueden dispararse.

Además de ajustarse al presupuesto y seguir los consejos básicos de ahorro en casa, los pensionistas pueden ahorrar en muchos ámbitos aprovechándose de los descuentos pensados específicamente para ellos en todo tipo de ámbitos. En el transporte, el ahorro puede ser del 75%. Lo mismo ocurre con el ocio: entradas gratis o muy rebajadas en museos; descuentos en teatros, hoteles, cine… Cada vez son más y en más ámbitos: facturas, clínicas, peluquerías… Intente aprovecharlas todas.

La ayuda de las APPS

Hay aplicaciones de todo tipo y sí, también existen herramientas para ahorrar desde el móvil. Destacan los comparadores de precios (hoteles, seguros, facturas de teléfono), las específicas para hacer listas de la compra (Evernote, Supertruper), o las que nos sirven para pagar y controlar nuestros gastos diarios, clasificar los recibos y categorizarlos como Money Plan, que también nos permite establecer planes de ahorro personalizados.

En España

    0
    comentarios