Menú

Edmundo Bal, a Sánchez: "Tenemos una paciencia bíblica con usted, pero somos el centro moderado"

El portavoz adjunto de Cs le dice a Casado que habría pedido las mismas prórrogas si estuviera en la presidencia.

0
El portavoz adjunto de Cs le dice a Casado que habría pedido las mismas prórrogas si estuviera en la presidencia.
El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, este miércoles en el hemiciclo. | EFE

El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, que durante la baja por maternidad de Inés Arrimadas ejerce como líder de facto del partido naranja, pronunciaba este miércoles desde la tribuna su discurso más personal para justificar el nuevo apoyo de su grupo al Gobierno para la última prórroga del estado de alarma.

"Muchas familias rotas, mucha gente que ha muerto sola en los hospitales, mucho sufrimiento, mucho dolor, que sin embargo hoy aquí parece que no están en la cabeza de muchos, cuando se suben a la tribuna" afirmaba con tono serio al inicio de su discurso, para a continuación reprochar a los portavoces que le habían precedido en el uso de la palabra, entre ellos Pablo Casado y Santiago Abascal, que no hubiesen hablado del estado de alarma.

"Yo vine aquí [a la política, a la que llegó a principios de 2019 tras fichar para las listas de Ciudadanos] a hacer lo que siempre hice como abogado [es abogado del Estado, y fue destituido por el Gobierno Sánchez como jefe de penal por su escrito de acusación en el juicio por el golpe secesionista de 2017], que es resolver problemas y no crearlos" señalaba tirando de biografía personal, y añadía que "no me gusta la vieja política que he visto aquí, tan fácil, tan cómoda, la de los rojos y los fachas, qué fácil es esa política" enfatizaba.

Dirigiéndose a Casado, se permitía hacer una hipótesis contrafáctica para poner en valor la posición de su partido. "Señor Casado, si usted hoy hubiera sido el presidente del Gobierno hubiera pedido la sexta prórroga del estado de alarma. ¿La diferencia cuál sería? La calle la tendríamos incendiada por la izquierda y le aseguro que Ciudadanos estaría apoyándole a usted" espetaba al líder de la oposición, para a continuación dirigirse al presidente del Gobierno, al que tildaba de "adversario".

"Muy difícil nos lo pone, y se lo digo claro, señor presidente" advertía a Sánchez, porque, argumentaba, "no nos gusta usted nada, no nos gustan sus socios de coalición; no nos gustan sus socios que sostienen el Gobierno, pero somos el centro moderado, tenemos que apoyarle adoptando estas decisiones, por el bien de los españoles".

Más enfático aún, afirmaba que "es un esfuerzo casi bíblico mantener la paciencia con usted en el Gobierno, pero la mantenemos" y citaba como prueba de ello las actuaciones tanto del vicepresidente Pablo Iglesias, de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra y del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, cuya dimisión pedía este martes el propio Edmundo Bal.

El portavoz adjunto naranja no se olvidaba de replicar a su homólogo de ERC, Gabriel Rufián, quien minutos antes había arremetido contra Ciudadanos. "Usted no es que esté intranquilo, usted es que está enfadado, ha dicho no sé si cincuenta veces la palabra Ciudadanos" le espetaba al dirigente separatista, al que reprochaba no querer más que "privilegios territoriales" aludiendo a la "mesa de la vergüenza" y pidiéndole a Rufián que "mire usted a la cara a los autónomos catalanes, también a los independentistas, y dígales que sus problemas se resuelven con una mesa".

En España

    0
    comentarios

    Servicios