Menú

Sánchez e Iglesias montan una bronca monumental y rodean las sedes del PP

El presidente del Gobierno se pone a la cabeza del golpe al estado disparando contra todas las instituciones.

0

El Mundo

"Sánchez ya ve 'policía patriótica' en la Guardia Civil como Podemos". Dice el editorial que "Sánchez está dispuesto a deslegitimar las instituciones democráticas con tal de seguir aferrado al poder, no dudó en lanzar una gravísima acusación contra la Guardia Civil, al insinuar su deslealtad con el estado por estar trabajando al servicio de intereses espurios". "En una ofensiva sin precedentes de un presidente del gobierno al instituto armado, Sánchez justificó la destitución de De los Cobos". Es inútil buscar precedentes a nada de lo que haga Sánchez. España no ha tenido en democracia un gobierno social comunista, por lo que todo es nuevo. Y todo para ocultar "su negligencia" del 8-M, "talón de Aquiles" de Sánchez que quedó al descubierto con su sobreactuado 'viva el 8-M'. Qué tío más ridículo.

Jorge Bustos, cronista de la sesión de ayer, dice que "Sánchez es un apasionado de la división. Ha construido toda su carrera sobre la negación del otro, soplando las brasas del enfrentamiento allí por donde ha pasado: entre socialistas, entre votantes, entre banderas, entre instituciones" un puto veneno. "No hay moderados que no haya rehuido ni radicalismo que no haya convertido en aliado". Y Casado, ay Casado. "Es el reverso de Sánchez: le sobra rigidez de principios y le falta cintura de hipocresía para confrontar con un marrullero profesional". Le falta un hervor político para enfrentarse a este filibustero. "La alarma toca a su fin. El pánico aun no ha empezado". Sí que ha empezado, pero todavía no ha llegado a las altas esferas periodísticas. De la política ni hablamos.

El País

"Casado y Abascal responden con ataques a la oferta de unidad de Sánchez". Bustos, vamos a echarnos unas risas. El apasionado de la división llamando a la unidad, ja, ja, ja. Si este sujeto insulta a la oposición hasta cuando le apoya. La monda.

El País se suma al golpe contra la Guardia Civil. "La Guardia Civil usa ahora un off the record de Irene Montero sobre el 8-M". El periódico de las filtraciones hablando de off de record. El editorial pide la cabeza de Marlaska para salvar a Sánchez. El ministro de Interior debe "asumir responsabilidades políticas que pueden comprometer su continuidad". "Con independencia de la evolución que pueda experimentar la crisis en los próximos días o semanas, la línea que ha sobrepasado Marlaska es la de la obligación de decir la verdad en sede parlamentaria". Chorradas, a El País las mentiras se la traen al pairo, quiere proteger a Sánchez.

Aprovecha el periódico del Ibex para atacar la independencia judicial. "La vía judicial como instrumento para prevenir errores en la gestión de situaciones excepcionales, como la pandemia, no solo es inapropiada, sino que puede acabar borrando la frontera entre la justicia penal y la venganza política". Es que esos errores son más de 40.000 muertos con nombres y apellidos.

ABC

Vuelve a sacar los colores a Sánchez. Es un decir, ya sabemos que Sánchez no tiene vergüenza. "Sánchez crea una dirección general para su mejor amigo". Dice el editorial que "llueve sobre mojado. En plena crisis económica , aprovechando las limitaciones del estado de alarma, tanto políticas como sociales, el gobierno ha creado una treintena de nuevos cargos, que se suman a un ejecutivo de 23 carteras, algunas perfectamente inútiles y prescindibles. El desprecio de este gobierno por la ética pública y el dinero de los españoles no tiene límites". Ni siquiera ante el "panorama aterrador" que presenta la economía. A ver si viene Bruselas a poner orden.

La Razón

"Sánchez asume las cloacas para salvar al ministro del Interior". Dice el editorial que "Sánchez mete de hoz y coz en el lodazal". ¿Acaso ha estado alguna vez fuera de él? "Muy acorralado debe estar Sánchez para echar mano de argumentos tan bajos para dañar" a la Guardia Civil. "Y mientras, después de persistir en mentir, pide a Casado que actúe con visión de estado, cuando ha sido él quien ha llevado a sus máximas instituciones al barro político. Sin duda, a Sánchez le conviene que la política siga instalada en la bronca de la más baja ralea y que nadie debate sobre lo esencial: la gestión realizada en una crisis de la que ni siquiera se sabe ya el número de muertos".

Antonio Martín Beaumont define al personaje, tras su 'viva el 8-M', más propio de su pupila Lastra que de un presidente de gobierno. "Así, con descaro, provocando, reivindicó el que para buena parte de los españoles es el pecado original de este gobierno: haber priorizado la ideología sobre la salud. Con los efectos conocidos". Otra de sus chulerías. Los muertos del 8-M le perseguirán siempre.

Dice Francisco Marhuenda que Sánchez "ha decidido bajar a la arena a repartir leña". "Sánchez, iracundo, consiguió embarrar el terreno de juego". Intentan tapar sus errores como sea. "Si el PSOE y Podemos estuvieran en la oposición montarían una bronca monumental, rodearían las sedes del PP y lo que conviniera". Pero Marhuenda, te veo despistado. Es lo que están haciendo, pero desde Moncloa.

En España

    0
    comentarios

    Servicios