Menú

Pitorreo con el 'pequeño Nicolás' Sánchez acosando a un Biden "demasiado mayor para echar a correr"

Gran día para el columnismo patrio. El ridículo de Sánchez con Biden desata el pitorreo general.

0
Gran día para el columnismo patrio. El ridículo de Sánchez con Biden desata el pitorreo general.
Sánchez persigue a Biden en la cumbre de la OTAN en Bruselas. | EFE

El Mundo

"Zarzuela recuerda que el Rey esta al margen de la lucha política". Eso habría que recordárselo a los medios sanchistas, que ayer saciaron sus ansias de venganza contra Ayuso manoseando la figura de Felipe VI.

El Mundo se siente en la obligación de hacer "pedagogía" sobre el "debate". El debate lo han desatado las telesánchez para atacar a Ayuso y ponerla otra vez de tonta, de IDA, etc, mejor no hacerles el juego. Pero Rosell entra al trapo y nos explica, en plan Barrio Sésamo, que "Felipe VI reina" y "Sánchez gobierna". Sí, lo segundo es una desgracia que padecemos todos.

"Es absurdo pretender que Ayuso reclama que Felipe VI desobedezca la Constitución. Concediendo la ambigüedad propia de una pregunta retórica, lo que quiso hacer la presidenta madrileña es señalar y lamentar la trampa que Sánchez tenderá al autor del discurso del 3 de octubre el día en que le pase los indultos a la firma". Todos lo hemos entendido, incluso la izquierda política y mediática, solo hacen teatro, Rosell. Como dijo Almeida, se agarran a un clavo ardiendo, y si ese clavo se lo da Ayuso pues tanto mejor

Pero la noticia del día son los "30 segundos por un pasillo. Moncloa vende como un encuentro bilateral Sánchez-Biden una caminata". Dice el editorial que "no existió nunca en la agenda estadounidense una reunión bilateral entre EEUU y España, por más que Moncloa se empeñase en decir lo contrario a los cuatro vientos".

Jorge Bustos se lo toma a cachondeo. "España ha vuelto al lugar que le corresponde desde que Pedro Sánchez ocupa La Moncloa. Lo repite Laya, lo interpreta Marruecos y lo demuestra el espacio escogido cuidadosamente para celebrar la cumbre bilateral entre España y Estados Unidos: un pasillo. Un no-lugar, una foto robada y una agenda desmentida: ahí cabe toda la política exterior de esa orgía furiosa de trolas, montajes y plagios que conocemos con el nombre de sanchismo, rama psicopatológica de la comedia. Una ruptura radical no ya con el sentido de Estado sino con el sentido del ridículo". Qué bochorno, madre, qué bochorno.

"De creer a los ventrílocuos de Iván Barranco, los equipos de la Casa Blanca y de La Moncloa han trabajado durante semanas en estrecha colaboración para ofrecernos la imagen de un abordaje. En la cabeza de Iván, los cien metros recorridos en paralelo por los dos mandatarios "prueban la excelente relación que existe entre ambos países". Lo que vemos los demás es la maniobra de un pícaro a caballo entre el pequeño Nicolás y Bill Murray aprovechándose de que Biden es demasiado mayor para echar a correr y demasiado poderoso para denunciar un intento de acoso". A Biden le faltó gritar ¡a mi la guardia!

El País

"El encuentro Biden-Sánchez, una conversación de pasillo". El periódico del régimen tiene tal cabreo con la tomadura de pelo que no está para chistes. "El fiasco del encuentro entre Sánchez y Biden eclipsa la convocatoria de una cumbre de la OTAN en Madrid". "El primer encuentro de Sánchez con el nuevo inquilino de la Casa Blanca, con el que hasta ahora no había hablado nunca, habría sido incluso una buena noticia si no hubiera venido precedido de unas expectativas desmesuradas", dice a modo de bronca. A El País, que lo había vendido como un gran acontecimiento planetario, también les han hecho quedar en ridículo. "La Moncloa confirmó la semana pasada que ambos mantendrían "una conversación" en los márgenes de la cumbre de este lunes, lo que no suponía una reunión formal, pero tampoco un mero saludo protocolario", dice benevolente. Porque el saludo se lo ha inventado El País. No hubo ni un apretón de manos, o roce de codos, según la nueva usanza.

"Sánchez prepara una comparecencia en el Congreso sobre los indultos". ¿El jefe va a insultar a los españoles en su propia casa? Porque es lo único que hacen últimamente todos sus ministros cada vez que abren la boca. Se va a subir a la tribuna de la sede de la soberanía nacional a gritar a la mayoría de los españoles que son unos fachas, unos vengativos y unos revanchistas.

Cuenta Cué, una vez más, que en la Moncloa reina una calma chicha cercana a la felicidad. "Cada vez que el Gobierno está pasando un mal momento viene la oposición en su auxilio", dice Cué. "La sobreactuación de la oposición con la manifestación en Colón, que supuso un problema de imagen para Pablo Casado, que llegó incluso a sufrir agresiones verbales de personas más cercanas a Vox, es el mayor pegamento de un PSOE que vive como un desgarro la decisión de los indultos. Hasta los barones más escépticos apoyan a Sánchez después de ver las imágenes de Colón". ¿Qué imágenes, Cué? ¿La de miles de españoles con banderas españolas? Ah sí, que al PSOE le recordó la Plaza de Oriente durante el franquismo. A bote pronto, hay al menos 120.000 franquistas en España. Sánchez lo era hasta hace una semana, pero se ha reeducado.

ABC

"Medio minuto con Biden". Y porque Sánchez le secuestró, al pobre viejito. Dice el editorial que "si no fuese una desgracia por el descrédito diplomático que representa para España, los 29 segundos del encuentro que mantuvieron ayer Pedro Sánchez y el presidente norteamericano, Joe Biden, causarían hilaridad". Venga, señores de ABC, que os estáis frotando las manos. "Lo ocurrido ayer en la capital europea fue grotesco, por no decir completamente ridículo". "No hubo encuentro de ningún tipo, y ni siquiera Sánchez figuraba en la agenda oficial de Biden. Sánchez se limitó a acompañarlo durante unos segundos, caminando juntos por un pasillo y sin que el presidente norteamericano siquiera se parase a departir". Mas bien parecía estar deseando librarse del típico pelma. Como los ciudadanos intentamos huir de los asaltos y los acosos a los que nos someten las ONG por las calles.

"De nuevo todo fue un bluf mediático made in Moncloa porque las imágenes no dejan mentir: el paseo resultaba forzado, incómodo y muy mecánico, no había apariencia alguna de complicidad o simpatía mutua, y el lenguaje corporal de ambos denotaba una notable tensión". "La secuencia delató cierto desdén de Biden y mucha prisa por sacudirse de encima a Sánchez". Y el tío nos intentó vender que en esos segundos abordaron ambos los grandes problemas del mundo mundial y que Biden escuchó con gran atención la opinión de Su Persona. Patético.

"29 segundos de un Sánchez hablando solo mientras caminan hasta que el presidente norteamericano le mira, palmadita y adiós muy buenas, sin dejar de andar, obligando a su patético interlocutor a apretar el paso para escapar del bochorno. Ahora nos queda por saber si la bronca se la llevará Iván o la disminuida ministra de Exteriores", dice Julián Quirós. Ah, la ministra de Exteriores. Sus hazañas serán estudiadas en todas las escuelas de diplomacia del mundo. Menuda calamidad de tía.

Rosa Belmonte se imagina a Biden "como aquella chica de El diario de Patricia: 'Pero, ¿usted quién es?'". Prestarse a esa ridiculez para que hubiera foto, como si el presidente fuera el pequeño Nicolás". Por Dios, Iván. Has jorobado la gran semana de Ayuso contra el Rey.

Luis Ventoso también esta destrozado de dolor por la imagen de Sánchez. "Desde la mañana más tempranera la trompetería mediática de La Moncloa comenzó a pregonar que se acercaba la hora H del Día D". "Todo se quedó en medio minuto caminando por un pasillo". Bueno, Sánchez persiguiendo y acosando a un anciano.

"Preguntado en la rueda de prensa por su pinchazo, Sánchez aseguró con sonrisa forzada que hubo 'una breve conversación y un breve paseo', que 'fue de más de veinte segundos' y que trasladó a Biden los siguientes temas: 1.- Los lazos militares. 2.- La actualización de la relación bilateral. 3.- La situación en Latinoamérica. 4.- El problema migratorio. 5.- Una felicitación por su agenda progresista. Qué tío. ¡Qué capacidad de síntesis! A este Sánchez le das un lápiz y diez minutos y te escribe otro tomo de El señor de los anillos". Eso fue lo peor, a los periodistas les costó mantener la compostura y no soltar una carcajada.

"Da pena ver al presidente de España ninguneado así". Sí, Ventoso, sabemos que tienes un disgusto monumental, se lee entre líneas.

La Razón

"La 'cumbre' Sánchez-Biden: 50 segundos de paseo". Dice Marhuenda que "el error del encuentro entre Biden y Sánchez ha sido generar una expectativa tan grande que ha provocado una sensación de fracaso". Pero como Marhu es un hombre piadoso dice que "no caeré en la ridiculización como recurso fácil para atacar al presidente". Pues tú te lo pierdes, los demás se lo están pasando bomba. "No tengo la más mínima duda de que Sánchez será recibido en la Casa Blanca y entonces qué dirán los que ahora se ensañan con esa conversación de pasillo". Ya veremos si estamos vivos para entonces. Y que no lo prepare Redondo, es capaz de anunciarnos que Sánchez va a sustituir a Biden en la Casa Blanca porque el hombre está muy mayor.

José Antonio Vera no se priva de echarse unas risas. "Gran encuentro en la cumbre el que ha mantenido nuestro timonel con el hombre más poderoso del mundo. Biden en persona se prestó a andar unos segundos con Pedro Sánchez por los pasillos de la cumbre de la NATO, tiempo más que sobrado para abordar en profundidad los problemas de nuestras relaciones bilaterales, y por supuesto el conflicto del Sahara, el avance del comunismo en Venezuela y, cómo no, la implantación en España de la nueva normalidad post-pandémica, de acuerdo con las directrices del Foro Económico Mundial". Jajaja.

"Por lo que muestran las imágenes, vemos como el líder planetario español persigue al mega-presidente americano y que sólo habla Sánchez. Biden apenas le mira". De reojillo, como si alguien se te planta al lado en el metro y temes que vaya a robarte la cartera. Y eso que no conocía al personaje.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot