Menú
La prensa de un vistazo

Tomás Gómez: "Pedro Sánchez es el hombre que mató al PSOE"

Al PSOE le están cayendo todas las críticas que su propia dirección nacional se negó a hacer. Muchos le dan por muerto.

Al PSOE le están cayendo todas las críticas que su propia dirección nacional se negó a hacer. Muchos le dan por muerto.
El que fuera secretario general del PSOE de Madrid, Tomás Gómez, en una foto de 2015. | Cordon Press

El Mundo

"Los fiscales del Supremo: Puigdemont "animó a seguir en las acciones violentas" de Tsunami que se desarrollaron "con su conocimiento" y "apoyo carismático"". "El Parlament tramita una ley para declarar unilateralmente la independencia pese a que los letrados la ven "inadmisible"". ¿Pero no eran cosas que sólo pasaba con el PP? Mira Sánchez, contigo también pasa, y mira que les mimas.

Maite Rico destaca como "los equipos de opinión sincronizada (copyright Wert+Calderón) han salido en tromba para explicar que no hay lectura nacional posible. Si antes de la votación, las elecciones gallegas iban a sellar la suerte del PP -los medios afines habían casi desahuciado a Alberto Núñez Feijóo, ZP había recomendado a Ayuso que calentara en la banda-, en cuanto salieron los primeros sondeos ya habíamos pasado a una votación en clave puramente gallega. RTVE desconectó la emisión en La 1. ¿Elecciones gallegas? ¿De qué elecciones estamos hablando?". Están de lo más domesticados.

"A quien más parece haber irritado los resultados de las autonómicas, sin embargo, es a Vox. Y no tanto por no lograr un escaño -algo que los expertos en demoscopia electoral habían dejado claro- como por el hecho de que el PP haya revalidado su mayoría absoluta y haya impedido que Galicia se una al frente secesionista que impulsa el propio Gobierno. Dice Santiago Abascal que eso no es bueno para España. Ni siquiera quiso felicitar al ganador. Ya se sabe que en política se dan extrañas confluencias, y Abascal y Sánchez están hermanados por la animadversión hacia Feijóo". Algunos empezamos a creer que es Sánchez quien paga a Abascal. A ver si desaparecen de una puñetera vez esta gente, son un grano en el trasero.

Federico Jiménez Losantos dice que "el batacazo gallego no frena el golpe de Sánchez y sus cómplices contra el régimen constitucional español, sino que lo acelera". "Los optimistas sobre el futuro del PSOE, que son cada vez menos, pero alguno queda, creían que, tras el resbalón gallego, el muy previsible tropezón vasco, el harto probable castañazo en las europeas y el verosímil debilitamiento del PSC, que ya no recogerá el voto útil de los separatistas, Sánchez, aunque incapaz de echar el freno, levantaría el pie del acelerador. Pues no. Salvo que prepare otra marcha verde del bracete de Mohamed sobre Ceuta y Melilla, lo que hace es largarse al desierto más cercano para que su talento, sólo superado por su valor, se contemple en el espejo vacío. Porque lo mismo que Zapatero, otro gran triunfador en Galicia, no producía sombra cuando andaba por la playa, porque el sol se retiraba ante su brillo, Sánchez se mira en el espejo y no ve a nadie. ¿Drácula, Belcebú? A saber". A saber qué se le ha perdido ahora en Marruecos. Y nos quedaremos con las ganas de saberlo, a menos que no lo cuente Mohamed.

El País

"El Gobierno confirma que Sánchez se verá con el rey de Marruecos esta tarde". ¿Para? "Sánchez a Feijóo, tras el giro sobre los indultos: "Todo usted es mentira"". Habló de putas la Tacones. Es de risa. ""A mentiras me gana usted por goleada", ha espetado Feijóo al presidente".

El editorial confirma que los medios sanchistas no digieren el triunfo del PP. "Con su triunfo del domingo en Galicia el PP acumula el mayor poder territorial de su historia. Gobierna 11 comunidades, además de Ceuta y Melilla, cinco de ellas en coalición con Vox. Esa es una enorme responsabilidad sobre el bienestar de 32 millones de españoles a los que gobierna en solitario o en alianza con los ultras, no solo una palanca para hacer oposición con fuerza al Gobierno central aun a costa de dificultar el consenso en medidas que benefician a sus ciudadanos". ¿Consenso? Parece que Pepa no recuerda que fue Sánchez el que levantó un muro entre españoles y el que sitúa en la fachosfera a la mitad de los españoles. Eso es consenso para la izquierda política y mediática.

"La euforia del líder desde el domingo es la prueba más notoria de que sigue cautivo del desconcierto que les provocó el resultado de las elecciones de julio. Plantear cada cita electoral como un paliativo de esa conmoción no conduce más que a la melancolía mientras no haya nuevas generales". Vaya, Feijóo no tiene ni derecho a celebrar una victoria que toda la izquierda política y mediática negaba.

"La vida de esa tesis puede, además, ser muy corta ante unas elecciones vascas en las que el PP parte como cuarta formación. O en el horizonte de unas catalanas a las que concurre como el último grupo del Parlament. En cualquier caso, un partido que ha obtenido una suma tan considerable de confianza ciudadana en el resto de comunidades autónomas tiene aún pendiente presentar un proyecto de España, incluidas Cataluña y Euskadi, que no consista solo en derogar el sanchismo". A veces me pregunto si es más frutero Sánchez o sus voceros.

"Alberto Núñez Feijóo tiene razones para estar satisfecho de su resultado en Galicia —lo planteó como una revancha de Sánchez y le ganó de calle— (mentira Pepa, Sánchez lo planteó como un plebiscito sobre el liderazgo), pero ese triunfo no le exime de definir un liderazgo que sigue oscilando entre llamadas a la moderación, discursos incendiarios e incumplimiento del deber constitucional de renovar el Consejo General del Poder Judicial". Qué plastas. Y para discursos incendiarios el de Sánchez y la fachosfera.

José Luis Sastre se pregunta qué le pasa al PSOE. Pues que no existe, Sastre. "Sin duda tiene argumentos para evitar que se extrapole el resultado de las elecciones de Galicia. Otra cosa es que el partido haga como que esto no importa, o importa poco, o importa de aquella manera".


"Lo que pasa lo ha descrito el propio Sánchez cuando ha ido a dar la solución, porque si admite que faltan liderazgos es que no los tiene, o que no los ha dejado crecer. Lo que pasa es que se fueron diluyendo los liderazgos que tenían la capacidad de alzar la voz en la Ejecutiva o en el Comité Federal sin que se tomaran los disensos por deslealtades ni traiciones". Sí, que Sánchez hace como El País, si disientes te echan.


" Y será verdad que no se puede extrapolar a todo el país lo que se votó el domingo, pero resulta extraño pensar que el partido en el Gobierno acabe de cosechar su peor derrota en Galicia y su lectura fundamental sea que, por lo menos, esos votos se han quedado en su bloque. Se quedaron en el Bloque, que es distinto y no tiene nada que ver". Y ni siquiera es cierto porque hubo traspaso de socialistas al PP.

ABC

"La crítica interna crece en el PSOE con la renovación regional empantanada". Les quedan dos telediarios. A Sánchez no se le puede rechistar. Dice Luis Herrero que "que el Partido Socialista se vaya convirtiendo poco a poco en el compañero de viaje de los que tienen en la cabeza acabar con la idea de España, incluso ocupando ya posiciones de subalternancia, es algo que a Sánchez se la sopla. Lo único que parecía importarle era ver la cabeza de Feijóo convertida en el badajo de las campanas de la catedral de Santiago". Es un enfermo.

"Es evidente que Feijóo no está cómodo en el papel que las circunstancias le obligan a representar. Su trabajo en Madrid le exige un discurso demasiado duro que, como quedó acreditado en el infausto 'off the record' con 16 periodistas capitalinos convocados en Ferrol por la lumbrera que asó la manteca, no va con su estilo. Lo suyo es lo del 'nacionalismo cordial'. Por un momento creyó que haberse alejado de ese discurso podía causarle un serio disgusto en su tierra, del mismo modo que no haberse distanciado suficientemente de él se lo causó en el conjunto de España hace siete meses. Pincho de tortilla y caña a que mientras no resuelva ese conflicto interior vivirá permanentemente con el corazón en un puño". El pobre maldita la gana que tenía de venir a Madrid con lo bien que vivía en Galicia.

Manuel Marín dice que "el PSOE puede ser el partido que más se parece a España, como reza el mantra que con tanta pedantería empleó Zapatero antes, y Sánchez ahora. Pero este sanchismo de trinchera, muros y mapas en azul no es lo que más se parece a España". No se parece en nada a España. Nunca se ha visto tantos españoles que odien profundamente a su presidente.

"La falsa autocrítica pasa por ningunear a los candidatos y avergonzarlos por su falta de talento y liderazgo. Lo que ocurre es que sólo fueron candidatos por el dedazo de Sánchez, y su fracaso es también la voz de este Zapatero 'reloaded' mendigando el voto para el BNG. Sánchez ha vaciado al PSOE. Le basta y sobra con liderar una alianza de perdedores renunciando a un proyecto nacional con identidad propia y mensaje unívoco. Sánchez es culpable, pero menos que este socialismo anémico que se lo consiente. Si nadie se alza frente a la resignación, sólo puede ser achacable a cobardía, impotencia o gusto sumiso por una autocracia orgánica". Más razón que un santo. Mucho lloriquear y conspirar en off, pero luego bien calladitos están ante el caudillo.

"Sánchez no quiere ganar. Quiere gobernar. Ha renunciado a que el PSOE se parezca a España, y solo quiere que España se parezca a él". Vamos, ni por asomo se parece España a este embustero sinvergüenza sin dignidad ni palabra. " El PSOE no es un partido. Es una plataforma menguante de poder, una trituradora de escrúpulos y un bisturí para la honra". El PSOE ya solo es sanchismo.

Teodoro León Gross da un toque al PP. "El PP tiene que entender mejor el tablero, y le beneficia que Galicia refuerce el mensaje de 'concentración del voto de la derecha' mientras el PSOE pierde espacio central con ese Frente Popular. ¿Asumirá el simpatizante de Vox que es más importante esto que el pin parental y otras guerras culturales? De ser así, el centroderecha o la derecha moderada, que es dominante en Europa, estaría ahora mismo en España en números de mayoría absoluta en el Congreso". Lo malo es que de Vox no se puede esperar nada. Esperemos que al menos a sus votantes les queden dos dedos de frente y comprendan que solo sirven para ayudar a Sánchez. "Un PSOE en manos de políticos pragmáticos con pocos escrúpulos como Bolaños o María Jesús Montero no va a frenar a Sánchez. Y menos con el orgullo herido". Calla, calla, ahora mismo Sánchez es un peligro público. Pobres los del servicio de Moncloa.

La Razón


"Los fiscales del Supremo atribuyen a Puigdemont el "liderazgo absoluto" en Tsunami Democràtic". "En su informe a favor de imputar al expresident señalan su "patrocinio intelectual y ético" y destacan que pudo evitar las protestas "retirando su apoyo carismático" a la plataforma".

" La dirección socialista ha cerrado filas alrededor de Sánchez, aunque solo faltó una ovación cerrada tras el desastre gallego. Es bueno que nos recuerden que es el presidente del Gobierno y Feijóo el líder de la oposición, porque parece que el sanchismo solo se siente cómodo ejerciendo la oposición contra el PP", dice Marhuenda.

"A Sánchez no le importan los resultados gallegos, la derrota en las europeas, que gobierne Bildu o PNV y que Illa sea o no presidente del gobierno catalán, porque su única prioridad es seguir en La Moncloa hasta las elecciones de 2027. Todo está supeditado a ese bien a proteger que es su supervivencia. Necesita agotar la legislatura y esperar tiempos mejores. No hay trabajo mejor que ser presidente del Gobierno". Al menos para él, probablemente porque ni en sus mejores sueños pensó que lo sería. "Por ello, es ingenuo pensar que no hará lo que sea y comprará todas las voluntades que se le pongan a tiro para seguir viviendo ese sueño. Por ello, su médico de cabecera, el «doctor» Puigdemont, puede pedir lo que quiera". Eso ya lo ha hecho.

Según Tomás Gómez, que es del PSOE, "Ferraz da carpetazo al asunto gallego y se aplicará a ultimar los detalles de la ley de amnistía con Puigdemont para las próximas horas. El PSOE lleva camino de ser historia, y no es solo culpa de los pactos con los independentistas".

"Los españoles ya conocen perfectamente a Sánchez. Su palabra vale poco, da tantos bandazos políticos como necesite y se somete con indignidad a los intereses de buscados por la Justicia. Muchas decisiones suyas han sorprendido porque, en él, lo único predecible es que para permanecer en el poder, traspasará todas las líneas rojas". Pero aun así en julio le votaron. Los votantes socialistas no tienen perdón de dios, apostar por semejante personaje.

"Pedro Sánchez ha dejado en coma el PSOE a costa de permanecer en la Moncloa unos cuantos meses más. No hay voces críticas en el partido, han sido expulsadas o silenciadas. Llegados a este punto, Pedro Sánchez es el hombre que mató al PSOE". Y con el consentimiento del propio PSOE.

En España

    0
    comentarios