Menú
La comisión ha sido suspendida ante la negativa del diputado a abandonar la comisión al entender sus derechos vulnerados.

ERC expulsa de la Comisión de Industria a un diputado de Vox

La comisión ha sido suspendida ante la negativa del diputado a abandonar la comisión al entender sus derechos vulnerados.

La presidenta de la Comisión de Industria, la diputada de ERC Inés Granollers, ha suspendido esta tarde la sesión que estaba teniendo lugar después de un encontronazo protagonizado por el diputado del BNG, Néstor Rego, y el de Vox, José María Figaredo, a cuenta del cumplimiento del Reglamento de la Cámara para el uso de lenguas cooficiales.

Rego ha llevado a cabo su intervención en gallego, momento en el que la presidenta de la comisión le ha advertido de que, si quería que fuera recogida en el Diario de Sesiones, debía dejar de utilizar la lengua cooficial ya que no había solicitado previamente la traducción simultánea, tal y como exige la norma interna del Parlamento para el caso de las comisiones, y que reformada para este fin.

El portavoz del BNG se ha dado por advertido pero ha continuado hablando en gallego, con el beneplácito de la presidencia. Ante esta inacción, que se saltaba la advertencia previa, el diputado de Vox, José María Figaredo, ha tomado la palabra para exigir el cumplimiento del Reglamento. La presidenta Inés Granollers le ha cortado antes de poder invocar el artículo por el que pedía ser escuchado, y le ha llamado al orden recordándole que no tenía el turno de palabra.

Ante la insistencia de Figaredo, Granollers le ha llamado al orden en tres ocasiones, previa consulta con el letrado por su desconocimiento del Reglamento, y le ha expulsado de la Sala Constitucional en la que se estaba celebrando la comisión, ante las quejas del diputado de Vox que pedía amparo a la presidencia por sentir vulnerados sus derechos. La presidencia ha rechazado su petición y le ha exigido a Figaredo abandonar la sala, pese a que en la segunda llamada al orden no le ha advertido de que a la tercera tendría que marcharse, como exige la norma.

En medio del revuelo generado, Rego ha invocado el Reglamento recordando que, si no se ha avisado previamente del uso de una lengua cooficial, cabe la posibilidad de traducirse a sí mismo, dando a entender que esa era su intención. Sin embargo, llevaba más de un minuto de intervención hablando en gallego y, tras la advertencia de la presidencia, siguió haciéndolo sin traducirse a sí mismo.

La negativa de Figaredo a abandonar la sala ha motivado la queja de otros diputados, mientras algunos recordaban que se estaba incumpliendo el Reglamento. Ante la duda, la presidenta de la comisión ha optado por suspender la sesión.

Temas

0
comentarios