Menú

Rajoy mantiene a Basagoiti pero el PP da por hecho su relevo

Tras hablar con Rajoy, Basagoiti asegura que no dará la "espantada". Pero no repetirá. Se da por hecho un adelanto del congreso del PP vasco.

50
Tras hablar con Rajoy, Basagoiti asegura que no dará la "espantada". Pero no repetirá. Se da por hecho un adelanto del congreso del PP vasco.
Rajoy saluda personalmente a Basagoiti | Tarek

Antonio Basagoiti seguirá siendo presidente del PP vasco, de momento. Pero prácticamente nadie apuesta porque vuelva a presentarse a los próximos comicios. La dirección nacional asume que a medio plazo tendrá que abrir el melón de la sucesión, entre otras cosas, porque el propio protagonista ya dijo, antes incluso del golpe en las urnas, que ésta era su última candidatura a presidente autonómico.

El jefe del Gobierno, consciente de esta realidad, pidió al que es uno de sus barones favoritos -le da mucha más libertad que a la mayoría- que aguante. Así se lo dijo la misma noche electoral, en una conversación breve pero directa. Horas después, en el Comité Ejecutivo Nacional convocado para valorar las elecciones, le refrendó ante los suyos: “El PP vasco por su historia y por lo que está haciendo cuenta con el apoyo de la dirección nacional, y tú también lo tienes Antonio”, proclamó. Nadie hizo uso del turno de palabra para reprocharle nada, ni tampoco para hacer su análisis sobre lo acontecido en la comunidad.

Quienes hablaron con Basagoiti le vieron abatido. Basta como ejemplo que, por primera vez, utilizó el garaje para entrar a la sede nacional del PP cuando hasta en los momentos más difíciles entró andando y haciendo declaraciones. “Está tocado. Es consciente de que es muy mal resultado y esperaba que su balance político iba a ser otro. La política es muy complicada, y más en el País Vasco”, reconoció quien despachó con él en Génova. A la salida sí se paró ante los medios: “No voy a dar la espantada, es un honor ser presidente del PP vasco, no un privilegio”.

Con la petición expresa del presidente de que siga pese al revés, Basagoiti no puso su cargo a disposición del partido, si bien admitió el mal resultado. María Dolores de Cospedal le correspondió reiterando por varias veces que los escaños cosechados fueron "muy dignos" a ojos de Madrid. "En ningún momento se le ha dicho otra cosa distinta a que siga trabajando al frente de un proyecto que es muy difícil de defender en el País Vasco y en una coyuntura muy complicada", aseveró.

Aguirre reconoce que está defraudada

Otra cosa es el diagnóstico que se hace de puertas para adentro. “Vamos hacia la desaparición si no ponemos remedio”, en voz de un miembro de la dirección. Esperanza Aguirre fue la más clara, preguntada si se sentía defraudada: “Pues la verdad es que sí, para qué les vamos a engañar”. Todo el mundo llamó a abrir un periodo “sosegado de reflexión, pero profunda” en el que analizar las posibles equivocaciones y ponerles solución. Internamente hubo incluso críticas a determinadas “formas de hacer o a intentar ir de modernos cuando lo que hay es que ser claro”, según un presidente autonómico en el poder.

La dirección nacional asegura que el fracaso electoral vivido se barajaba, pero que era el escenario más pesimista. Y en privado se utiliza hasta el argumentario interno elaborado tras la derrota -y que incide en que muchos simpatizantes del PP han votado al PNV como muro ante Bildu- para poner el foco en uno de los fallos más duros de afrontar: “Damos por hecho que hemos dejado de ser el voto defensivo frente a Batasuna, y no hay nada peor”.

El PP también culpó al PSOE de la debacle, si bien otra vez sin micrófonos delante se interpretó que lo ocurrido en la provincia de Álava ha sido “un desastre total”, más aún teniendo en cuenta que se controla la Diputación y el Ayuntamiento. “Tenemos que analizar todos los datos, ya lo estamos haciendo”.

Arantza Quiroga, en las quinielas de Génova

El siguiente debate es el de la sucesión, por el momento cerrado por un presidente que no quiere líos. En el PP vasco se apoya de forma cerrada a Basagoiti, pero dan por hecho que el Congreso regional, previsto para tres años, se adelantará. En Madrid ven con buenos ojos a Arantza Quiroga, que dejará próximamente la presidencia de la Cámara de Vitoria. Apenas apoyos recibió el número dos, el polémico Iñaki Oyarzábal. Según un miembro del propio entorno de Basagoiti, “en estos momentos no se habla de esto. Bueno, ya me entiendes, no con más de dos personas. No se puede hablar aún de estas cosas”.

Los aplausos que recibió el barón vasco parecían tener sabor de despedida. El propio Basagoiti destacó en sus conversaciones lo mal que lo está pasando su familia en los últimos años, con tantas críticas encima de la mesa. Otra cosa es que, llegado el momento, Rajoy le tenga preparadas varias ofertas, cosa que se da por descontado. Pero ése será un capítulo a medio plazo: hoy por hoy seguirá siendo presidente del PP vasco. “El Comité Ejecutivo ha puesto de manifiesto su apoyo inequívoco, expreso y rotundo”, zanjó Cospedal.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios