Menú

10 obras de arte que han sufrido ataques vandálicos

A pesar de las férreas medidas de seguridad que poseen los principales museos del mundo, grandes joyas del arte de todos los tiempos han sido diana de reivindicaciones, quejas y enajenaciones mentales que las han dañado severamente. Repasamos algunos de los peores ataques vandálicos a obras de arte.

'El Guenica', de Picasso
1 / 10

'El Guenica', de Picasso

El Guernica, una de las obras más icónicas de Pablo Picasso ha sido objeto de agresiones en más de una ocasión. El lienzo, que acaba de cumplir 80 años, fue atacado durante su estancia en EEUU por un artista iraní, Tony Shafrazi, en señal de protesta por la Guerra de Vietnam. "Kill lies all" ("Muerte a todas las mentiras"), escribió con un espray rojo. Los restauradores usaron un disolvente orgánico para eliminar los restos de pintura. Pero no fue el único acto vandálico al que ha sobrevivido El Guernica. Antes de que llegase al Museo Reina Sofía, un visitante le hizo un pequeño orificio con un lápiz.

'Gioconda', de Da Vinci
2 / 10

'Gioconda', de Da Vinci

Si en la actualidad visitan el parisino Museo del Louvre, descubrirán que es difícil apreciar la enigmática sonrisa retratada por Leonardo Da Vinci – y no solo por las decenas de visitantes que suelen agolparse-. Hay un cordel de seguridad que no permite acercarse a los visitantes y está protegida por un vidrio. Fueron las medidas tomadas después de que, durante una cesión temporal al Museo Nacional de Tokio, fuese rociada con pintura roja. Además, en la capital francesa, un visitante le vertió ácido y otro le tiró una piedra.

'La Piedad', de Miguel Ángel
3 / 10

'La Piedad', de Miguel Ángel

En 1972, un visitante húngaro, Lazlo Toth, golpeó la figura de la virgen de Miguel Ángel mientras gritaba: "¡Soy Jesucristo resucitado de entre los muertos!" Propinó hasta 15 golpes con un martillo de geólogo dañando un ojo, parte de la nariz y un brazo. La restauración fue todo un desafío. El autor de este atentado, reconocido como enfermo mental, entró en un manicomio italiano durante un año. Desde entonces, la Piedad está protegida por un vidrio a prueba de balas. 

'La ronda de noche', de Rembrandt
4 / 10

'La ronda de noche', de Rembrandt

La ronda de noche, del pintor neerlandés Rembrandt, ha sido una de las obras de arte más atacadas. Por ejemplo, en 1975, un desequilibrado acuchilló el lienzo, cortes que aún son visibles a pesar de la restauración. En 1985, un visitante, enfermo psiquiátrico, vertió ácido sobre la pintura del maestro barroco. La pronta reacción de los vigilantes de seguridad evitaron daños irreparables.

'Venus del espejo', de Velázquez
5 / 10

'Venus del espejo', de Velázquez

El pintor más destacado del Siglo de Oro español no se ha librado de energúmenos. Hasta siete veces fue acuchillada la Venus del espejo en la Galería Nacional de Londres. Sucedió en 1914, cuando Mary Richardson, una mujer que protestaba contra el arresto de la líder del movimiento sufragista, trató de acabar con el lienzo. "Intenté destruir la imagen de la mujer más hermosa de la historia de la mitología en protesta contra el gobierno", aseguró. Richardson fue condenada a seis meses de prisión. 

'La Virgen y el Niño con santa Ana y san Juan Bautista', de Da Vinci
6 / 10

'La Virgen y el Niño con santa Ana y san Juan Bautista', de Da Vinci

En este caso no es un lienzo, sino un dibujo de Da Vinci que custodia la National Gallery de Londres. En 1962, un pintor alemán arrojó pintura sobre su superficie. Para evitar situaciones similares, se decidió proteger con un cristal. Esta medida evitó que, en 1987, un disparo destrozase por completo el dibujo del artista florentino. El impacto produjo daños en el manto de la Virgen que pudieron ser subsanados.

'Retrato', de Jean-Honoré Fragonard
7 / 10

'Retrato', de Jean-Honoré Fragonard

Es uno de los casos más bochornosos de los últimos tiempos. Un retrato de Jean-Honoré Fragonard, pintor francés del siglo XVIII que da nombre a una pinacoteca del sureste de Francia, apareció con un bigote dibujado con bolígrafo. Otros lienzos del mismo museo sufrieron varias perforaciones y otros garabatos.

'La Libertad guiando al pueblo', de Delacroix
8 / 10

'La Libertad guiando al pueblo', de Delacroix

Relativamente reciente es el atentado contra La Libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix. Una joven escribió sobre la pintura, con un rotulador, la inscripción "AE911". Según algunas fuentes, estas letras y números hacen referencia a un movimiento ciudadano que reclama una "investigación independiente" de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU. La atacante fue interceptada por un vigilante y otro visitante, y entregada a la policía. La pintada fue eliminada sin causar daños en la obra.

'Danae', de Rembrandt
9 / 10

'Danae', de Rembrandt

En 1985, en el Museo Hermitage de San Petersburgo, un visitante causó severos cortes con un cuchillo al lienzo de Rembrandt. Por si fuera poco, terminó por rociar con ácido la tela. Tras su detención, la Policía encontró varios explosivos en los bolsillos del atacante, Bronius Maiguis, un lituano de 48 años, declarado enfermo mental por las autoridades soviéticas. Los trabajos de restauración se extendieron durante más de doce años. El cuadro retornó al museo en 1997 y se colocó un vidrio blindado para que los hechos no pudieran repetirse. Actualmente, se expone junto a las fotografías que ilustran cómo quedó la obra tras el ataque e imágenes de los trabajos de restauración. 

'Argenteuil Basin with a Single Sailboat', de Monet
10 / 10

'Argenteuil Basin with a Single Sailboat', de Monet

La obra de Claude Monet tuvo que ser restaurada durante 18 meses para borrar los estragos provocados por un visitante de la National Gallery de Irlanda. En 2012 un hombre dio un puñetazo al lienzo y el cuadro quedó rajado. "Fueron daños grandes e impactantes que nos conmocionaron", aseguró el director del museo.

0
comentarios