Menú
La segunda invasión rusa de Ucrania llega a su segundo aniversario con los frentes de batalla totalmente enquistado. Hace meses que no hay avances de importancia en los frentes de combate.

Ucrania, la guerra enquistada de Putin

La segunda invasión rusa de Ucrania llega a su segundo aniversario con los frentes de batalla totalmente enquistado. Hace meses que no hay avances de importancia en los frentes de combate.

La guerra de Ucrania comenzó un 24 de febrero de 2022. Nadie, o casi nadie, pudo presagiar hace dos años que el heroísmo y estrategia de Ucrania pudieran estar a la altura como para aguantar el envite de la segunda potencia militar del mundo en el campo de batalla. Sin embargo, dos años después, resiste al invasor, que no ha podido cumplir con sus planes iniciales: tomar todo el Este de Ucrania y dejar un Gobierno títere en Kiev.

La llegada de este aniversario se produce en un momento donde la contienda está enquistada. No hay avances importantes desde la llegada del invierno de 2022. La esperada gran contraofensiva ucraniana de la primavera de 2023 resultó un fracaso. Y tampoco los rusos han sido incapaces de doblegar la resistencia ucraniana. Su victoria más meritoria en los últimos meses ha sido en Avdiivka y con un coste devastador de medios humanos y materiales.

Algo tiene que pasar para que la situación cambie en la guerra de Ucrania y eso pasa, casi de forma necesaria. Y todas las miradas están fijadas en la ayuda militar que el Gobierno de Kiev recibe de sus aliados. En los próximos meses deberían llegar los ansiados cazas F16 donados por varios países europeos, nuevos misiles (como el Taurus) y más armamento pesado con el que Ucrania vuelva a intentar una nueva contraofensiva.

Pese a que es imposible pronosticar qué pasará a futuro, sí parece claro que el enquistamiento de la guerra favorece a Rusia, sabedora de que Ucrania depende de la ayuda occidental y de que la paciencia de las sociedades ricas es limitada, como bien quedó reflejado en la desastrosa salida que los países de la OTAN protagonizaron en Afganistán. Vladimir Putin ha conseguido hace tiempo unas ganancias territoriales con las que se puede autoproclamar ganador de la guerra. Sólo necesita, si nada cambia, esperar a que Occidente se desespere y abandone al Gobierno de Kiev.

Temas

0
comentarios