Menú

Colombia: proceso frágil, Santos en caída libre

Colombia mantiene un débil "proceso de paz" ante la violencia terrorista de las FARC y con un Santos cada vez más cuestionado.

6
Colombia mantiene un débil "proceso de paz" ante la violencia terrorista de las FARC y con un Santos cada vez más cuestionado.
Juan Manuel Santos. | EFE

Los ataques de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en las últimas semanas no sólo han provocado el final de la tregua de Juan Manuel Santos con los terroristas (ordenó que se reinicie la ofensiva del Ejército), sino también ha aumentado la desconfianza de los colombianos en un proceso de paz que el presidente tiene como principal objetivo en su segundo periodo al frente del país.

Una encuesta divulgada hace unos días y elaborada por la firma Ipsos confirmó esta caída en la popularidad de Santos. El presidente pasa por su momento más complicado desde septiembre de 2013 cuando su administración enfrentó problemas como las protestas sociales y una huelga agraria. Los nuevos datos apuntan a que el 68% de los encuestados tiene una imagen desfavorable de Santos y el 29% la considera favorable. La última medición de Ipsos fue en noviembre de 2014 al cumplir los 100 primeros días de su segundo periodo como presidente. En aquel momento su imagen favorable era del 40%, es decir 11 puntos más que en la actualidad.

En cuanto a su proceso de paz, Santos sólo tiene el respaldo del 27% de los encuestados contra el 40% que lo respaldó el pasado noviembre. Los pesimistas ante la idea de firmar la paz con las FARC subieron del 53% al 69% y también crecieron quienes creen que los terroristas que se entreguen deben pagar cárcel (89%) y los contrarios a que estos participen posteriormente en política (79%).

Lo cierto es que la situación en Colombia no parece ser la ideal. Muchos políticos contrarios a este proceso y colombianos opositores han aumentado sus críticas contra Santos en especial por polémicas decisiones. La última ha sido que Santos ha ordenado suspender las fumigaciones aéreas de cultivos ilícitos con el herbicida glifosato por sus efectos nocivos para la salud, una decisión que marca un cambio de estrategia en la lucha del Gobierno contra el narcotráfico. En su cuenta de Twitter, Uribe señaló que se trataba de una exigencia de las FARC pese a que, según las Naciones Unidas, estos cultivos ilícitos aumentaron en un 40%. Esto, dice el expresidente, coincide con el control terrorista en algunas zonas de Colombia.

En declaraciones a Libertad Digital, la abogada Tania Rodríguez, docente de la Universidad Santo Tomas y doctora en Paz y Conflictos, señaló que el proceso de paz "sufre de una total falta de credibilidad entre la sociedad colombiana. (…) Yo diría que es un proceso estancado y va a peor pues falta discutir el apartado judicial". En su opinión, esta situación está relacionada con la caída en la popularidad del presidente: "Los colombianos igualan a Santos a los niveles de los expresidentes Samper y Pastrana que fueron un fracaso. Entonces el grupo terrorista ganó terreno y se reforzó militarmente. Esa es la percepción de hoy en Colombia".

Pero para Rodríguez esta situación no es nueva aunque subraya que "se fortaleció con la masacre contra los soldados en el departamento del Cauca, las imágenes y las conversaciones de los sobrevivientes afirmando que el gobierno 'les tenía prohibido disparar a las FARC'". Eso, cree, "fue el detonante del desgarro en la relación entre Santos y Colombia".

Sin duda la situación de Santos no es fácil y los que lo respaldaban se muestran ahora algo más críticos. "Muchos columnistas que antes le apoyaban hoy le critican que apuesta todo por el proceso y descuide todo lo demás en el país" apunta Rodríguez, quien agrega que "sus afines le emplazan a posicionarse de forma fuerte ante el grupo terrorista, de modo que deje de ser rehén del proceso". Para buscar alguna mejora, incluso se ha acercado a la oposición uribista: "El expresidente cuenta con un 57% de popularidad según la última encuesta –señala la abogada–, precisamente por su duro posicionamiento a todas las concesiones que Santos hace a las FARC".

Pero este Gobierno aún es joven en su segundo periodo por lo que las expectativas para los próximos años no son las mejores. Tania Rodríguez cree que "serán tres años muy difíciles, Santos nunca ha conectado con la gente". Por eso apunta que "es urgente primero que se posicione de forma fuerte frente a las FARC, pero cada día cede más ante ellos; segundo, que escuche a la oposición: y tercero, que empiece a gobernar porque la sociedad entiende que cinco años después, aún no lo ha hecho".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios