Menú

Madrid

Saltan las alarmas en el PP de Madrid, que cierra filas en torno a Ayuso: "Está en verdadero riesgo la democracia"

El análisis es compartido tanto por la presidenta madrileña como por sus principales espadas: la situación es grave.

El análisis es compartido tanto por la presidenta madrileña como por sus principales espadas: la situación es grave.
Isabel Díaz Ayuso este miércoles en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. | CAM

La situación es grave. Y así lo ve no sólo la presidenta de la Comunidad de Madrid y líder del PP en la región sino también sus principales espadas. Isabel Díaz Ayuso venía advirtiendo, con más intensidad desde hace unas semanas, de la deriva que a su juicio está tomando el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. Lo hacía saber en muchas de sus intervenciones públicas en distintos actos o cuando la prensa le preguntaba por ello.

Pero este miércoles dio un paso más y decidió realizar una rotunda declaración institucional. La pronunció nada menos que en la sede del Ejecutivo regional, la Real Casa de Correos, y tras el Consejo de Gobierno, lo que la revestía de una especial importancia.

Y es que Díaz Ayuso señala siempre que los presidentes autonómicos son representantes del Estado en las distintas regiones, no son presidentes de su "terruño". Así, considera que es importante alzar la voz en determinados momentos y se reserva la potestad de realizar declaraciones institucionales de esta envergadura cuando la situación nacional lo requiere. Y este es uno de ellos.

A las 10.00 horas de este miércoles, como es habitual cada semana, se reunió su Consejo de Gobierno. Prácticamente a la misma hora - sólo unos minutos después- PP, Vox y Ciudadanos abandonaban el hemiciclo del Congreso de los Diputados. Lo hicieron tras las acusaciones de la ministra de Igualdad, pero también después de que un día antes el vicepresidente de la Cámara Baja, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, expulsara a una diputada de Vox por negarse a retirar que el Gobierno "premia a filoetarras".

Irene Montero en pleno debate parlamentario acusó a los populares de "promover la cultura de la violación". La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, pidió entonces "contención en las expresiones", pero no hubo consecuencia alguna para Montero. Y es que la ministra persiste en la huida hacia adelante del que se sabe intocable. Sigue defendiendo su ley del sólo sí es sí a capa y espada a pesar del goteo constante de rebajas de penas y excarcelaciones: por ahora ya hay 43 delincuentes sexuales que se han beneficiado de ella. Y por el camino arremete contra todo aquél que la deja en evidencia, ya sean los jueces o la oposición.

Mientras, Pedro Sánchez continúa con la colocación de sus afines en puestos clave de la judicatura. Ya lo hizo con la Fiscalía General del Estado y este martes conocimos sus intenciones de proponer al exministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y a un exalto cargo de su Gobierno, Laura Díez Bueso, una catedrática partidaria de burlar la sentencia del TSJC acerca del 25% de español en los colegios catalanes, como miembros del Tribunal Constitucional.

"No puedo pasar por alto lo ocurrido"

Tal es el cariz que están tomando los acontecimientos que la presidenta madrileña no pudo "pasarlo por alto". "Como responsable política, como parlamentaria de la Asamblea de Madrid y, sobre todo, como defensora de la democracia, quiero decir que es inaceptable el abuso que el PSOE y la ultraizquierda están haciendo de las instituciones", comenzó señalando con el semblante muy serio. Pero la presidenta hizo extensivo este deber a todos los ciudadanos. "Es obligación de todos los españoles decir no al autoritarismo del Partido Socialista y la ultraizquierda".

Llamó la atención especialmente la referencia a la diputada de la formación de Santiago Abascal, Patricia Rueda: "Expulsar del Congreso a una diputada que define como ‘filoetarra’ a un partido dirigido por miembros que han pertenecido a ETA, que incluso han sido condenados por ello, inscribe a nuestra democracia en la lista de los países que no respetan ni la libertad ni los derechos humanos, que violan el Estado de derecho". Es más, Ayuso considera que Rueda se quedó corta: "Cuando ayer hablaron de ‘filoetarra’, en realidad deberían haber dicho, simplemente, ‘etarra’, o lo que consideren porque para eso son parlamentarios en el libre ejercicio de la palabra".

"Vamos camino de una dictadura, sometidos por un tirano que pone en peligro el Estado de derecho. (…) Sánchez se ha convertido en el Código Penal indultando a los delincuentes; modifica los delitos para beneficiar a los suyos. Se quiere eregir, por lo tanto, en el poder judicial y, ahora, en el poder legislativo". Y concluyó afirmando que "esto ya no se trata de o izquierda o derecha. Esto se trata de libertad. Y esto ya es: o Sánchez o España".

Preocupación por la "deriva del sanchismo"

Pero Ayuso no está sola en esta defensa cerrada de los principios democráticos y constitucionales. Tampoco lo está en la dureza con la que describe las acciones del presidente del Gobierno. Los populares madrileños cierran filas en torno a su líder y realizan el mismo análisis descarnado de la situación.

"Pedro Sánchez disimula cada vez menos su vocación despótica", opina en declaraciones a Libertad Digital el portavoz parlamentario del PP en el Parlamento madrileño. "Resulta que si llamas filoetarra a un filoetarra te expulsan del Congreso de los Diputados. Sin embargo, si la ministra Irene Montero -para tapar que su ley del sí es sí rebaja penas y libera violadores- acusa al PP de promover la cultura de la violación, Sánchez y la presidenta del Congreso la protegen", indicó Pedro Muñoz Abrines.

"Es muy preocupante la deriva del sanchismo", denunció Abrines. Y es que "ataca en primer lugar la libertad de expresión, después la libertad de prensa, se acosa y descalifica a los jueces, se ocupan las instituciones y, para colmo, se desprotege jurídicamente a la nación derogando ciertas normas y delitos que son fundamentales, como el de sedición", relató el portavoz parlamentario de los populares madrileños.

Muñoz Abrines cree que ahora que se acerca el día de la Constitución es necesario "defender con más fuerza y con más determinación la génesis, el origen" de la Carta Magna "y su legado, que es el periodo de prosperidad más largo de nuestra historia". Y "como decía un antiguo cartel británico de la II Guerra Mundial ‘la libertad está en peligro y tenemos que defenderla con toda nuestra fuerza’". Así, dijo, "ya sabemos lo que tenemos que hacer el próximo 28 de mayo".

"Está en verdadero riesgo la democracia"

Contundente fue también la número dos del grupo parlamentario, que lleva días denunciando en televisión las consecuencias de la ley del sólo sí es sí y la doble vara de medir que aplica la izquierda, en concreto Irene Montero, que la pasada semana denunció que contra ella se ejerce "violencia política" mientras acusaba a los diputados de Vox de "fascistas".

Para Noelia Núñez, España comenzó a entrar en un terreno pantanoso "el día en el que Podemos llegó a las instituciones" lo que "obligó" al PSOE, "y especialmente a Pedro Sánchez", a "mimetizarse" con el discurso de la extrema izquierda y a replicar "su discurso y sus formas".

La portavoz adjunta del grupo parlamentario de los populares madrileños puso de manifiesto la contradicción que existe en que sea Irene Montero precisamente la que acuse a su partido de promover la cultura de la violación. "La misma que ha elaborado una nefasta ley que está permitiendo que violadores obtengan reducciones de condenas o, incluso, la excarcelación".

"Ya sabemos la falta de cultura democrática de los miembros de Unidad Podemos, que promovían escraches y lo bautizaban como jarabe democrático, o rodeaban las instituciones cuando no les gustaba un resultado electoral", recuerda Nuñez. Pero "el problema es la complicidad del Partido Socialista, que calla ante estos graves ataques o expulsan del Congreso a diputadas cuando se les dice la verdad".

Así las cosas, para la también candidata a la alcaldía de Fuenlabrada "está en verdadero riesgo la democracia, no sólo por el tono parlamentario, sino por el asalto de Sánchez al Poder Judicial, a las instituciones que han de ser independientes, la reforma al capricho de sus socios del Código Penal o el intento de que sólo haya una verdad gubernamental, señalando a los que se atreven a alzar la voz".

"¡Qué es eso de imputar un delito, como es alimentar la cultura de la violación, y que la presidenta del Congreso de los Diputados no pida retirar esas palabras!", denunció ante la prensa el alcalde de Madrid. "Irene Montero no debería haber comparecido como ministra. La culpable de que haya once agresores sexuales en la calle no puede seguir un minuto más de ministra", afirmó José Luis Martínez Almeida para quien "Pedro Sánchez va a pasar a la historia por tener a Pablo Iglesias, a Irene Montero y permitir que el odio y la violencia formase parte del Consejo de Ministros".

El secretario general del PP de Madrid y hombre de la máxima confianza de la presidenta, Alfonso Serrano, quiso resaltar también los ataques que sufre a diario Díaz Ayuso. "En Madrid llevamos tres años soportando los insultos y desprecios machistas y radicales de toda la izquierda madrileña contra la presidenta, como antes los vivieron otras dirigentes del PP". "Si va a venir la mesura, bienvenida sea, pero para todos"

Temas

En España

    0
    comentarios