Menú

Humala-Fujimori: ¿A quién creerle?

La campaña por la segunda vuelta ha comenzado desde el lunes y tanto Humala como Keiko Fujimori buscan votos y alianzas. ¿Pero dicen la verdad?

0
La campaña por la segunda vuelta ha comenzado desde el lunes y tanto Humala como Keiko Fujimori buscan votos y alianzas. ¿Pero dicen la verdad?

Perú ha superado el pasado domingo una jornada electoral muy difícil tras conocer que los dos candidatos más temidos eran los elegidos para enfrentarse en la segunda vuelta del próximo 5 de junio. Para muchos, se trata de los candidatos más extremistas que existen y los ataques entre ambos lados, pasando por los grupos ubicados alrededor del centro político, no se han hecho esperar.

Como es ya de todos conocido, la estrategia de Humala para esta campaña ha sido la de cambiar radicalmente su imagen -impecable traje y camisas en lugar de sus camisetas rojas- y su discurso para intentar alejarse de esa imagen radical y sobre todo de su relación con Hugo Chávez. Para eso contrató a asesores brasileños que diseñaron una campaña que le ha permito ser el más votado en la primera vuelta electoral. La idea principal era la de mostrarse más comedido y sobre todo más moderado.

Pero eso puede haberse derrumbado al menos en parte, y no por culpa de Ollanta Humala, sino de uno de sus principales colaboradores. Aunque su plan de gobierno presenta puntos más que preocupantes, desde que se confirmaron los datos el domingo, el nacionalista dijo que buscaría consensos. Sin embargo, Carlos Tapia, reconocido "senderologo" (estudioso del fenómeno terrorista de Sendero Luminoso) y hoy miembro de la comisión del plan de gobierno de Gana Perú, parece haber olvidado esa orden de moderación y regresado al año 2006, cuando el discurso era casi idéntico al chavista. Durante una entrevista con la reconocida periodista Rosa María Palacios en América TV, Tapia no dejó de acusar a la conductora del programa "Prensa Libre" de preferir a Keiko y de atacar a Humala.

Pedro Pablo Kuczynski, que quedó tercero en la primera vuelta, no ha querido anunciar su apoyo a ninguno de los dos candidatos aunque ya ha dicho que él no votará por Humala. Lo que ha propuesto es que tanto el nacionalista como Keiko Fujimori firmen un acuerdo con puntos que garantizan el respeto a la democracia. Preguntado sobre esto, Tapia tampoco se controló y mostró su lado más radical muy alejado del consenso del que habla su líder: "¿Quién es Kuczynski? ¡Él perdió las elecciones! ¿Cuándo los perdedores presentan las agendas de unidad de los ganadores?"

Ante estos ataques, Palacios se mostró sorprendida y también insultada por las insinuaciones de Tapia: "Usted prohíbe que hagamos preguntas sobre el plan de gobierno (de Humala) y no se lo voy a tolerar. Libertad de prensa va a haber en el Perú aunque ustedes (Gana Perú) ganen (las elecciones). Voy a preguntar lo que yo quiera".

La violenta conducta del miembro del equipo de Humala ha generado muchos comentarios en las redes sociales y muchos creen que la verdadera cara del nacionalismo ha hecho una vez más su aparición. Es posible que después de tanto esfuerzo de Humala para mostrase más conciliador y moderado, Tapia haya echado por tierra mucho de lo ganado.

En la otra acera, más de lo mismo

Pero Humala no es el único que debe sufrir las declaraciones de sus colaboradores más cercanos. En el mismo programa, pero el día anterior, la fujimorista Martha Chávez también defendió a su manera la candidatura de Keiko Fujimori. Esta congresista es muy conocida en el Perú no sólo por su radical defensa del expresidente Alberto Fujimori sino por declarar que los asesinados en el caso La Cantuta –uno por los que el ex presidente fue condenado- se habían autosecuestrado para pasar a la clandestinidad de Sendero Luminoso.

Chávez defendió el gobierno de Fujimori y señaló que "somos conscientes de que nuestro proyecto político se interrumpió porque nos atacó la corrupción y no tendríamos licencia ni justificación para dejar pasar eso". Además, sobre todo para buscar disipar algunas dudas, dijo que ya no era necesario otro autogolpe como el del 5 de abril de 1992: "Nos retroceden al pasado con lo negativo y no con lo positivo. Nuestro presente y futuro tiene que ver con nuestro pasado. La propuesta de Keiko parte del pasado, donde hemos tenido más aciertos que desaciertos".

El problema de Keiko Fujimori es que durante toda esta campaña ha intentado alejarse de la política de su padre, hoy encarcelado en Lima. Sin embargo, muchos tienen dificultades para creer eso sobre todo por las palabras de agradecimiento a Alberto Fujimori y también por las personas que la acompañan: Martha Chávez, Martha Hildebrandt, Luisa María Cuculiza, Carlos Raffo, Martha Moyano, Luz Salgado, Carmen Lozada y Luis Delgado Aparicio. Eso sí, sin hablar de lo que parece una imposición de su padre: nada menos que su enfermera en la cárcel, Gina Pacheco, que incluso llegó a enfrentarse con la hija del ex presidente y parte de los demás candidatos. Además, sus candidatos a la vicepresidencia son Rafael Rey Rey y Jaime Yoshiyama. Todos ellos, reconocidos fujimoristas -algunos casi al extremo- y colaboradores muy cercanos al ex presidente preso durante sus diez años en el poder.

Y por si había alguna duda, el hermano de Keiko y además el candidato al congreso más votado, Kenji Fujimori, señaló tras conocer los resultados: "Lo tomo como la reivindicación del gobierno de mi padre, como la reivindicación de las obras y de los logros de Alberto Fujimori". Más claro agua.

La pregunta es: ¿Serán Humala y Keiko Fujimori víctima de sus propios colaboradores que spoiblemente han mostrado la verdadera cara de sus líderes y candidaturas? Sin duda, esto no ayuda a ninguno de los dos para buscar convencer a los que no votaron por ellos en primera vuelta. Todos ellos deben tener aún más dudas y seguro se estarán preguntando: ¿A quién creerle?

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios