Menú

Los rebeldes ejecutaron a Gadafi: "Murió como una rata"

El forense que ha examinado el cadáver del tirano ha confirmado que llegó vivo a manos de los rebeldes, pero murió de un tiro en la cabeza. 

Las versiones en torno a la manera en la que murió el tirano libio no han parado de sucederse desde que el Consejo General de Transición anunciara su captura y posterior fallecimiento. Inicialmente se creyó que Gadafi había caído tras un bombardeo de la OTAN, pero después, con la aparición de los vídeos en los que se adivinaba al dictador aún con vida se refutó esa opción. La hipótesis de que habían sido los rebeldes quienes habían acabado con su vida fue cobrando fuerza.

Aunque probablemente nunca se llegue a conocer qué sucedió exactamente, sí que se van conociendo más datos que nos acercan a un bosquejo bastante aproximado de los sucesos. En realidad, fue la aviación de la OTAN la que atacó el convoy en el que Gadafi trataba de huir, matando a muchos de sus hombres. Lo bombardeó, y el tirano salió herido de allí –en el estómago y la cabeza-, y se escondió en los conductos de desagüe donde le encontrarían los rebeldes momentos después.

Los rebeldes de la CNT le encontraron allí moribundo, y se lo llevaron. La mejor reconstrucción de los últimos minutos de vida del coronel la hacen los desgarradores vídeos en los que se ve como los libios zarandean a un tirano ensangrentado, mientras el resto corean. Uno de los milicianos que allí estaban, Salem Bakeer, cuenta a Reuters que la captura se produjo del siguiente modo: "Uno de los hombres de Gadafi vino hacia nosotros con el rifle en alto y rindiéndose, pero en cuanto vio mi cara empezó a dispararme". "Luego creo que Gadafi ha debido de decirles que pararan", prosigue. "Mi jefe está aquí, mi jefe está aquí', decía el hombre [que estaba con Gadafi]. Muamar el Gadafi está aquí y está herido", relata. "Entramos y sacamos a Gadafi. Él decía: '¿Qué pasa? ¿Qué pasa?' Luego lo cogimos y lo metimos en el coche".

Minutos después, Gadafi ya era un cadáver.

 

La clave está en la herida de bala que se han encontrado en la cabeza y que tanto los periodistas como los insurgentes han podido ver de primera mano en el mercado viejo de Misrata, donde se encuentra el cuerpo.

El forense que examinó el cadáver de Muamar al Gadafi ha asegurado hoy a la cadena de televisión Al Arabiya que el exlíder libio murió por un disparo de bala en la cabeza. El médico, cuyas afirmaciones contradicen la versión oficial ofrecida por las nuevas autoridades libias, aseguró que Gadafi estaba vivo en el momento de su captura

Tras la captura y ejecución, los rebeldes se felicitaron por la muerte del tirano. "Nos llamaba ratas, y ha muerto como una de ellas", aseguró un rebelde, ufano. 

La ONU pide una investigación

"Que debería haber algún tipo de investigación, dado lo que vimos ayer, creo que es muy esencial", ha dicho en rueda de prensa el portavoz de la Oficina de Derechos humanos de la ONU, Rupert Colville.

El portavoz ha indicado que "las circunstancias que rodean la muerte de Gadafi son todavía muy poco claras, ya que hay cuatro o cinco versiones distintas acerca de cómo murió". "Son necesarios más detalles para poder asegurar con certeza si murió en algún tipo de enfrentamiento o si fue ejecutado tras su captura. Vistos de manera conjunta, los dos vídeos tomados con teléfonos móviles que han aparecido, en uno de los cuales [Gadafi] está vivo y en el otro muerto, son muy perturbadores", afirmó.

Colville ha recordado que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ya designó una comisión de investigación, que desde hace meses indaga en las violaciones de derechos fundamentales  cometidas en Libia.

"Imagino que la comisión investigará la muerte de Gadafi, ahora que ha ocurrido, así como a todas las otras denuncias que han aparecido en las semanas recientes", sobre las violaciones de derechos humanos cometidas desde el inicio del conflicto.

Sobre el alcance de esta investigación, nacional o internacional, será algo que decidirá el Consejo de Derechos Humanos, ha agregado. Colville ha hecho un llamamiento "a las nuevas autoridades libias, y a quien pueda ayudar, a que contribuyan a tranquilizar la situación en el país", teniendo en cuenta que "hay demasiada gente que está armada en Libia y que la situación es muy desordenada". El portavoz ha agregado que la muerte de Gadafi y la caída de las ciudades que todavía controlaban los fieles al anterior Gobierno "ponen fin a ocho meses de violencia extrema y sufrimiento".

"Comienza una nueva era que debe responder a las aspiraciones del pueblo de democracia y derechos humanos", declaró Colville, que subrayó que para conseguir superar el enfrentamiento civil "es necesario garantizar que se va a hacer justicia a las víctimas". "Las víctimas tienen derecho a conocer la verdad y a ver que la cultura de la impunidad termina, y ser compensados por lo que les pasó", ha agregado el portavoz de la ONU.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 20 comentarios guardados