print
CELEBRA SU DUODÉCIMO CONGRESO

El Polisario, dispuesto a romper con la ONU y volver a las armas

Después de más de treinta años, la lucha del Pueblo Saharaui por el derecho a la autodeterminación ha llegado a una etapa crucial, y de casi ultimátum: El Frente Polisario romperá las relaciones con las Naciones Unidas, y decidirá volver a las armas, si Marruecos continúa atentando contra los derechos humanos en los territorios ocupados, y se obstina en negociar sólo su plan de autonomía "Rabat ya no habla de referéndum, su propuesta, que excluye la opción a la independencia, viola la legalidad internacional", asegura indignado Mohamed Hadad en declaraciones a LD. Hadad preside desde el viernes el Duodécimo Congreso del Polisario.

Noticia publicada el 17-12-2007

L D (Beatriz Mesa) Los saharauis esbozan su nueva estrategia de cara a los próximos cuatro años, que prevé un giro en la resistencia pacífica “Este mensaje es en principio el que haremos llegar al gobierno de Marruecos” apunta un activista desde Tifariti. Y  a pesar de que una gran mayoría de los delegados sea favorable al retorno de las armas, otra parte apuesta por reconsiderar el camino de las negociaciones, aunque con fecha de caducidad. "Fijamos el plazo de un año, si vemos que nuestros vecinos no cejan en su empeño de la ocupación y Naciones Unidas cierra los ojos, actuaremos", opina otro delgado saharaui.
 
La ofuscación en torno al texto que traslucirá del Congreso ha obligado a los 1800 miembros del Polisario a seguir discutiendo hasta el martes bajo el lema La Lucha Generalizada para imponer la soberanía y la independencai”, algo que, al parecer, ha puesto muy nervioso al régimen de Mohamed VI, repitiéndose la historia de siempre. "Marruecos amenaza con que la reunión en Tifariti tendrá efectos negativos en la tercera ronda de Contactos", apostilló el presidente del Congreso.
 
A su juicio, Rabat buscará cualquier pretexto para dar carpetazo a la mesa negociadora, que se desarrollará en Manasttet durante la segunda semana de enero, bajo los auspicios de la ONU. La delegación del Polisario participará en las conversaciones de las que sólo brotará obstáculos por parte de Marruecos. "No quiere la paz, sólo sabe atizar", explica Sidi Omar, el delegado del brazo político de las RASD en Londres.  Omar, como el resto de sus colegas en Europa, desconfía en que el encuentro entre las partes implicadas de frutos en aras de solucionar el Conflicto del Sáhara Occidental. El Consejo de Seguridad selló una resolución que dejaba claro el diálogo sin condiciones previas, sin embargo "Lo primero que hizo Marruecos fue imponer sus cartas sobre la mesa", critica Omar pocos minutos antes de entrar de nuevo en las reuniones donde el proceso de negociación es igualmente epicentro.
 
 Mientras tanto, al otro lado del muro, que divide las zonas ocupadas de las liberadas, miles de saharauis se pegan al televisor y a la Radio Nacional Saharaui sin perder segundo de lo que cocinan su compatriotas en el Congreso del Polisario "¡Si es lo que se decide, yo estoy dispuesto a incorporarme a las filas desde hoy mismo!", llegó a decir combatiente un saharaui universitario. La escalada de tensión en los territorios de Smara y el Aiuún se palpa a ras del suelo "Sólo hay que dar una vuelta por la capital del Sáhara para observar el despliegue militar salvaje que han hecho las autoridades y así impedir cualquier manifestación de las nuevas generaciones", asegura el joven activista, sorprendido por la noticia que le acaba de llegar, “el Consejo Consultivo Real para Asuntos del Sáhara se reúne hoy y mañana para contrarrestar el encuentro de Tifariti”. Según los activistas, se trata de un ejemplo más de la propaganda marroquí, muy recurrente en momentos delicados como éste. "Marruecos está en un callejón sin salida,  y no sabe que hacer para desviar la atención sobre las intenciones de la causa saharaui”. Y en este punto del camino se sitúa el litigio del Sáhara Occidental, a la espera de que países como España, cuya responsabilidad histórica y moral es indiscutible, se pronuncie. Sí lo ha hecho el juez español de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, quien ha admitido a trámite la querella contra altos cargos marroquíes por genocidio contra la Comunidad Saharaui durante los años 80 y 90.
 
 
 
 
 



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados