Menú

El régimen militar birmano organiza una marcha de adhesión en Rangún

Bajo el abrigo del Ejército, miles de personas han respaldado la dictadura de la Junta Militar de Myanmar (antigua Birmania), que rechazó el comunicado de la ONU en el que "deploró con firmeza" la represión contra las marchas pro democráticas. El régimen militar, por medio del rotativo La Nueva Luz de Myanmar, su órgano propagandístico, consideró que la actual situación "no representa una amenaza para la paz ". Se trata del primer acto en defensa de los militares ocurrido en Rangún.

0
"
L D (Agencias) Miles de personas desfilaron por Rangún para apoyar a la Junta Militar de Birmania (Myanmar), la primera manifestación de este tipo celebrada en la antigua capital desde la brutal respuesta del régimen a las protestas opositoras. La marcha, en la que tomaron parte más de 100.000 personas, según las autoridades birmanas, estaba convocada por la Organización para la Solidaridad y la Unión Nacional, que responde a las órdenes del Ejército.

El acto transcurrió en medio de la lluvia en un área al noreste de Rangún que había sido cerrada al tráfico por camiones militares, y en ella se pudo ver a gran número de monjes, según las imágenes ofrecidas por las cadenas tailandesas. Los participantes lanzaron gritos contra los medios de comunicación extranjeros, como la cadena británica BBC, y contra los "elementos internos" que socavan la unidad nacional y están al servicio de los países occidentales. Esos eslóganes siguen la repetida tesis de la Junta Militar, que el jueves apuntó que la BBC y las radios Voz de América y Free-Asia (RFA) estuvieron tras las manifestaciones encabezadas por decenas de miles de monjes budistas.
 
La concentración coincide con la reacción al comunicado de la ONU por parte de la Junta Militar, que durante esta jornada lamentó la declaración del jueves del Consejo de Seguridad de la ONU, que "deploró con firmeza" la represión contra las marchas por la democracia. La Junta Militar, por medio del rotativo La Nueva Luz de Myanmar, su órgano de propaganda, consideró también que la actual situación en Birmania "no representa una amenaza para la paz y seguridad nacional", a la vez que se comprometió a proseguir su propio "mapa de ruta" hacia la democracia.

El Consejo de Seguridad de la ONU instó el jueves a la Junta Militar a excarcelar a los presos políticos y las personas detenidas y a iniciar conversaciones con la oposición democrática, que encabeza la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, bajo arresto domiciliario desde 2003. Suu Kyi pudo entrevistarse el mes pasado, y en dos ocasiones, con el enviado especial de la ONU en Birmania, Ibrahim Gambari, que a principios de la próxima semana iniciara una gira por Tailandia, Malasia y otros países de la región para sumar esfuerzos que contribuyan a la resolución de la crisis.

Gambari tiene previsto llegar este domingo a Bangkok y entrevistarse con el primer ministro de ese país, el general retirado Surayud Chulanont, que señaló la necesidad de una cooperación entre la ONU y las potencias regionales para encauzar el conflicto. "La tres partes, la ASEAN, la ONU y potencias como China e India deben trabajar de forma conjunta para que se produzcan acontecimientos en Myanmar", dijo el militar en su alocución radiada de todos los sábados. La Asociación de Naciones del Sudeste de Asia (ASEAN), que ya mostró su repulsa a los métodos empleados por los militares para acallar las protestas, celebrará su próxima cumbre en noviembre en Singapur, con Birmania como uno de los puntos principales de la agenda.
 
Rechaza el comunicado de la ONU en el que le pide que diálogo
 
La Junta militar birmana rechazó este viernes el comunicado de la ONU en el que le pide que dialogue con la oposición, que exige un régimen democrático. En cambio, insistió en que seguirá sus propias pautas para llevar a cabo una reforma. La televisión y la radio públicas emitieron un comunicado de la Junta en el que se argumenta que la situación que se vive en el país –en referencia a la represión gubernamental ejercida contra los manifestantes opositores los pasados 26 y 27 de septiembre– no es de la incumbencia de otros países.
 
A su juicio, la situación actual de Birmania "no afecta a la estabilidad regional e internacional". El coronel Thant Shin, firmante del comunicado, dice que lamenta "profundamente" que el Consejo de Seguridad de la ONU "haya emitido un comunicado contrario a los deseos del pueblo". Por otra parte, reitera que el Gobierno "continuará aplicando junto con el pueblo birmano su hoja de ruta, compuesta por siete pasos". Según este plan, la Junta se compromete a elaborar una nueva Constitución y a realizar la consiguiente transición hacia un régimen democrático.
 
Sin embargo, el principal partido de la oposición, la Liga Nacional para la Democracia (LND), apoyó el comunicado del Consejo de Seguridad. "Ya que Birmania es miembro de las Naciones Unidas y el Gobierno ha declarado que trabajaría con la ONU, subrayamos con gran seriedad la necesidad de aplicar urgentemente las peticiones realizadas por el Consejo de Seguridad", manifestó el LND, el partido de la líder opositora Aung San Suu Kyi. El LND instó a los generales que dirigen el país a cumplir con las peticiones manifestadas en las negociaciones por parte de las fuerzas pro democracia y las minorías étnicas y también a liberar a los prisioneros políticos.
 
Birmania tiene una dictadura militar desde hace 45 años y no se celebran elecciones parlamentarias desde 1990, cuando el partido oficial perdió estrepitosamente contra Suu Kyi, resultado que los generales que gobiernan el país nunca acataron.

Temas

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco