Menú

Pizarro haría hoy "el mismo debate" que con Solbes

Pizarro planteó un auténtico proyecto de recuperación económica ante el público más exigente; un grupo de empresarios y emprendedores. Su diagnóstico, demoledor.

1
Pizarro planteó un auténtico proyecto de recuperación económica ante el público más exigente; un grupo de empresarios y emprendedores. Su diagnóstico, demoledor.
Debate con Pizarro | PP de Madrid

"Qué ministro de Economía se ha perdido España", se escuchó al término de la clase que Manuel Pizarro impartió, este miércoles por la tarde, en el centro de estudios financieros de Madrid. El auditorio no se lo puso fácil; una veintena de representantes de asociaciones de emprendedores, como Asecam, Coame, Asalma o Unefsur, así como más de un centenar de jóvenes le abordaron sobre la situación económica actual.

Un feed-back en el que el hoy presidente del Consejo Social de la Universidad Autónoma de la capital tocó todos los palos de la crisis económica, pero también del contexto nacional, haciendo suya la idea de que el país vive, además, una convulsión social en institucional. "Quién tenía que vender la imagen de España -el Gobierno socialista-, lo que ha hecho ha sido dividir a los españoles territorialmente, religiosamente y políticamente, con todos los problemas de mirar atrás cuarenta años", resumió.

Dicho lo cual, si de algo se habló fue, como no, de economía. Y puso encima de la mesa todo un recetario para volver a ver la luz al final del túnel. Un camino a seguir previsible, tanto que se refirió a su debate televisado con Pedro Solbes, en la campaña electoral de 2008, para asegurar que haría exactamente "el mismo". Utilizaría "las mismas palabras".

Entonces, él era el fichaje estrella de Mariano Rajoy para alcanzar la Moncloa y, recién aterrizado en la arena política, aceptó un cara a cara con el por entonces titular de Economía. En un primer momento, analistas y encuestas aseguraron que perdió el rifirrafe pero "el tiempo le vino a dar la razón", recuerdan aún hoy sus antiguos compañeros del PP.

"A la gente que votó a los socialistas les dirá que España va en la mala dirección, que no se puede gastar más de lo que gana, que hay que competir, que un país tiene que tener un fondo moral y que hay que favorecer el esfuerzo y el ahorro", explicó, para rematar la faena elevando a los países que "premian el esfuerzo y distinguen la excelencia" a fin de "salir adelante".

Replanteamiento del Estado de Bienestar

No departió sólo sobre generalidades. Pizarro hizo de ministro en la sombra y planteó una serie de medidas que bien podrían servir al Partido Popular. Partiendo de la base de que hay que hacer un profundo replanteamiento del Estado de Bienestar, y teniendo en cuenta a su joven público, explicó que "no se puede sostener que todos los universitarios paguen lo mismo por la matrícula".

"Se beca a todos (los universitarios) porque todos pagan mil euros y esto no puede ser. En la Autónoma cada puesto cuesta 12.000 euros al contribuyente. No tenemos becas, sino que becamos a todos porque todo el mundo paga mil euros y no puede ser. El que se pueda pagar la matrícula que la pague y al que no le becaremos", argumentó.

También se quejó de que "en cada familia haya una farmacia gratis pagado con dinero de todos los españoles". "No puede ser porque todo eso son costes que estamos pagando con cuotas a la Seguridad Social o más impuestos. Creo que el Gobierno que llegue lo que tiene que hacer es ir abarcando eso porque o lo hacemos o no podemos competir, ni las empresas españolas tampoco", agregó, según recoge EP.

Medidas que debió tomar José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusó ni más ni menos que de "parar absolutamente España", ya que pasó de no coger el toro de la crisis por los cuernos a tomar "iniciativas erróneas". "Es de locos lo que hicieron. Así se ha llegado a una tasa de paro del 20 por ciento y en Europa ya no se fían de que España pague la deuda. Tenemos un país desmoronado, dividido y que no confía en sí mismo", dijo, a modo de demoledor diagnóstico.

Pizarro también reclamó sanear el sistema económico; a los empresarios y emprendedores pidió que se comprometan y llamen "al ladrón, ladrón; y al asesino, asesino". Y añadió: "Ahí hay que ser radical. Al que va mal se le interviene, se sanea y se le vuelve a poner en el mercado. Está todo inventado. Es lo que hizo Mariano Rubio con Banesto".

Las políticas energéticas también se pusieron encima de la mesa. Apostó, hoy por hoy, por las "más baratas", como el agua, el carbón y las nucleares. Sobre esta última ya hizo una clara defensa en una reciente intervención en FAES, donde aún se recuerda su "magistral" intervención en el Campus de Verano.

Una catarata de propuestas en la que incluyó despolitizar las administraciones, crear una carrera profesional y una elección de "los mejores" para el funcionariado público. Ironizó: "Con que (las administraciones) nos dejen vivir ya es suficiente; lo demás ya lo hacemos los empresarios".

Si no se toman estas medidas, "luego no se puede uno quejar de que esto no va cómo Dios manda". "Lo llevo diciendo a veces con más fortuna y a veces con menos, pero es lo que pienso", concluyó.

Junto a Pizarro, también tomaron la palabra la presidenta de la asociación de emprendedores de la Comunidad, Mercedes Afonso; el secretario general de los populares madrileños, Francisco Granados; y el flamante número dos de la candidatura por Ávila, Pablo Casado. El también hombre de confianza de José María Aznar elogió de Esperanza Aguirre sus políticas de apoyo al sector: "La administración no crea empleo, pero sí debe tomar las medidas para generar las condiciones necesarias".

Terminado el encuentro, al qué ministro se ha perdido España se unió otro sentimiento: "Rajoy debería volver a contar con él en el futuro". El expresidente de Endesa apuntó: "He estado y sigo estando en el PP".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation